07 agosto 2012

Chris Marker - Le fond de l'air est rouge (1977)

El fondo del aire es rojo
Francés/French | Subs:Castellano/English
180 min | Xvid 608x448 | 1557 kb/s | 79 kb/s vbr mp3 | 25 fps
2,04 GB
De Che Guevara a Rudi Dutschke, de Lenin a Mao, de Charonne a la rue Gay-Lussac, de Cuba a Santiago, el documental rastrea el impacto que supusieron las utopías revolucionarias de los años sesentas y setentas para Francia y para el resto del mundo. Gracias a un extraordinario trabajo de montaje y recuperación de archivos, Chris Marker propone una lectura de la historia reciente hecha a partir de fragmentos en ocasiones dramáticos, pero también irónicos y no faltos de cierta ambigüedad. En cualquier caso, se cumple sobradamente el deber de restituir la memoria histórica.
Para los muchos que aún nos negamos a dar por muerta a la utopía socialista y que esperamos el día de gloria en que volverá la revolución triunfante, no hay mejor duchazo de realidad que el más reciente filme del documentalista y poeta de la imagen Chris Marker, Le fond de l’air est rouge (que se podría traducir como El fondo del aire es rojo). Se trata de una monumental recopilación de imágenes históricas sacadas de filmes propagandísticos, noticieros, entrevistas, documentales y cine de ficción. Marker terminó esta disección de la condición de las izquierdas del mundo en 1977, cuando dio a su filme el subtítulo : Escenas de la tercera guerra mundial, 1967-1977. "Algunos piensan que la tercera guerra mundial comenzará con un misil nuclear. Para mí que así es como va a terminar", declaró en aquel momento. Marker decidió reeditar esta obra épica de tres horas en 1993, tras la caída de la Unión Soviética. Ese enorme acontecimiento obviamente daba una nueva perspectiva al trágico destino de las izquierdas, así que añadió y eliminó material pero conservó el espíritu de la obra.
Chris Marker (Christian François Bouche-Vielleneuve, nacido el 21 de julio de 1921 en Neully-sur-Seine) es uno de los realizadores más oscuros de nuestro tiempo (pocas veces se ha dejado fotografiar o entrevistar), un artista talentoso que ha desarrollado un estilo peculiar de asociación de palabras e imágenes (a veces simples fotos fijas). El crítico Serge Bazin denominó este estilo "edición horizontal", debido a la relación vital que establece entre juegos de palabras y juegos de imágenes, de forma que la reflexión, impregnada de humor y sarcasmo, se torna hipnótica pero mantiene de manera sutil la seriedad del tema. El cine, así como otros trabajos multimedia de este autor, consiste antes que nada en recuentos orales que se valen de las imágenes sin que éstas predominen en la historia. Marker perteneció al grupo de intelectuales de la Rive gauche, junto con Alain Resnais y Agnès Varda. Su trabajo más conocido es el prodigioso mediometraje La jetée (1962), el cual sirvió de inspiración a El ejército de los doce monos, de Terry Gilliam (1995). No obstante Le fond de l’air est rouge es su obra maestra indiscutible.
Este filme, como la mayor parte del trabajo de este realizador que debutó en la dirección en 1956 con el corto Domingo en Pekín, es una especie de diario de viaje por las trincheras de la lucha revolucionaria, desde Venezuela hasta Vietnam y de París a Santiago. Un viaje por los archivos fílmicos que comienza con imágenes de la prodigiosa cinta de Eisenstein El acorazado Potemkin. La célebre secuencia donde las tropas zaristas acribillan a la multitud en las escaleras de Odessa (famosa por definir la visión rítmica de la imagen de este realizador) se contrapuntea con diversas imágenes de manifestaciones reprimidas violentamente por la policía. Este documental, como el filme de Eisenstein, tiene en la masa a su héroe, pero la diferencia entre las dos obras está, como señala J. Hoberman, en que, mientras Eisenstein trató de manufacturar una realidad histórica Marker trata de descubrirla y revelarla. Comenzar de esa manera es también pertinente, ya que tanto Eisenstein como Marker tienen en común que hicieron de la edición la parte medular de su proceso creativo : el momento clave en que el documento histórico, cuando queda de contexto y se introduce en una nueva narrativa, deja de ser una representación, logra articular un acontecimiento en la memoria, y se torna un símbolo.
La cinta, cuyo objetivo es demostrar que "la disidencia murió con las tiranías", está dividida en dos partes, la primera de ellas : Manos frágiles, debe su título a un letrero en una manifestación parisina que dice, "Los obreros arrebatarán la lucha de las manos frágiles de los estudiantes". Esta parte tiene a su vez dos secciones ; en la primera, "De Vietnam a la muerte del Che", el cineasta nos lleva a una demostración de equipo y técnicas antisubversivas en La Florida que, poco después, vemos aplicadas de nuevo en Vietnam. Un piloto estadounidense comenta lo mucho le divierte bombardear gente mientras pasea en su avión, como una especie de guía de turistas, a un entrevistador sobre el campo de batalla. El cineasta contrapuntea a un grupo de neonazis que se manifiestan a favor de bombardear Hanói, con otro grupo de ejecutivos de Wall Street, que en otra manifestación exigen lo mismo. Pero aparte de las reacciones de la derecha, Marker muestra cómo la guerra de Vietnam se convierte en una fuerza para movilizar y unir a las izquierdas del mundo (comparable a la Guerra Civil Española) pero a la vez para fragmentarlas. Aquí comienza una "revolución dentro de la revolución", un cisma que se radicaliza en 1967, tras la muerte del Che, con el abandono de ciertas causas revolucionarias como las guerrillas venezolanas y bolivianas, y con la aparición de serias divisiones ideológicas entre quienes quieren seguir en el camino de la lucha y aquellos que optan por encontrar un lugar en el sistema.
