31 agosto 2012

Albert & David Maysles - Salesman (1968)

English | Subs: Castellano/Português/Français/English
91 min | xvid 704x528 (4:3) | 1858 kb/s | 96 kb/s mp3 | 23.976 fps |
1.31Gb + 3%

http://www.imdb.com/title/tt0064921/

An almost indescribably compelling documentary about four door-to-door bible peddlers, Albert and David Maysles' Salesman (1968) is truly a landmark American film, apparently one of the first to present its subjects - ordinary working men - without narration, commentary, or other analysis beyond the inherently subjective nature of the filmmakers' editing choices. Utterly mesmerizing, the workaday existence of these Eugene O'Neill types cajoling lower- and lower-middle class housewives and their husbands to commit to purchasing their wares is deceptively straightforward. The film isn't what you think it's going to be, and its value as a document of a bygone profession has only increased with time. 
Contundente documental sobre tipos que van vendiendo Biblias de puerta en puerta, Salesman de Albert y David Maysles es un verdadero hito del cine norteamericano, al parecer uno de los primeros documentales en presentar a sus sujetos -trabajadores comunes y corrientes- sin narración, comentario, u otro análisis que vaya más allá de la naturaleza intrínsecamente subjetiva de las elecciones de montaje de los realizadores. Absolutamente hipnótica, es a la vez engañosamente sencilla la banal existencia de estos personajes que parecen salidos de una obra de Eugene O'Neill mientras engatusan a amas de casa de clase media y media-baja, y a sus maridos, para que se comprometan a comprar sus productos. El film no será lo que pensábamos que iba a ser, y su valor como documento de una profesión ya desaparecida no ha hecho más que crecer con el tiempo.
Stuart Galbraith IV, DVDTalk
La cara oculta del sueño americano

Habiendo roto con el mandato mediático y con la visión periodística, los campeones del cine directo vuelan con sus propias alas. El método se ha radicalizado y se hizo estilo: nada de guión ni de puesta en escena sino una "puesta en situación"; prioridad absoluta dada al plano-secuencia con cámara en mano y gran angular (para acompañar al sujeto), utilización del zoom para aprehender un rostro, captar un gesto; nada de comentario ni de ilustración musical, sonido directo; nada de entrevista, sino registro de soliloquios, discursos y diálogos de los protagonistas que sirven de guía al montaje. Es así como Pennebaker, Leacock y los Hnos. Maysles (Albert en la cámara, David en el sonido) logran realizar, en la segunda mitad de los años 60, largometrajes documentales memorables, todos marcados por este nuevo estilo, con variantes acordes con sus distintas personalidades y con los temas elegidos, pero que tienen todos en común abordar la cara oculta del sueño americano (Salesman, de los Hnos. Maysles) y estar en relación directa con las corrientes contestatarias portadoras de un cambio de mentalidad y de época (sobre todo a través de los grandes cónclaves de la música pop: Don't Look Back, con Bob Dylan, y Monterey Pop, de Pennebaker y Leacock; Gimme Shelter, de los Maysles, con los Rolling Stones). Así, la estética del cine directo llegará a ser, en la memoria colectiva, algo más que un estilo cinematográfico: dará forma a la imagen misma de los movimientos y rebeliones que marcarán el final de los sixties.(...)
[En Salesman] la calidad del encuadre y del montaje, la "verdad" de las situaciones y la presencia de los personajes -cómplices desencantados de su propia historia- dejan directamente estupefacto.(...) Representantes del comercio o representantes del pueblo, o cantantes en representación... estos films de cine directo rompían con el guión de crisis sensacionalista para convertirse en análisis sociales, pero conservaban como guía a personajes tanto más convincentes cuanto que ya representaban sus propios papeles en la vida real.
François Niney, L'Épreuve du réel à l'écran (De Boeck, 2002) 
 

Copia debida a charulata (KG)

Salesman.part1.rar
http://www104.zippyshare.com/v/9TjUMblW/file.html

Salesman.part2.rar
http://www104.zippyshare.com/v/6l7BlKU1/file.html

Salesman.part3.rar
http://www104.zippyshare.com/v/SVS6KNcf/file.html

Salesman.part4.rar
http://www104.zippyshare.com/v/93Qf9p6X/file.html

Salesman.part5.rar
http://www104.zippyshare.com/v/ehCTw7if/file.html

Salesman.part6.rar
http://www104.zippyshare.com/v/e5kYDWSx/file.html

Salesman.part7.rar
http://www104.zippyshare.com/v/hxkgIUC1/file.html
 

15 comentarios:

matoute dijo...

