05 agosto 2012

F. W. - Faust (1926)

Muda c/ intertítulos en alemán | Subs:Castellano/English
107 min | Xvid 528x400 | 1473 kb/s | 182 kb/s mp3 | 25 fps
1,23 GB + 3% de recuperación rar
Mayo de 1926. Friedrich Wilhelm Murnau acaba de terminar el rodaje de Fausto, la más compleja producción realizada hasta entonces por la UFA. Seis meses de rodaje, dos millones de marcos, miles de metro de negativo y un reparto internacional encabezado por Emil Jannings para una película que revolucionará los métodos de rodaje en estudio y las técnicas de efectos especiales. François Truffaut admitió en una ocasión que los cineastas debían resignarse ante la idea de que, en un futuro, fueran juzgados por críticos que desconocerían las películas de Murnau. Este comentario impregnado de desengaño todavía no ha encontrado una confirmación absoluta, pero no por ello es menos significativo; El pasado es borrado por una sociedad que vive en el instante, y el estatus casi mítico de tuvo Murnau para toda una generación de cinéfilos durante los años 50 y 60 se ha desvanecido.
Su obra, al igual que la de Griffith, Stroheim y Keaton, se inscribe en su totalidad dentro del periodo del cine mudo, a diferencia de Lang, Hitchcock, Chaplin, Eisentein o Dreyer que siguieron durante mucho tiempo realizando películas sonoras. Sin embargo, aunque la forma de arte que Murnau ilustró aparece cada vez más lejana, su estrella no ha dejado de brillar. El aparente eclecticismo de su obra no ayuda a los amantes de las etiquetas, a pesar de la profunda búsqueda técnica y estética, obsesiva, de la que dan fe cada una de sus películas. En este sentido, se halla próximo a Kubrick, por otra parte tan alejado de sus preocupaciones morales e intelectuales.
Esta ausencia de un estilo fácilmente identificable impide clasificarlo dentro de los diferentes estilos artísticos que marcaron los años 20; Fausto apunta hacia el expresionismo, Tartufo hacia el Kammerspiel, El Ultimo hacia el realismo, pero las fronteras entre estos filmes son confusas y la "Stimmung", la atmósfera propia del cine alemán de la época, es el único trazo en común. (...)Murnau falleció con 42 años, legándonos veintiún filmes de los que nueve, sin duda despreciables para la mayoría, han desaparecido. Su trayectoria fulgurante, -una década-, fue brutalmente interrumpida por un accidente de coche sobre una carretera de California. Un poco antes, en Tahití, durante el rodaje de Tabú, desplazó unas piedras sagradas para construir un decorado. En América, la víspera de su desaparición, un astrólogo le predijo que un viaje en coche le costaría la vida. El viaje, los signos, la muerte; la vida de Murnau confirmaba sus películas. Había permitido al cine mudo alcanzar sus más altas cotas de perfección. Y sus últimas películas, Amanecer, City Girl, Tabú, despojadas de todo ornamento superfluo, le preparaban la vía del sonoro, magníficos ejemplos de lo que reivindicaba.Acababa de firmar un contrato de cuatro películas con la Paramount, la compañía más propicia para las búsquedas estéticas (como la Fox, al final de la época muda, que produjo Amanecer, Los cuatro diablos y City Girl), donde Lubitsch, Sternberg, Mamoulian experimentaban nuevas formas. ¿Cómo habría sido la carrera americana de Murnau. Un secreto más que se llevó a la tumba. (Zinema)
Inicialmente el largometraje, con guión de Hans Kyser, iba a ser dirigido por Ludwig Berger, pero Erich Pommer, el productor, acabará confiándoselo a Murnau, que mostró desde un principio un enorme interés por el proyecto. De hecho, en aquel entonces es un joven director de 38 años que había firmado obras maestras de la talla de Nosferatu (1921), El último (1924) o Tartufo (1925). Además contó con el apoyo de un Emil Jannings, protagonista de estas dos últimas, muy interesado en interpretar el papel de Mefisto. La extrema meticulosidad de Murnau hizo que la preparación de Fausto se alargase durante dos años, a los que se agregaron nueve meses de rodaje. El hecho de que el realizador pensó en Lillian Gish como protagonista principal y su imposibilidad para contratarla, le llevaron a una larga búsqueda hasta que encontró a la joven Camilla Horn, a pesar de que el rodaje ya había comenzado. Pero el gran desafío fue la compleja concepción visual de la película, que supuso un amplio despliegue de decorados, maquetas y efectos especiales, para los que el director alemán contó de nuevo con Robert Herith y Walter Röhrig, los escenógrafos de El último y Tartufo —además el segundo fue uno de los decoradores de El gabinete del doctor Caligari (Robert Wiene, 1919)—. La paciencia del equipo técnico resistió interminables sesiones, donde una misma toma se repetía innumerables veces hasta lograr el resultado deseado, y aún más si ésta iba acompañada de efectos visuales, como recoge Luciano Berriatúa en su magnífico estudio Los proverbios chinos de F. W. Murnau (Filmoteca Española, 1990).