La siguiente sección es Mayo de 1968 y todo eso. Aquí el realizador nos lleva en una gira por el mundo en esos días que sacudieron al planeta. Vemos manifestaciones violentas y el furor utópico de la era, pero muy significativamente, esta parte culmina con las manifestaciones en contra del festival de artes escénicas de Aviñón, en el cual los jóvenes revolucionarios se comportan de manera semejante a los fascistas al atacar el arte como una expresión burguesa y al querer imponer, por medio de la fuerza, la intimidación y el sabotaje, sus fantasías de un arte ideológico y comprometido.
La segunda parte del filme es Manos cortadas, cuya primera sección es De la primavera de Praga al Programa Común de Gobierno en Francia, donde Marker prueba que "la rivalidad entre las superpotencias se ha transformado en una alianza divina de los ricos contra los pobres y en una co-eliminación selectiva de las vanguardias revolucionarias". Se mira el XIV Congreso del Partido Comunista Checo antes de la invasión soviética, y poco después a Fidel Casto justificando la acción militar, la cual, si bien "no tiene fundamento legal, los socialistas tienen el derecho de mantener su integridad". Jorge Semprún habla de la vieja tradición de comparar toda acción política con una militar y cómo eso corrompió al socialismo en el poder. Trotskistas y estalinistas luchan por conquistar a la clase obrera, cae el grupo Badder-Meinhof y tiene lugar el escándalo Watergate. La última sección del filme es De Chile a ¿dónde ? y muestra la llegada de Allende al poder, el golpe de estado de la Junta, las manifestaciones de desempleados de 1977 y el estado de confusión que se impuso en la clase obrera a partir de entonces.
Marker va más allá de catalogar o lamentar oportunidades perdidas, traiciones a la causa, errores de estrategia y ambiciones mercenarias de quienes tuvieron acceso a alguna forma de poder. Trata de reflexionar respecto de la relación entre la imagen y la memoria, y establecer el papel protagónico de la cámara al registrar la historia. Esto se enfatiza en la sección Manos trémulas, donde la vibración de la cámara es el comentario sobre la infame justificación que hace Castro de la invasión soviética a Checoslovaquia, un momento histórico tan relevante que cualquier opinión adicional resultaría redundante. A pesar de que la historia le ha dado la razón, y que la situación de las izquierdas en 1993 era mucho más desesperada y caótica de lo que era en 1977 (por no hablar del estado catastrófico en que se encuentran hoy, con la vaga esperanza de los movimientos antiglobalizadores), Marker conservó el final de su versión original, en el que muestra a un equipo de cazadores matando lobos desde helicópteros, sobre lo cual comenta, con una dosis de optimismo amargo : "Algunos lobos sobrevivirán".  (Naief Yehya, Letras Libres)
Even though the film is, ostensibly, a catalogue of disappointments, its registering of a time when there were challenges - no matter how inchoate, messy, contradictory - to the existing order, cannot but offer some inspiration in these much bleaker times. A Grin Without a Cat, originally released in 1977 but given a new post-89 epilogue by Marker in 1992, is an epic montage-meditation on what Marker called 'the Third World War': the hydra-headed revolutionary or would-be revolutionary struggles of the Sixties and the Seventies. Marker constructed the film entirely out of archive material, shooting no original footage, and producing associations, connections, foreshadowings and echoes through masterly editing. The effect, especially if you are not minutely familiar with events in France, Vietnam, Algeria, Bolivia, Cuba and Czechoslovakia is disorientating, vertiginous. You find yourself Quantum-Leapt into the middle of a jostling crowd scene; no sooner have you got your bearings there when you abruptly find yourself in another place, another time. Marker's commentary - spoken by a number of actors - gives you clues, epigraphs, rather than explication. But Marker's aim not to render the period from 67 to 77 as Objective History to be ponfiticated upon by 'experts' for whom the Meaning of the events is already established, nor, even worse, to produce a vanguardist version of I heart 1968, in which sighing former revolutionaries look back on anger with the tender contempt of contemporary 'wisdom'. No, the point was to present the events 'in becoming', to restore to them a subjectivity (in the Kierkegaardian sense) that retrospection structurally forecloses. 
"En el futuro, la guerra de las imágenes acabará convirtiéndose en la guerra misma." Chris Marker