Gracias, la vi hace muchos años y me pareció magnífica.

Galo Nomez dijo...

Son los mismos que hicieron el documental sobre el concierto de Altamont ("Gimme Shelter") Dato aparte: en Filmaffinity aparece un tercer nombre en la dirección. ¿De quién se trata?

tribu dijo...

Charlotte Zwerin, la montajista. Un saludo.

chicharro dijo...

Gracias por los subtítulos (y por la peli, claro). Me pregunto, cómo hacían para filmar esto? Parece real, pero la presencia de la cámara debería notarse en la gente, no? Es extraño. Por una parte, no parece actuado, pero por otra, tampoco parece que pueda ser totalmente real. Cómo lo hacían? Aunque los vendedores pudieran interpretarse a sí mismos, los compradores deben de ser actores, o interpretar de algún modo, no? Hecha esa pregunta, que me intriga bastante, me ha encantado la peli. Además, va muy bien para reflexionar sobre el sistema económico en que vivimos, y cómo podemos vivir tanta gente trabajando en cosas, en el fondo, inútiles. Con la crisis se habló de burbujas inmobiliarias, pero creo que toda nuestra economía es una burbuja. Estaría bien la de glengarry glenn ross para complementar, no? O la de muerte de un viajante. Un abrazo!

tribu dijo...

Deben haber descartado mucho, pero también supongo que hay un efecto de acostumbramiento a la presencia de la cámara a partir de un cierto punto, y sobre todo que las rutinas en el caso de los vendedores están tan automatizadas seguramente que actúan como con una especie de piloto automático, e incluso para este tipo de desempeños (y muchos otros seguramente en el mundo moderno) uno diría que siempre "hay una cámara" aunque sea virtual. No me acuerdo si la cosa se veía en el film, pero no me cuesta nada imaginarme a los vendedores practicando fintas y gestos frente al espejo. En todo caso, los compradores parecían un poco más autoconscientes... A lo mejor perdieron alguna venta por la presencia de la cámara, si alguna posible víctima sintió que no podía dar imagen de falta de carácter; aunque también puede ser que haya pasado lo contrario: dar imagen devota. Pero también estar bajo el fuego dialéctico del vendedor de Biblias te debe llevar a olvidarte bastante de la cámara. Debe ser como cuando filmás una pelea entre dos boxeadores, o una discusión política en un bar, etc. Habría que pensar también cómo incide la existencia contemporánea de la televisión (casi veinte años ya en esa época) y del reportaje televisivo: ahí también sobrevuelan una rutina y unos papeles en los que podemos suponer que inconscientemente uno se va introduciendo. Me alegro que la hayan disfrutado. Un abrazo.

chicharro dijo...

Muy interesantes tus reflexiones. Sin embargo, no alcanzo a comprender plenamente cómo los compradores pueden prescindir de dar signos de que la cámara estuviera. Aunque me apunto a esa teoría de que cuando te asaltan de esa manera tienes que olvidarte un poco de la cámara si quieres mantener la línea defensiva. En cualquier caso, la cámara debe de ser un elemento muy parecido al vendedor, ya que para poder desempeñarse debe violar tu intimidad. Por tanto, la presencia de la cámara tampoco sería un elemento tan extraño, en ese contexto. Y supongo que también es eso que dices que habrán desechado mucho. Será igual que con los puentes romanos, que la gente dice: oh, qué bien que aguanta, y tiene 2000 años, en cambio aquél otro que hicieron hace 30 años ya lo tiró el río. Debe de ser que tal vez aguantan los que aguantan. Los otros ya se los habrán llevado las riadas hace siglos. Ciertamente disfruté de la peli.
PD: Respecto a lo de la escena en que practican ante el espejo, no recuerdo ninguna, pero hay una escena que es como si practicasen entre los mismos vendedores, un poco extraña. No sé si se lo inventaban, para practicar, o si recreaban una experiencia vivida realmente. En cualquier caso, está bien que esa escena esté en la peli.

tribu dijo...