Secuencias como el Diablo cercando la ciudad, el anciano Fausto envuelto en anillos de luz cuando invoca a Mefisto o éste y Fausto en una capa sobrevolando la tierra. Su obsesión por la perfección también alcanzó a los actores, planificándoles cada gesto, cada movimiento, provocando no en pocas ocasiones conflictos, sobre todo con caprichosas estrellas cotizadas de la talla de Emil Jannings, que a pesar de su gran amistad con el director, tenía fama de ser "profundamente antipático, vanidoso, pretencioso, perezoso, arrogante y tiránico" según el testimonio de Robert Chessex, meritorio de Murnau, y reproducido por Berriatúa en su citada monografía (p. 331). De ahí que el autor de El último prefiera trabajar con actores no profesionales en muchas ocasiones.
Fotografiada espléndidamente por Carl Hoffmann, Fausto es, una vez más, un ejemplo de la asombrosa capacidad visual y narrativa de Murnau. De hecho, hay dos elementos decisivos que influirán profundamente en el pensamiento artístico del genio alemán. Es un hombre culto, con un gran conocimiento de la pintura y que frecuenta los círculos artísticos del Berlín de la época, en los que conoce a Franz Marc, uno de los fundadores del grupo Der Blau Reiter o al propio Kandinsky, entre otros. Por otro lado, su extenso bagaje teatral (entre los años 1911 y 1913) en la compañía del que es su maestro, Max Reinhardt, también director de cine e impulsor de la Kammerspiel, concepción de un teatro intimista que, entre otras pautas, da prioridad a la psicología, a la atmósfera, a las luces y las sombras y a los decorados realistas.
De ahí que las películas de Murnau adquieran el estatus de pinturas en movimiento, a lo que contribuye, si cabe aún más, su deseo por un mínimo uso del rótulo en beneficio de la expresión de la propia imagen. Para estructurar sus escenas, no solo recurre a los grandes maestros del arte (en Fausto hay referencias a Caspar David Fiedrich, Rembrandt, Alfred Kubin o Arnold Böcklin, entre otros), sino a las estrategias estéticas de la propia pintura: Las composiciones en diagonal que a veces recalca con picados y contrapicados (por ejemplo, el encuentro entre el Arcángel y Mefisto), el uso de líneas oblicuas que fugan hacia el horizonte para transmitir una mayor perspectiva a las escenas, la disposición y combinación dentro de un espacio de elementos o grupos humanos que equilibran el encuadre a la vez que dan una mayor profundidad o la utilización de polos opuestos para enfatizar secuencias y personajes, es decir, el blanco y negro o la luz y la sombra: la esbelta figura del Arcángel, blanco, luminoso frente al deforme Diablo, negro y oscuro. Si con esa apariencia Mefisto adquiere un tono amenazante, más adelante, con Fausto rejuvenecido, se convertirá en una grotesca y maléfica figura. (...) (Texto de Carlos Tejeda, tomado de Kane)
Faust was the mammoth German production which won F. W. Murnau his contract with Hollywood's Fox Studios. Emil Jannings glowers his way through the role of Mephistopholes, who offers the aging Faust (Gosta Eckman) an opportunity to relive his youth, the price being Faust's soul. Though highly stylized, the film is unsettlingly realistic at times, especially during the execution of the unfortunate Gretchen. Even in old age, actress Camilla Horn could recall how close she came to genuine immolation when Murnau burned her at the stake. An American version of Faust had been planned earlier as a Mary Pickford vehicle, but Pickford's mother wanted no part of a film in which her darling daughter strangled her own baby. The scenario for Faust touches lightly upon the previous retellings by Goethe and Marlowe, but is more heavily reliant on the paintings of Pietr Breughel. (Hal Erickson, All-Movie Guide)
"El arte real es simple, pero la simplicidad demanda la mayor de las artes." Friedrich Wilhelm Murnau
Faust.part1.rar
http://www40.zippyshare.com/v/64763454/file.html