"Habría que derribar la Sorbona y poner a Chris Marker en su lugar." Henri Michaux
Nuevos enlaces, gracias a Ana
http://www27.zippyshare.com/v/67810859/file.html
http://www27.zippyshare.com/v/52261658/file.html
http://www45.zippyshare.com/v/36288098/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/20468389/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/11836894/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/99203668/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/32112408/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/3140823/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/93207010/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/32776812/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/96499435/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/23543750/file.html
-o-
Chris Marker en Arsenevich

24 comentarios:

Iñaki dijo...

Esto merece una aplauso de pie. NOTABLE APORTE (y lo pongo en mayúsculas para que se asemeje a un grito de alegría). Chris Marker es un verdadero genio (sí, ocupe el presente y no el pretérito porque, como todos saben, la muerte no mata, sólo la falta de amor. Y cada vez que veo un filme de Marker se ve ese amor al cine, a la fotografía y a la condición humana).

Háganse un favor y mientras descargan esta película vean esa joya escrita por Marker "...à Valparaíso". Ni siquiera Neruda pudo plasmar al Puerto como él lo hizo, con frases simples, pero de una belleza profunda.

Mil gracias, Say.

saynomoreglass dijo...

Gracias a ti por el comentario, iñaki, no se merecía menos el gran chris, abrazos!!

ah links completos!!

Unknown dijo...

Ovación, a la que me adhiero. Agradecimiento desde lo más profundo de mi espigón.

aktivfilm dijo...

Ovación, a la que me adhiero. Agradecimiento desde lo más profundo de mi espigón.

Lucas Gatica dijo...

gracias por subir cosas como estas

rodrigo dijo...

los subtítulos no están online, solo uno queda en pie, de los 4. si pudieran volverlos a subir estaría muy agradecido
saludos, rodrigo

Juan Carlos Abril dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AarónE_Pedraza dijo...

Un buen rato buscando esta película y, mira tu, era cuestión de tiempo que vinieran a subirla ustedes... Tengo la idea de que, entre otras cosas, internet viene a cumplir funciones parecidas a las que antiguamente se le daban a Dios... Cuando uno ve tanto material de esta calidad, no queda sino repetir -again- agradecimientos y empezar a verlos como una especie de Reyes Magos que ponen regalos SOBERBIOS pal que los quiera tomar...

Muchas, muchas gracias..

pd:Ya entrados... ¿No podrían subir "World in a wire" de Fassbinder?

Pablo Molina Guerrero dijo...

La palabra gracias queda corta para "agradecer" este tremendo mosaico de Marker.

