13 mayo 2012

Michelangelo Antonioni - Il Deserto Rosso (1964)

Italiano/Italian I Subs: Castellano /English

118 min I Divx 592x320 I 1504 kb/s I 128 kb/s mp3 I 29.97 fps

697 MB (CD1) y 697 MB (CD2) 
Después de sufrir un grave accidente de coche, una mujer comienza a percibir la ciudad en que vive, Rávena, como un desierto tanto en el plano físico como en el de las relaciones personales.
Una de las más bellas piezas de crítica fílmica del siglo XX es el tribu­to del teórico literario Roland Barthes al director italiano Michelangelo Antonioni (1912-2007), compuesto y entregado en 1979 con ocasión del premio especial de la ciudad de Bolonia al cineasta (4). Barthes comienza su carta, Caro Antonioni, haciendo una distinción (vía Nietzsche) entre la figura del sacerdote (“tenemos más que suficientes de ellos”) y la del artista. “Al revés del sacerdote”, escribe, “el artista se asombra y admira. La mirada del artista puede ser crítica, pero no es nunca acusatoria ni resentida”.
Esto puede no ser así en cada artista o cineasta, pero ciertamente es verdad en el artista Antonioni. Barthes alude al famoso diálogo entre él y el joven Jean-Luc Godard. Era 1964, el año de El desierto rojo (II deserto rosso), una obra crucial para el cine contemporáneo en muchos sentidos. Dos años después, su colega italiano Pier Paolo Pasolini usaría este filme como evidencia de la tendencia creciente de un cine de poesía, en el cual el estado de perturbación mental del personaje central ofrece el pretexto para un estado liberado de cine. ¿Qué es lo que realmente importa aquí, el contenido (historia y personajes) o la forma, el juego con la composición, la forma, el color, el ritmo, el sonido? El desierto rojo plantea esta cuestión de una manera frontal, desde que su heroína, Giuliana (Monica Vitti), está perdida en un mundo que es entregado por el cineasta de maneras palpablemente artificiales e irreales: los árboles y la hierba, por ejemplo, son reflejados en colores impactantes, antinaturales. Podría llamarse -en referencia al cine alemán de los 20- expresionista, salvo que Giuliana no es un Doctor Caligari o Nosferatu, y el extraño nuevo mundo a su alre­dedor, que refleja su estado mental, también parece autónomo, desligado de subjetividad personal. Respondiendo a esta inusual mutación del ex­presionismo en el cine, Godard, el estudiante respetuoso, planteó a Antonioni esta proposición: “El drama ya no es psicológico, sino plástico”, a lo cual Antonioni, el maestro radical, respondió: “Es lo mismo”.
Para Barthes, esta conjunción o fusión de la psicología y la plástica corresponde al sentimiento tierno y curioso de Antonioni por el Nue­vo Mundo de los 60, en el que él mismo se sitúa como un observador paciente: “Su aprehensión de esta era no es la del historiador, el político o el moralista, sino la del utopista que quiere percibir el nuevo mundo en detalle, porque quiere ese mundo y quiere ser parte de él. Su vigilancia como artista es una vigilancia amorosa, una vigilancia de deseo”.
Barthes va aun más lejos en este breve pero gran texto: “Es debido a que usted es un artista que su trabajo es receptivo a lo moderno. Muchos ven lo moderno como una bandera de combate contra el viejo mundo y sus valores comprometidos, pero en su caso no es el término estático de una oposición fácil -lo moderno es la dificultad activa de seguir los estra­gos del tiempo, no solo a nivel de la Gran Historia, sino también dentro de esa pequeña historia por la cual se mide la existencia de cada uno de nosotros. Su trabajo, iniciado poco después de la guerra, se ha desa­rrollado paso a paso sobre un doble curso de vigilancia, hacia el mundo contemporáneo y hacia su propio ser”. (...) (Texto de Adrian Martin , tomado de Detour)