Sí, sí, constantemente están rumiando sus experiencias, interiorizando papeles... Es como una especie de proceso cibernético de interiorización, que si no fuera tal vez por los fines tan crasamente utilitarios, podría hacer pensar en la "imitatio Christi" jaja Bajo esa luz, el detalle de que vendan precisamente: Biblias, amenaza convertir a la película en un objeto demencial.

tribu dijo...

En cierto modo funciona como parodia de ciertos relatos de conversión. Están presentes el registro de la "confesión", y la idea de vuelco vital (más que vuelco, descarrilamiento).

chicharro dijo...

Con lo de parodia de relatos de conversión, te refieres a que la conversión sería análoga en este caso a meterse a vendedor? Ciertamente, todo en la peli, la convivencia en los hoteles, las convenciones de todo el colectivo de vendedores, da un poco una sensación de secta, de mundo alternativo. También está muy presente esa idea de que para vender debes encender como una llama interior y arrollar con todo. Si cedes o dudas, la venta se viene abajo y estás perdido. En ese sentido se parecen a algunos fanáticos religiosos, que cuando les cuestionas algo empiezan a recitar su repertorio de autosugestiones y ya no te dejan meter baza.

tribu dijo...

Lo veía más por el lado del irlandés (no me acuerdo el nombre). Más que de conversión, en su caso sería el relato de una caída, de hecho él vive como una derrota ese no estar a la altura de las circunstancias, pero aun así es una situación que parece arrojarlo a una vida menos inauténtica que la de la "secta" a la que pertenece. Esa crisis lo hace más humano, a diferencia de los otros, que están totalmente alienados.

tribu dijo...

Por ser el relato de una "caída", pero no sólo, lo veo como un relato evangélico de conversión dado vuelta como un guante...

chicharro dijo...

ok. Creo que ahora entiendo ese punto de vista. Ciertamente el personaje principal, el irlandés (paul o el tejón), es un pedazo personaje. Todos son sensacionales, de hecho. De ser un guión de ficción, hubiera sido difícil darles ese encanto. Seguramente hubieran sido más caricaturescos, más exagerados en sus peculiaridades personales, las escenas más claramente perfiladas. El rostro del irlandés, lo que dice, sus registros de voz transmiten un montón, en especial, una especie de fragilidad. Los demás son más rocosos, como acorazados. En éste, la coraza ya se ve resquebrajarse. Pero las miradas de todos (y las risas), hay un montón de sentimiento e información, ahí condensadas. Hacía tiempo que una película no me absorbía tanto y se me pasaba tan rápido. Cuando miré por dónde iba la barra de reproducción del VLC ya iba casi por el final. Me gusta también que los diálogos no son del todo obvios. A veces no sabemos del todo bien bien cómo interpretar una escena, también porque tiene saltos bruscos de una a otra, pero en ese sentido la película tiene una construcción soberbia. Todo queda claro tras el ensamblaje del conjunto. Supongo que es característica del género documental tener escenas un poco heterogéneas, y un tanto aisladas, que a veces pueden resultar en como una falta de unidad. En ese sentido, ésta está hilvanada modélicamente, me parece.
Qué bueno que conozcas pelis tan diferentes y tan interesantes. Imposible verlas todas, pero estas pelis que traes es difícilmente imaginable que las hubiera conocido si no llega a ser por arsenevich. Y cada una es una nueva aventura. Gracias por tus posts y por quedarte a comentar!

Jorge Alfonso dijo...

¡Excelente documental! Lo había bajado hace tiempo pero recién ayer pude verlo. Es interesantísimo. Los gestos, las expresiones, ese sentimiento opresivo que se palpa claramente en las ventas, cuando se se definen los personajes, el/los cazador/es y la/s presa/s, en fin... La tensión en algunos momentos es increíble.
Gran documental.

Muchas gracias.
Saludos desde Montevideo.

Sylvain dijo...

No la conocía, y mi primera impresión cabe en 2 palabras: TOTALMENTE FABULOSA. Hay tanto por decir que de plano, abandono...

alejofei dijo...

Os dejo la reseña que publiqué sobre este documental en ESTO NO ES UNA REVISTA. Gracias y saludos.

http://estonoesunarevista.com.ar/nro023/miradas.html#miradas03