20 septiembre 2012

Mikio Naruse - Onna no rekishi (1963)

La vida de una mujer
Japonès/Japanese (Subs francés incrustados) I Subs:Castellano/English
120 min I Xvid 672x288 I 1198 kb/s I 128 kb/s cbr mp3 I 25 fps
1,12 GB + 3%
En los suburbios de Tokio, Nobuko Shimizu, jefe de una peluquería, vive con su suegra, Kimiko, y su único hijo de 25 años, Kohei. 
Naruse –una influencia determinante en cineastas orientales contemporáneos, como Edward Yang y Hou Hsiao-hsien– se inició como asistente de Heinosuke Gosho, en los estudios Shochiku, durante el período mudo, y tuvo sus primeros éxitos como director en la década del 30. Pero fue recién a partir de los años 50, en una serie de melodramas para la compañía Toho, que alcanzó su verdadera culminación. Autor de sutiles trasposiciones de la literatura de Fumiko Hayashi y Yasunari Kawabata, Naruse se convirtió también en el creador de varias de las más legendarias estrellas femeninas del cine japonés, las actrices Hideko Takamine, Isuzu Yamada y Setsuko Hara. Con ellas como estandarte, Naruse retrató el desmantelamiento de la familia patriarcal japonesa y el malestar conyugal, siempre desde el punto de vista de la mujer. 
Mucho antes de la llegada del feminismo, Naruse trató temas particularmente sensibles para el público femenino, como el dilema entre permanecer fiel a la familia tradicional o tomar un rumbo independiente. A diferencia de las mujeres inmortalizadas por Ozu y Mizoguchi, que solían aceptar su condición con estoicismo, las mujeres de Naruse son también víctimas del mundo masculino, pero se rebelan contra el sistema que las oprime y prefieren un camino solitario antes que resignar su libertad. (...) (Página 12)
Junto con Ozu y Mizoguchi, Mikio Naruse es el tercer gran nombre de la generación de cineastas iniciados en la industria cinematográfica japonesa durante los años 20, en el período del cine mudo. Su estilo puede parecer más transparente, menos llamativo y elaborado que en los filmes de sus dos ilustres contemporáneos, pero comparte con ellos una consciencia plena de sus poderes. Como Ozu, Naruse era un especialista en el género  shomin-geki, término que designa las películas sobre la “gente común”, la clase media del Japón contemporáneo. Pero si éste era el género más característico de la Shochiku, la compañía para la que Ozu trabajaba, Naruse estaba en la nómina de la cada vez más poderosa firma Toho. Por otra parte, Naruse compartía con el maestro Mizoguchi su interés por el melodrama con discurso social y las historias centradas en la condición de la mujer en una sociedad patriarcal como la japonesa.
A diferencia de las heroínas sacrificiales de Mizoguchi, siempre obligadas a transitar por las vías de un “estado prostitucional” generalizado que las convierte en concubinas, mantenedoras de hombres volubles o víctimas siempre potenciales de la violación (física o moral), las de Naruse son esposas o amantes pragmáticas que afrontan la poligamia tácitamente aceptada de una sociedad donde la infidelidad masculina se toma como hecho consumado. O, como en el caso de la “mama-san” (encargada de un bar que emplea mujeres de compañía; no exactamente prostitutas) de Onna ga kaidan wo agaru toki (Cuando una Mujer Sube la Escalera), se trata de supervivientes que luchan en solitario por mantener su dignidad individual frente a la tentación de quedar bajo el patronazgo de un amante rico.
Con Mizoguchi, Naruse podría contar igualmente como uno de los maestros del melodrama, acaso el más sutil de todo ese vasto conjunto que hemos querido llamar durante tanto tiempo “cine clásico” (esto es, el modo básico de representación producido por la industria cinematográfica, no sólo en Hollywood, entre 1920 y 1965: cine narrativo, de base novelesca, adherido a códigos de género y con estrellas reconocibles por el gran público). Las grandes películas de Naruse en los años 50, al menos desde Meshi  (El Almuerzo, 1952) son melodramas. Yama no oto (El Sonido de la Montaña, 1954) y, sobre todo, Ukigumo (Nubes Dispersas, 1955) formarían con Cuando una Mujer Sube la Escalera su terna de grandes obras maestras. Esta última contiene sin embargo algunas claves diferenciales que es preciso subrayar. Para empezar,  lo melodramático queda sensiblemente reducido a la presencia de una serie de inflexiones, amores
nunca simétricos, nunca totalmente correspondidos, entre personajes para los que el sexo y los afectos no pueden ser más que transacción mercantil. El melodrama es aquí más bien un escenario reconocible, y no una actividad del relato dirigida a la efusión de los deseos, sino más bien a un estado permanente de suspensión de los mismos. (...) (Aula de Cine)
Yet another Naruse family drama starring Hideko Takamine. Here Takamine is a war widow, living with her grown son (Tsutomo Yamikazi) and mother-in-law (Natsulo Kahara) -- and supporting the family by running a beauty parlor. Hardworking Takamine is reasonably content -- until her son announces he wants to marry a dancing girl from a cabaret (Yuriko Hoshi) -- at which point, familial strife ensues. Along the way, the film dips into the past, as Takamine recalls her courtship, early days of marriage, the war years (etc.). By and large a very interesting, black and white Tohoscope format film. Other than being a bit more diffuse than the average Naruse film, the only real flaw is a score that occasionally includes cheesy synthesized-sounding music.
"Desde muy joven he creído que el mundo en el que vivimos nos traiciona." Mikio Naruse

