20 junio 2013

Josef von Sternberg - The Last Command (1928)

Muda/Silent | Subs:Castellano/English
89 min | Xvid 640x480 | 1798 kb/s | 128+128 kb/s mp3 (dos distintas músicas) | 23.976 fps
1,28 GB + 3% de recuperación rar
La Última Orden, gira en torno a una historia supuestamente verídica atribuida a Ernst Lubitsch en la que se presenta a un poderoso general zarista hundido tras la revolución que acaba recalando en Hollywood donde trabajará como extra y que será elegio para representar una historia que resultará ser la suya propia dirigida por un director soviético testigo de los hechos. La recuperación del recuerdo hasta ahora dormido le llevará a una gloriosa locura para restaurar todos sus traumas anteriores.
El premio de la academia al mejor actor fue entregado a Emil Jannings por esta magnifica y absorbente actuación. Siendo una película muda, en pleno ocaso y final de esta manifestación artística, no recibió otras nominaciones salvo la de mejor historia original para Lajos Biró. Basándose en una idea de Ernst Lubitsch, el realizador Josef von Sternberg escribe el guión de The Last Command y, aunque figure en los títulos de crédito el escritor Lajos Biro,éste no interviene para nada.La presencia en el reparto de la estrella Emil Jannings confiere, ya de salida, prestigio a la película. Pero Jannings, poseedor de un divismo ilimitado, crea no pocos problemas durante el rodaje. Las constantes puntualizaciones que de la Rusia zarista realiza el actor alemán disgustan a Sternberg, que ironiza: «Parecía que eran todos viejos compañeros de Lenin y de los bolcheviques». El film, ambientado en el Hollywood de la época, nos presenta inicialmente a los dos hombres cuyas historias va a contar. El uno es director de cine; el otro, un extra. Mediante un flash-back que dura casi toda la cinta, saltamos diez años atrás y nos situamos en la Rusia de Nicolás II. En ese tiempo, el extra es un general del ejército imperial y el director, un revolucionario reprimido y humillado por aquél, que además se queda con su chica. Todo hasta aquí no es sino un largo preámbulo, un pretexto para la impactante escena final, en la que, otra vez en el presente, tiene lugar el reencuentro de los dos hombres. Ahora, los roles oprimido-opresor se han invertído. Utilizando un rodaje como herramienta, el hoy verdugo saborea su venganza con la reproducción de la situación pretérita,y tras llevar a su víctima a la locura y a la muerte, lo rehabilita.Tanto Emil Jannings, en un gran ejercicio de contención, por el que recibirá el premio de la Academia al mejor actor del año,como William Powell, resultan espléndidos en sus papeles. Tras cinco semanas de rodaje,que al director le parecen cinco años, la película se estrena el 21 de enero de 1928 en el Rialto Theatre de Nueva York, y constituye un éxito fabuloso. (Texto de Luis Enrique Ruiz, tomado de Obras Maestras del Cine Mudo)
Más allá de la singularidad de su planteamiento –y me permito señalar que creo que las secuencias más transgresoras de la excesivamente mitificada EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES (Sunset BoulevardSunset Boulevard, 1950. Billy Wilder) se encuentran ya presentes en esta producción muda-, las excelencias de THE LAST COMMAND se encuentran en diversas vertientes, siendo una de las más significativas su constante contraste y espejo de representaciones y paradojas del destino que se ofrecen a lo largo del film. Hay numerosos ejemplos a lo largo del discurrir –esas fotos de extras que visiona el director de cine / más adelante es el general ruso el que supervisará las fichas del actor y su compañera; la propia representación que monta Serguei ante el zar con sus tropas menguadas y maltrechas; la impresión de reconstrucción que se ofrece en el ataque del ejército del Zar ante los revolucionarios con la proyección de las sombras; la misma configuración del flash-back (nada más apropiado que mirarse en un espejo) que estructura la historia en dos partes claramente diferenciadas; la ironía que supone plantear una historia así dentro del cine de Hollywood de la época, etc.-De alguna manera el pasado y el presente se da en la mano como si de una paradoja del destino se tratara en la que la relación de causa y efecto está plenamente integrada en la narración. Con ello THE LAST COMMAND es al mismo tiempo una película sobre el respeto de la integridad de las personas en sus ideales. Un respeto que sobrepasa la frontera del antagonismo –para lo cual los tres personajes principales manifiestan su respeto mutuo ante sus acciones y lo que representan, teniendo su exponente más emotivo en los planos finales con la admiración que Andreyev muestra ante el ya cadáver de Serguei, cubriéndolo delicadamente con una bandera rusa de guardarropía –instante que recordará en su espíritu los momentos previos al asesinato de Marlene Dietrich en FATALIDAD (Dishonored, 1931)La sensibilidad del militar ruso y Natalie permite a Sternberg algunos de los más hermosos planos de la película, en una relación de amor sin duda singular y que sorprendentemente culminará de forma abrupta con el sacrificio de esta y permitiéndole salvar su vida de la segura condena de los revolucionarios –en unos de los momentos más conmovedores y desgarradores filmados jamás por el vienés.Es evidente que pese a los problemas que en el momento del rodaje tuvieron tanto Emil Jannings como William Powell, junto con Evelyn Brent forman un trío de intérpretes magnífico. Especialmente Emil Jannings compone un trabajo ciertamente memorable –solo me pareció más conmovedor en EL ÚLTIMO (Der Letzte Mann, 1924. F. W. Murnau)- en el que el contraste con su aspecto gallardo en la parte ambientada en 1917, con la desarrollada en 1928 donde sobrelleva con entereza su vejez y con la presencia de ese tic en el rostro producto de una herida de guerra. La expresividad del rostro de Jannigs es mimada por los primeros planos que sirven fundamentalmente aquellos momentos en que su dignidad personal es puesta a prueba, sirviéndole el primer oscar al mejor actor de la historia de la academia. A su lado la Brent sabe suponer su complemento en las secuencias desarrolladas en la Rusia zarista, mostrando su creíble intensidad en los momentos más dramáticos que ambos comparten en el encuadre.LA ÚLTIMA ORDEN no deja de ser una película extraña en la filmografía de Joseph Von Sternberg, en la que de alguna manera se prefiguran títulos como la ya mencionada FATALIDAD y EL ANGEL AZUL (Der Blaue Engel, 1930). Sin embargo esa singularidad no le impide ser una de sus mejores obras, realizada además en un periodo fértil de una filmografía que quizá aún no había consolidado su característico estilo visual, pero en la que el conocimiento de la narrativa cinematográfica era un hecho ya consumado. (Cinema de Perra Gorda)
Emil Jannings won the first best actor Academy Award for his performance as a sympathetic tyrant: an exiled Russian general turned Hollywood extra who lands a role playing a version of his former czarist self, bringing about his emotional downfall. Josef von Sternberg’s The Last Command is a brilliantly realized silent melodrama and a witty send-up of the Hollywood machine, featuring virtuoso cinematography, grandly designed sets and effects, and rousing Russian Revolution sequences. Towering above all is the passionate, heartbreaking Jannings, whose portrayal of a man losing his grip on reality is one for the history books. "Bastante antes de llegar a ser director de escena, he contemplado las películas como un cirujano que observa operar a un compañero suyo. Todas las películas, al margen de que fueran buenas o malas, me han enseñado algo, aunque sólo sea lo que no se debe hacer. A los niños les gustan las cosas con las que se sienten bien y a mí me complacía lo que veían mis ojos; por ello hacía uso de una concentración casi inconsciente para deleitarme con las impresiones visuales. Fausto declamaba: «Si pudiese decir al instante, ¡quédate que eres muy bello!». Pero no hay cámara que pueda captar el momento. Era normal que yo consiguiera una tan pronto como me fuera posible." Josef von Sternberg