Les dejo una pequeña nota sobre las relaciones de Marker con Chile, saludos!

http://sangria.cl/2012/08/cronica-chris-marker/

norberto antonio fernandez dijo...

Estimado Saynomoreglass: con este material has llegado a la cumbre. Con tu previo permiso lo voy a exhibir en las escuelas donde doy clase. Un abarazo amigo.

saynomoreglass dijo...

Gracias Pablo, gracias norberto, la idea de este blog es precisamente esa: hacer que las ideas importantes se transmitan siempre de una manera u otra,,creo que es la mejor manera de homenajear a estos hombres que dedicaron sus vidas a traernos un poco de claridad, entendimiento, belleza. Abrazos a todos por igual, gracias por los lindos comentarios!!

eernesto dijo...

Hola, los links no los puedo hacer funcionar con mipony ni manualmente porque tienen un espacio en el medio del choclo, probé con "_" y "-" y nada ¿alguna ayuda por favor? Graciela.

Fernanda dijo...

Completá los espacios en blanco con % (por ciento). Lo sugirió "Rodi" el otro día en otra película, y a mí me funcionó (con mipony). Suerte!

Daniel dijo...

Hola, gracias say, otra belleza en Arse. El tema es que los links no me funcionana, uso MiPony, completé el espacio como sugieren mas arriba y nada. Alguna otra idea?

chicharro dijo...

Para ayudas con jdownloader y mipony, consultar los comentarios de Ermesto Buraczewski a Un été brûlant (post de 31 de julio de 2012) y de rodi a Le Tombeau d'Alexandre (post de 12 de agosto de 2012). Gracias a ambos!

Fernanda dijo...

Es cierto, si bien el truco de "%" en otros casos me funcionó, no en éste. Tampoco pude descargarlos individualmente. Seguiré probando alternativas...

saynomoreglass dijo...

Ahí cambié los links tal y como aparecen e el archivo de rapid, tal vez así funcionen, me avisan (gracias y abrazos a todos)

Fernanda dijo...

Ahora sí!! Gracias Say!!

saynomoreglass dijo...

Queé bueno, Fernanda, gracias por avisar, :D!!

Sylvain dijo...

Un comentario acerca del título. "Le fond de l'air est rouge" no se usa en francés, pero hace pensar automáticamente a una expresión de uso común "Le fond de l'air est frais" (el fondo del aire es fresco). El origen de la expresión está en debate, así como su significado. Literalmente, se refiere a las mañanas de invierno, cuando el sol brilla gloriosamente en un cielo azul purísimo, aunque hace un frio del demonio. Menos literalmente, se trata de marcar una situación donde todo parece normal aunque es obvio que algo anda mal o no está como debería ser (como el frio mordiente bajo un fuerte sol). En todo caso marca un desconcierto, porque algo no encaja. Creo que Chris Marker quería decir lo siguiente: durante esta época, girando alrededor de mayo de 1968, todo era normal, pero al mismo momento, eran tiempos para la revolución. Esto le daba un color rojo al fondo del aire, pero para la mayoría de las poblaciones en Europa, EUA y América latina, la revolución no era mucho más que esto: un color. Y hasta un cierto punto, así fue, un color sinónimo de sangre, y con tintes políticos bastante borrosos. Yo recuerdo en particular dos atentados terroristas de esta época, particularmente estúpidos, contra-producentes para los revolucionarios (si es que lo eran) y que no han tenido ninguna repercusión, en bien o en mal, para la generación que siguió. Es la matanza de la estación de trenes de Bolonia, en 1980, y el asesinato de Georges Besse, en 1986. Lo que me llama la atención, es que el aspecto político en estos dos casos no cuenta para nada, el 1ero siendo la obra de la extrema derecha y el segundo de la extrema izquierda. Pero ambos son extremosos, es esto lo "rojo" del fondo del aire. En fin, es mi opinión acerca del título.

saynomoreglass dijo...

Sylvain, supercomentario, gracias!!

scalisto dijo...

Le fond de l'air est rouge de Chris Marker, recuperada por Ana

blanca casado dijo...

De verdad, de verdad que esto no me lo esperaba y tenía unas ganas enormes. Muchas gracias

Taribo Moreno dijo...

Imperdible documental.
Saludos fraternos