Faust.part2.rar
http://www25.zippyshare.com/v/17872676/file.html

Faust.part3.rar
http://www28.zippyshare.com/v/50122938/file.html

Faust.part4.rar
http://www39.zippyshare.com/v/60289375/file.html

Faust.part5.rar
http://www29.zippyshare.com/v/54468994/file.html

Faust.part6.rar
http://www9.zippyshare.com/v/13634452/file.html

Faust.part7.rar
http://www20.zippyshare.com/v/49515358/file.html
-o-
F. W. Murnau en Arsenevich
Phantom
City Girl
Der Letzte Mann

14 comentarios:

Osmond dijo...

Nunca es tarde para volver a las obras maestras finales del cine mudo, en este caso una película aclamada por su insólita perfección pictórica y de encuadre. No la he visto, pero siempre he escuchado de ella.

Basta de leer sobre cine, llegó la hora de verlo. Gracias Say, un afectuoso saludo para tí.

scalisto dijo...

Este rip tiene muy buen aspecto. Me lo llevo pa casita. Gracias, say!

El lobo estepario dijo...

Excelente copia, es cierto. Voy a sustituir la mía, que saqué de un VHS sin brillo ni contraste.

Un reproche hay que hacerle a Murnau, y es que su Mefistófeles es vulgar, estúpido, etc. El original de Goethe ofrece otro diablo, en el fondo angustiado ante el grotesco desfile de la condición humana.

saynomoreglass dijo...

Sì, obra maestra total, imprescindible, ùnica, humanìsima, te hace llorar de puro perfecta que es. Gracias a uds por comentar, abrazos!!

Hiportanto dijo...

Que linda copia, me la llevo, muchas gracias. El gran Blackhawk la había publicado ya (gracias también) junto a un recomendable documental, 'Los cinco Faust de F. W. Murnau', que merece la pena.
La verdad es que todo lo que hay en el blog de este director es una maravilla.
Saludos.

Anónimo dijo...

No puedo descargar la parte 14. A alguien le ocurre lo mismo?
Megaupload dice algo asi como que el archivo no se encuentra temporalmente disponible.
Saludos
Sergio

El lobo estepario dijo...

Los archivos de megaupload se encuentran fuera de juego a ratos. En unas horas volverá a estar disponible.

Anónimo dijo...

Solucionado lo de la parte 14. Gracias por tan buen blog.
Sergio

GREGODIO dijo...

mil gracias por èsta copia. saludos desde venezuela

Deckard dijo...

82 años de la muerte de Murnau, he leído su biografía en http://www.videoycine.tv/

norberto antonio fernandez dijo...

Otro silent film, mis preferidos. ¡Qué "peliculón"! Muchísimas gracias
Saynomoreglass.

scalisto dijo...

Resubida Faust de Murnau

santixx rose dijo...

Muchisimas gracias por este blog! no saben cuanto les debo a ustedes. Sin querer molestar, hay alguna posibilidad de volver a subir City Girl y Phatom?

chicharro dijo...

santixx rose: Estoy resubiendo ya esas dos de Murnau. Estáte atento que dentro de unos días estarán los enlaces.