19 julio 2012

David Lynch - Inland Empire (2006)

Inglès/English | Subs: Castellano
173 min | Xvid 608x336 | 1132 kb/s | 192 kb/s cbr AC3 | 25 fps
699 MB (CD1) y 699 MB (CD2)
La percepción de la realidad de una actriz (Laura Dern) se va distorsionando cada vez más, o tal vez no. 
Creo que un verdadero artista no se define por su esmero a la hora de complacer a quienes acuden a ver su trabajo, ni siquiera a aquellos devotos que alaben su obra. Se define por su lealtad a sí mismo. En ese sentido, me parece dudoso que haya muchos directores, muchos artistas, a la altura de David Lynch. Las, escasas, excepciones podrían ser las de Zhang Yimou, Roman Polanski, Terrence Malick, Alfonso Cuarón, James Cameron, Michael Haneke, Francis Ford Coppola, Hayao Miyazaki, Wong Kar Wai y muy pocos más, verdaderos guardianes de un oficio que ya, a diez años del inicio del siglo, parece al filo de su extinción. Lynch, en la recta final de su carrera, cuatro años después de su irregular ‘Mulholland Drive’, lleva a cabo una verdadera bomba nuclear cinematográfica, la constatación final de que a Lynch le trae sin cuidado las expectativas, y que sólo sabe ser fiel a su propia personalidad.
Porque con su décimo largometraje, el cineasta de Montana se pasa por el forro conceptos tales como la trama, la progresión dramática, la construcción narrativa, el ritmo externo, la planificación visual convencional, el antaño venerado soporte del celuloide, para adentrarse con más tesón e inspiración que nunca en el fango de lo abstracto y lo onirico que tantos llaman de forma equivocada (a mi entender) experimentación, desacostumbrados como estamos a que las imágenes y los sonidos sean empleados de una forma tan libre y poética. Y Lynch se desenvuelve en ese fango con total naturalidad,marcándose un camino formal y unas reglas internas que jamás abandona, llegando a sus últimas consecuencias en su elaboración del cine más personal e inclasificable que quepa imaginar. Tras diez largometrajes y casi treinta años de carrera, Lynch lo consigue de una forma tan bella como extraña.
Aún así, no comparto la percepción habitual acerca de que esta película signifique un laberíntico galimatías sin el menor sentido, aunque sí es cierto que Lynch, en total complicidad con su montadora y productora (y esposa) Mary Sweeney, no tiene el menor interés en contar su historia del modo en que diez mil directores contaron las suyas antes que él, y no va a dar respuestas fáciles. Eso no quiere decir, necesariamente, que el visionado de ‘Inland Empire’ requiera de un manual de instrucciones ni de que el espectador necesite preguntarse a cada minuto qué simboliza cada cosa, o cuál es el enigma de cada secuencia, en lugar de dejarse llevar por el torrente de fascinación visual que propone este gran cineasta en las casi tres horas de metraje de esta película. La historia de una actriz cuyo papel en una película va haciéndose más real que su propia vida es quizá el poema definitivo de Lynch.
Y esa actriz en peligro no podía ser por otra que la maravillosa Laura Dern, que según las propias palabras del director es: “la mejor actriz con la que he trabajado en mi vida”. La cámara digital de Lynch construye una verdadera declaración de amor al talento y la belleza de esta mujer irrepetible, que está portentosa en un papel dificilísimo y es el verdadero corazón y alma de la película, a pesar de que probablemente su personaje no sea más que una proyección imaginaria de otra mujer, cuyos demonios interiores, cuya inseguridad y cuyos celos, inventan un alter-ego de sí misma, como estrategia para vencer a esos demonios. Otros tendrán otra explicación o teoría acerca de lo que nos quiere contar esta película, pero lo importante, creo, es el extremo placer sensorial que provoca la puesta en escena (el único baremo por el que podemos juzgar una obra, según el gran Jose Luis Guarner, con quien estoy completamente de acuerdo) de esta película, en la que obtenemos el aspecto visual y sonoro más elaborado, y no creo exagerar, de los últimos años.