http://www28.zippyshare.com/v/xkhVkQwE/file.html
 http://www58.zippyshare.com/v/dbmhnIPy/file.html
 http://www42.zippyshare.com/v/csK4Xmot/file.html
 http://www22.zippyshare.com/v/rZITufH8/file.html
 http://www40.zippyshare.com/v/j4yhHdYX/file.html
 http://www9.zippyshare.com/v/ykIChGbj/file.html
 http://www66.zippyshare.com/v/kHCHfNCx/file.html

-o-
Josef von Sternberg en ArsenevichUnderworld (1927)
The Last Command (1928) 
Shanghai Express (1932)
Blonde Venus (1932) 
 Crime And Punishment (1935)
Anatahan (1953)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

increíble!!! justo la estaba buscando estos días, porque influyó mucho en Borges.
Mil gracias!

Iñaki dijo...

La obra de Von Sternberg siempre será bienvenida. Mil gracias, Say. Este mes se ve súper auspicioso. Con Capra y este post ya te has deslumbrado. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Muy buen blog ....interesante pelicula ...se agradece !

saynomoreglass dijo...

De nada!! Abrazos a todos!!

JayVee dijo...

I'd like to ask Santa Arsenevish for von Sternberg's 'Underworld'

Have a great Christmas!

saynomoreglass dijo...

And Santa says:

http://scalisto.blogspot.com/2011/11/blog-post.html

Happy everything for you too!!

saynomoreglass dijo...

Resubida!!

chicharro dijo...

Qué bueno! Hacía tiempo que esperaba la resubida para poder leer el comentario (es que la vi cuando estaba el post caído). Curioso que no la recordaba muda. Sí recuerdo que me gustó mucho.

Steffen dijo...

Thank you.