25 septiembre 2012

John Frankenheimer - I walk the line (1970)

Inglès | Subs:Castellano/English (muxed)
97 min | x-264 mkv 706x354 ~> 831x354 | 1838 kb/s | 192 kb/s AC3 | 23.97 fps
1,40 GB + 3% de recuperaciòn/recovery
El sheriff Henry Tawes es un cuarentón que se siente aburrido y desdichado. Su vida cobra nuevo significado al conocer a Alma McCain, hija de un hombre que destila licor ilegalmente.

Nos encontramos en la frontera de las décadas de los 60 y 70, un periodo que como es bien conocido, se erigió como uno de los más traumáticos del cine norteamericano –y mundial, me atrevería a señalar-. En aquellos años se dio cita de forma paralela una visión desmitificadora de los elementos que se habían considerado como clásicos en el cine de géneros. Fue el momento en el que el western se pobló con películas que con bastante simplonería narrativa mostraban “la otra cara” de hechos mitificados décadas atrás en la andadura de Hollywood. Pero al mismo tiempo que sucedía esto también se mostraban otro tipo de historias –generalmente ubicadas en su propio tiempo- que tenían ciertos ecos del cine del Oeste y se ambientaban en lugares de la denominada “América profunda”. Quizá como obra cumbre de este tipo de cine citaría por mi particular veneración THE LAST PICTURE SHOW (La última película, 1971. Peter Bogdanovich), pero no es menos cierto que abundaron películas definidas en estos rasgos y por mostrar los conflictos, la hipocresía, el puritanismo y la falsa moralidad de comunidades cerradas en las que estaba totalmente ausente un auténtico “soplo de libertad vital”. Es curioso además señalar como varios de esos títulos fueron firmados por algunos de los componentes de la denominada “generación de la televisión”, que en aquellos momentos se encontraban ante una amplia desorientación en el rumbo de sus carreras, tras unos años de trayectoria triunfal pocos años atrás. Creo que por derecho propio hay que incluir I WALK THE LINE (Yo vigilo el camino, 1970) en este conjunto de propuestas. La película fue realizada por un John Frankenheimer que en aquel tiempo se manifestaba en un extraño periodo de su filmografía. Quizá por ello se implicó a fondo y con un claro sentido de la observación en este relato intimista que parte de la novela de Madison Jones y trasladada como guión cinematográfico por Alvin Sargent, conocido especialista en este tipo de relatos trasladados a la pantalla. (Texto tomado de Cinema de Perra Gorda)


Da la impresión de que lo estaba deseando. John Frankenheimer, uno de los mejores cineastas de la llamada "generación de la televisión", parece que estaba esperando el momento propicio para darle una sonora bofetada a la sociedad americana de finales de los sesenta. Y es que su trayectoria hasta el estreno de "I Walk the Line" iba en esa dirección. Desde criticas directas a la guerra fría hasta películas de ficción, donde se ponían en entredicho las buenas intenciones de los políticos, Frankenheimer iba allanando el camino para poder presentar esta, su mejor cinta para muchos. El largometraje desmonta, en casi noventa minutos, muchos de los iconos sagrados del cine estadounidense; no se libran ni el final feliz ni el héroe inmaculado en una película cuyos personajes -todos ellos- carecen de la más mínima moralidad. Y lo hace desde el principio cuando presenta en pantalla a su propio público: los habitantes de la América profunda. Sus rostros inexpresivos acompañan a los créditos (al principio y al final) y se convierten en testigos de excepción de la historia que se narra; pero también forman parte de la particular denuncia del director hacia el resto de los espectadores. Dichos planos recuerdan mucho a los que posteriormente utilizó John Boorman en otra cinta legendaria: "Deliverance" (1972). A primera vista, "Yo Vigilo el Camino" podría pertenecer al western. Y no sólo por la figura del protagonista: un sheriff de un pequeño pueblo de Tennesse (Gregory Peck); si no por la excelente banda sonora (compuesta por Johnny Cash) que acompaña la trama. Las canciones del "Rey del country" conducen a la perfección la estructura lineal de la película. Frankenheimer utiliza con eficacia la misma técnica que Fritz Lang en "Encubridora" (Rancho Notorious, 1952) o King Vidor en "La Pradera sin Ley" (Man Without Star, 1955). Pero no nos engañemos, estamos ante una película que rezuma cine negro por los cuatro costados. Y es que la honestidad del sheriff dura minutos. Los que tarda Gregory Peck en ver a Tuesday Weld. Frankenheimer, en ese preciso momento, coloca al protagonista en medio de una crisis provocada por una mujer mucho más joven que él, casi una adolescente; una "Lolita" que le situará al otro lado de la ley (de ahí lo de "walk the line"). Si tengo que ser sincero no le culpo al sheriff en absoluto. Tuesday Weld está absolutamente deliciosa: con un rostro permanentemente iluminado y con una sonrisa de lo más sensual, pocos se resistirían a sus encantos. La elección de Gregory Peck como representante de la ley, que cae en el deshonor y la humillación, es acertadísima. Nadie del público, en aquellos momentos, podría imaginarse al galán en tan insultante situación. Lo cierto es que el director siempre le advierte de lo inadecuado de la relación cuando repite de forma recurrente –el que avisa no es traidor- planos y contraplanos de distintos niveles; generalmente alternando contrapicados para Peck con picados para Weld, para subrayar la pertenencia de ambos a distintos mundos. La propuesta de Frankenheimer se adecua perfectamente al delicado momento por el que pasaba EEUU. La figura desmitificada del, hasta ahora, intachable Gregory Peck, puede simbolizar la falta de credibilidad que tenía la administración estadounidense en 1970, con una guerra de Vietnam que nadie quería. De hecho -y hay que estar atentos para verlo- el realizador inserta, a modo de farsa, y casi de forma subliminal, propaganda del ejercito americano. "Yo Vigilo el Camino" hay que verla con los ojos de los espectadores americanos de comienzos de la década de los setenta. Para ellos la concibió John Frankenheimer. Y para los dirigentes también. (Texto del famoso Ethan)
Lo mejor de "I walk the line" sigue siendo, al igual que en el caso de "The train", la ejemplar manera que tiene Frankenheimer de narrar un relato de planteamiento dramático más bien sencillo, pero que su director reconduce hacia niveles de insospechada densidad. Lo que empieza siendo la descripción de una desesperada pasión amorosa entre un hombre maduro, el sheriff Henry Tawes, y Alma, una muchacha mucho más joven que él, deviene en una disgresión casi nihilista sobre el vacío de la existencia cotidiana. Coherente con este planteamiento, "I walk the line" es un film construido alrededor de la idea de la simetría, confiriendo así una estructura circular a un relato cuya resolución sigue siendo una de las más duras en la carrera el realizador. (Texto de Tomás Fernández Valentí)
A moody, brooding, and haunting character study, I Walk the Line is a film that lingers in your memory long after you've finished viewing it. John Frankenheimer has directed with sensitivity and care, and there are some beautiful visual compositions; at times, the mere faces of the locals almost tell a story of their own. Clearly star Gregory Peck was drawn to the lead role because of the ambiguities and complexities inherent in it, the aspects of it that make the character three dimensional. Tuesday Weld turns in a stunning, layered, dynamic performance, one which allows this talented actress to shine with a vibrancy and force that is a delight; her work here is a treasure. Also impressive are Ralph Meeker and Estelle Parsons, and Charles Durning's creepy deputy is worthy of a nod as well. Throw in some great Johnny Cash songs and Line ends up a fascinating film. John Frankenheimer