Nuevos enlaces, cortesía de chicharro

http://www25.zippyshare.com/v/3pfyr8nB/file.html
 http://www6.zippyshare.com/v/73MWq3Je/file.html
 http://www21.zippyshare.com/v/RQDE00Vq/file.html
 http://www25.zippyshare.com/v/p9lnrPHf/file.html
 http://www5.zippyshare.com/v/eVifl1mQ/file.html
 http://www26.zippyshare.com/v/XW86hoEL/file.html

-o-
Mikio Naruse en Arsenevich


PD: La peli tiene subs franchutes incrustados, pero ello en verdad no importa, es una obra maestra, en cuanto aparezca una copia mejor la reemplazaremos.

6 comentarios:

saynomoreglass dijo...

Links completos!!

chicharro dijo...

Pues si en un blog de factura impecable como éste se admite una peli con subtítulos incrustados en francés, será por algo! Otra de naruse pa'l saco. Me ha encantado, pero es de las duras. La trama es implacable con la protagonista. Todo se le desmorona. Ciertamente la cita esa que has elegido para antes de los enlaces le va muy bien a la peli. Es fantástico también el personaje de la suegra, tan irresponsable y tan todoterreno, al mismo tiempo. Habrá que leer ahí alguna moraleja?
Guarda algún parecido con ukigumo, por el ambiente de postguerra (y por la prsencia de hideko takamine), y me gusta también el uso del tiempo que hace. Comparada con aquella, que está hecha con bellísimas elipsis y algún flashback también maravilloso, ésta casi tiene una estructura más compleja. Llena de flashbacks, éstos no conforman una explicación a una historia ya terminada (en ukigumo tampoco), sino que el presente recurre a flashbacks pero continúa adelante, el flashback no concluye nada. Incluso hay una escena que se repite, una vez es el presente, y otra vez es el pasado, y su significado para el espectador ha variado. Quizá es, junto a ukigumo, la que más me ha gustado de naruse, si bien todas son soberbias. Es bonito en estas pelis japonesas ese contraste entre lo antiguo y lo nuevo. Conforman algo muy propio de esa filmografía. Pelis como ésta son de aquellas con las que uno se regocija cuando a veces se piensa que casi ni el cine vale la pena. Se agradece un montón. Por cierto, estuve comparando la anterior que pusiste de naruse con la versión de chabrol, y es asombroso que haya dos obras maestras tan parejas, pero al mismo tiempo se puedan disfrutar de todas sus diferencias. Es todo un lujo. Pensé que me gustaba más la versión de chabrol, pero ver una y otra no hacen más que admirarme de la grandeza de naruse, y de cosas de chabrol que también me parecen admirables. Se complementan muy bien, aun contando la misma historia. Por cierto, aquel comentario que pusiste para la peli anterior (de jean douchet) que decía (al menos yo lo interpreto un poco en ese sentido) que naruse sabía captar muy bien la realidad, es cierto. En casi todas sus pelis hay momentos de exteriores en que se genera una magia especial, que recrean muy bien la atmósfera, como sacado realmente de la vida cotidiana. Aún no sé bien cómo lo consigue. Muchas gracias y un abrazo! Ver la lista tan larga de naruses del blog es algo que también puede muy bien llenar de alegría.

scalisto dijo...

Onna no rekishi de Naruse resubida por chicharro

Mocosoft dijo...

La carátula japonesa: http://poster.c.blog.so-net.ne.jp/_images/blog/_1af/poster/E5A5B3E381AEE4B880E7949FB2-0a489.jpg

UKIKI _ dijo...

muchas gracias por esta película de este gran director.

Bea dijo...

Impresionante blog. Todo un lujado. Un montón de películas que no hay modo de conseguir, todas buenísimas.
Muchas gracias también al aporte de la carátula en calidad excelente. Estupenda ginda, por si no fuera poco perfecto.
Me habéis alegrado el día.