Cuando aparecieron ‘Lost Highway’ o ‘Mulholland Drive’, muchos creyeron que eran incomprensibles, pero viéndolas hoy día no lo parecen tanto. Más bien bastante nítidas. Y creo que a poco que se observe ‘Inland Empire’ (cuyo título, por razones que se me escapan, debería ser escrito según su director todo en mayúsculas…) sin prejuicios y sin la intención de buscarle tres pies al gato, la película se revela de una claridad que desmiente el gusto por lo abigarrado, y se lanza de lleno a complementar (y superar) las oquedades de ‘Mulholland Drive’ proponiendo de nuevo el conflicto de una actriz perdida en un magma de imágenes, pero esta vez creada por otro personaje femenino que, como el Fred Madison de ‘Lost Highway’, está acosada por los celos más irracionales, y busca una salida a una existencia patética. Por ello, ‘Inland Empire’ es una obra maestra colosal, que aúna lo más siniestro y lo más luminoso de toda la obra de Lynch, dándole un nuevo sentido físico y espiritual al mismo tiempo, destruyendo cualquier filtro emocional o estético preexistente que pueda llevar el espectador consigo.
Abandonando para siempre el celuloide que antes defendiera a muerte, Lynch se pasa al digital (con una cámara Sony DSR-PD150, una cámara muy ligera y manejable), que para él, según ha dicho, ha resultado todo un hallazgo, pues con esa cámara, y con ese formato, se siente completamente capaz de hacer lo que le venga en gana. Y así lo hizo, en un rodaje que llevó varios años, y en el que iba improvisando según le inspiraba lo que iba filmando, algo a lo que los actores Laura Dern y Justin Theroux se acostumbraron muy pronto, capaces de estar a la altura del desafío que suponía trabajar con un artista tan impredecible y anárquico como Lynch. De hecho, logró que firmaran con un guión que no estaba completo de manera premeditada, pues Lynch no quería saber a dónde iba, sólo quería filmar qué se le ocurría, estrategia suicida para el grueso de cineastas del mundo, pero de la que Lynch sale vivo con maestría.
Lo hace con la ayuda de Dern, que además de guapísima es capaz de regalar una galería de matices inalcanzable para muchas profesionales, y con una imaginación que convierte estas casi tres horas en un abismo que pasa como un suspiro, en el que cada distorsión de la imagen, cada eco sonoro, cada bruma y cada chirrido tiene una intención psicológica y emocional. Los sonidos creados en esta película podrían ser, creo, de los más elaborados y decisivos en varios años de cine. La importancia que Lynch le da al sonido queda establecida, de una vez y para siempre,especialmente en las imágenes del disco girando (auténtico tótem del filme) o en las transiciones que son como sueños dentro de sueños. Lo que sumado a que probablemente sea un ejemplo de cine anticomercial, pone a Lynch varias galaxias por encima de otros directores que emplean los sueños como arma narrativa quedando como meros escenógrafos, convierten a ‘Inland Empire’ en cine radical no apto para todas las mentes.
Si Lynch ha dicho que no piensa volver a filmar en celuloide, habrá que creerle, porque no suele hablar en falso. Esto significa que el futuro es tan incierto y resbaladizo como cualquiera de sus películas. Con su siguiente proyecto (cuyas particularidades ya nos contó Juan Luis Caviaro) quizá Lynch hable un poco de sí mismo en primera persona, en lugar de fascinarnos con su galería de luctuosos personajes, pero supongo que nunca sabremos de dónde nacen esas sombras, esos espejos infinitos que conforman su cine. Espejos que han hecho posible el cine más asombroso del último tercio del siglo XX, y parte del cine más importante del XXIque a saber si nos trae algún cine importante. (Blog de Cine)
Though Inland Empire's three hours of befuddling abstraction could try the patience of the most devoted David Lynch fan, its aim to reinvigorate the Lynch-ian symbolic order is ambitious, not to mention visually arresting. The director's archetypes recognizable from previous movies once again construct the film's inherent logic, but with a new twist. Sets vibrate between the contemporary and a 1950s alternate universe crammed with dim lamps, long hallways, mysterious doors, sparsely furnished rooms and, this time, a vortex/apartment/sitcom set where rabbit-masked humans dwell, and a Polish town where women are abused and killed. Instead of speaking backwards, mystic soothsayers and criminals speak Polish. Filmed on video, the film's look has the sinister, frightening feel of a Mark Savage film or a bootlegged snuff movie. Constant close-ups, both in and out of focus, make Inland Empire feel as if a stalker covertly filmed it. A straightforward, hokey plot unravels during the first third of Inland Empire to ground the viewer before a dive off the deep end. Actor Nikki Grace (Laura Dern) is cast as Susan Blue, an adulterous white trash Southerner, in a film that mimics too closely her actual life with an overbearingly jealous and dangerous husband. --Trinie Dalton
"El alma de un artista debe ser optimista, con pureza y cierta ingenuidad, como la de un niño." David Lynch