Walkthatline.part1.rar
http://www81.zippyshare.com/v/ZHV6ZUTd/file.html

Walkthatline.part2.rar
http://www81.zippyshare.com/v/1853XOWp/file.html

Walkthatline.part3.rar
http://www81.zippyshare.com/v/jDMLLvQW/file.html

Walkthatline.part4.rar
http://www81.zippyshare.com/v/JOOCeKUI/file.html

Walkthatline.part5.rar
http://www81.zippyshare.com/v/ZuNgqFBK/file.html

Walkthatline.part6.rar
http://www81.zippyshare.com/v/rZM4g7ap/file.html

Walkthatline.part7.rar
http://www81.zippyshare.com/v/X4vtjUtB/file.html

Walkthatline.part8.rar
http://www81.zippyshare.com/v/is1qtTCk/file.html
-o-
John Frankenheimer en Arsenevich

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta película es buenísima, Saymonoreglass. Yo no me la bajo porque hace tiempo que la tengo en propiedad, pero vuelves a ofrecer algo valioso. Las imágenes del cementerio de coches quedan en la retina como metáfora de toda una sociedad muerta (la moderna). Frankenheimer tiene 3 ó 4 de las mejores películas del cine americano, y ésta es una.

El lobo estepario

the ugly faced boy dijo...

Como dice un amigo mío..."cipote de película".

Frankenheimer es un director a reivindicar siempre.

THE UGLY FACED BOY

Matapuces dijo...

Apuntada la recomendación, Frankenheimer tiene muy buenas películas en su filmografía.
Saludos!!

Galo Nomez dijo...

Creo que debieran considerar seriamente la posibilidad de cambiar el servidor de descargas, o al menos, contar con más de una opción. No puede ser que Rapidshare haga esperar, a veces, por una hora entre cada solicitud, aduciendo exceso de demanda. Aunque sea la opción de uso libre

saynomoreglass dijo...

Es cierto, Galo, ùltimamente rapid està imposible, yo sòlo puedo descargar o muy de mañana o muy de noche, el resto del dìa es inùtil intentarlo siquiera.En fin, por ahora sigue siendo mi ùnica opciòn pues mi velocidad de subida es fatal con otros servidores (ya con rapid se demora su buen par de horas por cada archivo). Sòlo queda, a la espera que rapid vuelva a ser màs tolerante con los usuarios libres, armarse de paciencia y continuar. Gracias por la sugerencia. Abrazos a todos.

Juan dijo...

Gracias por subir esta joya, me la llevé hace un tiempo pero no queria dejar de agradecer. Frankenheimer es un director subestimadisimo hasta el día de hoy: The Manchurian Candidate, Seven Days in May, French Connection II, The Fixer... todas grandisimas peliculas!