Nuevos enlaces provistos por chicharro

http://www76.zippyshare.com/v/44536427/file.html
http://www19.zippyshare.com/v/98470890/file.html
http://www11.zippyshare.com/v/41220857/file.html
http://www37.zippyshare.com/v/65262659/file.html
http://www71.zippyshare.com/v/99577539/file.html
http://www59.zippyshare.com/v/89274815/file.html
http://www54.zippyshare.com/v/17176959/file.html
http://www15.zippyshare.com/v/95089402/file.html


-o-
David Lynch en Arsenevich
The Straight Story

9 comentarios:

fénix 707 dijo...

Enhorabuena por el blog, que acabo de descubrir y voy a enlazar en el mío recién nacido
http://atmosferacine.wordpress.com/

Estupenda entrada sobre Lynch y una de sus obras más radicales. Yo la vi en la filmoteca y, aún presuponiendo que la gente asistente conocíamos la singularidad de su autor, hubo público que se salió de la sala durante la proyección. Como también presencié la "estampida" mayoritoria de la proyección, hace muchos años, de su debut en el largo, "Cabeza borradora", en una retrospectiva de su obra también en la filmoteca. Claro que entonces triunfaba en televisión "Twin Peaks" y parte del público se debió pensar que iba a ver algo parecido.

Sin duda, alejado de los gustos más comerciales, uno de los cineastas más fieles a sí mismo y de creaciones fascinantes para quienes le seguimos.

chicharro dijo...

Uf! Me dan escalofríos sólo de pensar en volver a verla :) Celebro que un lynch de este tipo esté en arsenevich. No entraba en mis planes, pero creo que no podré resistir la tentación de revisionarla. Muchas gracias!

asier_salvo dijo...

Conocer tu blog me ha hecho muy feliz. Muchisimas gracias!!

saludos :)

saynomoreglass dijo...

Aquí hay un documental interesante sobre la época en que filmaba esta obra maestra (y sí, Lynch sabe de qué habla, siempre):

http://www.youtube.com/watch?v=47Dq23PFPuo

pd: las demás partes se pueden encontrar en el canal del usuario

abrazosss (chicharro, no tengas miedo!! jaja)(bienvenidos fenix,asier!!)

edward fuente dijo...

En Rapidmoviez han colgado "Rabbits", el mediometraje de David Lynch. Se encuentran subtítulos en inglés en la Red y además hablan bastante claro.

chicharro dijo...

Buf, menuda experiencia. La vi en su momento en pantalla grande, en el méliès de barcelona, y creo que éramos realmente pocos en la sala (me parece que no se salió nadie, no obstante, en esa ocasión, supongo que ya sabíamos a lo que íbamos). Lo de rabbits me encanta. También vi el mediometraje y me gustó mucho. A veces parece que es un poco vacío de contenido, lynch, pero en realidad, su "mitología" encierra cosas muy sugerentes. En ésta de lynch, para mí toca el mismo tema que en mulholland drive, y la protagonista no deja de ser una especie de laura palmer de twin peaks, en el fondo. Pero todo aquí es más difuso, lo que quizá le añada encanto. Pero el tema que me sugiere de fondo no deja de ser el mismo y de ser importante, también. Gracias por haberla traído. Un abrazo!

scalisto dijo...

Inland Empire de David Lynch recuperada por chicharro

chicharro dijo...

Mira por dónde ahora dudo de que fuera en el Mèliés donde la vi. Aun así es una gran peli :D

Israel Reséndiz López dijo...

Muchas gracias por la aportación! yo soy un nuevo seguidor de Lynch, me considero nuevo porque solo he visto lo comercial, aun no termino de ver Twin y me encanta! lost highway sigue siendo lo mejor aun para mi..en fin d enuevo gracias..es la oportunidad para conocer más de el :)