Es el desierto rojo la primera película en color de Antonioni. Utilización del color que está más que legitimado y que cumple un papel sustancial en la película. Antonioni usa unos colores saturados, colores que varían la apariencia natural de las cosas. Esta transfiguración de los colores revela esa variación de lo natural realizada por lo humano. Variación que también se da a través de la música electrónica,  a la que Antonioni define como “una especie de transfiguración de los sonidos reales”. El humano es aquel que se ha adentrado en el centro de la naturaleza para hacerla estallar cromáticamente, para hacer brotar de ella colores y materias artificiales, casi irreales, imposibles. La misma presencia del cine como medio de captación de la realidad provoca una “transformación cinemática del mundo audible y visible”.
Por otro lado parecen los colores estar formados por una química sensible a la interioridad humana, ser sensibles a una fenomenología de la interioridad. Estos colores y formas de la modernidad reflejan la vida interior de los individuos que transitan por ella. Colores y formas desnaturalizados, a veces sin vida y a veces cargados de una intensidad radioactiva.
Esa correspondencia del aspecto del mundo con la interioridad lo podemos observar a través de Giuliana, el personaje de Monica Vitti. A Giuliana los frutos, por ejemplo, se le aparecen como sin vida, sin energía. Tienen aspecto de materia muerta y uniforme, entre azul y blanquecina, más parecidos a bubones que a frutas. Todo lo que rodea a Giuliana parece estar enfermo. Criatura inadaptada, arritmia, Giuliana en un personaje situado en medio de un mundo que conspira para eliminarla. Para ella el progreso viene representado por ese barco que llega a puerto llevando una enfermedad infecciosa a bordo. Todo alrededor de Giuliana de deshace se descompone, la deja sin sujeción. Il Deserto Rosso es la historia de una incompatibilidad esencial.
Antonioni parece querer mostrar también un drama de la propia naturaleza. Dice el propio Antonioni “Hay gente que, por su naturaleza, o su construcción moral, tienen que luchar contra el mundo moderno y no pueden adaptarse a él. Asistimos entonces a una especie de proceso de selección natural: aquellos que sobreviven son esos que consiguen mantener el ritmo de la vida moderna, mientras que los otros desaparecen, devorados por sus crisis”.
En el mundo de la técnica los individuos son sometidos a unas influencias que no todos son capaces de soportar. La técnica delinea una evolución del ser humano como especie que deja atrás a aquellas personas que no pueden adaptarse a un medio que varia a una velocidad que no deja de acelerarse. Resto, residuo. Hombres y mujeres separadas del paraíso donde se expandiría su naturaleza, donde su identidad se reconocería a sí misma en las cosas que les rodean (Ese lugar imposible que se representa en el cuento de la niña y la playa a la mitad del film). Estas son las víctimas de la violencia del progreso humano. Víctimas de las ondas que vibran en el espacio alrededor de los radiotelescopios que aparecen en la película. Víctimas de la velocidad, de la energía, del futuro. (...) (Zumurrud)
As Michelangelo Antonioni's first color film, Red Desert continues the director's Italian neorealist examinations of human anxieties induced by industrialization. Made in 1964, the film chronicles a neurotic woman, Giuliana (Monica Vitti), who suffers from loneliness and estrangement from her factory worker husband, Ugo (Carlo Chionetti). While in the opening scenes Giuliana totes around her son, Valerio (Valerio Bartoleschi), a majority of the film focuses not on her role as mother but on her flirtation with Ugo's coworker, Corrado Zeller (Richard Harris). Throughout, human conflict unfolds in front of massive industrial landscapes that depict machinery and pollution to excessive degrees. Giuliana, established as somewhat of an unreliable narrator after she admits existential angst caused by a car accident that was intentional on her part, comes to look like the most sympathetic character by the end, compared to the others' cold distance. At the root of her illness is a woman who "wanted it all," as she says, when really all she wants is some purpose and connection. Shots capturing oily pools, electrical wires blocking the sky, and blaringly loud factory gear reinforce Giuliana's disconnect. Later in the film, one sees the familial repercussions of her inability to get a grasp on love, as little Valerio reenters the story. Even the title, Red Desert, sets up this film as a study in how color can manipulate the viewer's emotions. Each shot, each scene, is so carefully composed that it has an almost eerie staged feel. A wonderfully funny, sexy sequence mid-film, in which Ugo, Giuliana, and Corrado visit a shack populated by bored, sex-crazed girls, lightens what is a rather melancholic portrayal of brewing madness. --Trinie Dalton
"Busco la huella de los sentimientos del hombre, y por supuesto también de la mujer, en un mundo donde estas huellas se han enterrado para acoger sentimientos de conveniencia y apariencia: un mundo en el que los sentimientos se han ‘relacionado públicamente’. Mi trabajo es como una excavación, una investigación arqueológica en el árido material de nuestra época. Así empecé mi primera película, y así sigo haciéndola hoy en día." Michelangelo Antonioni

Nuevos enlaces, gentileza de Ana

Il deserto rosso.part1.rar
http://www42.zippyshare.com/v/3418175/file.html

Il deserto rosso.part2.rar
http://www42.zippyshare.com/v/19194794/file.html

Il deserto rosso.part3.rar
http://www42.zippyshare.com/v/98145295/file.html

Il deserto rosso.part4.rar
http://www42.zippyshare.com/v/31565954/file.html

Il deserto rosso.part5.rar
http://www42.zippyshare.com/v/68678940/file.html

Il deserto rosso.part6.rar
http://www42.zippyshare.com/v/16439943/file.html

Il deserto rosso.part7.rar
http://www42.zippyshare.com/v/37475880/file.html

Il deserto rosso.part8.rar
http://www42.zippyshare.com/v/18107619/file.html

-o-
Michelangelo Antonioni en Arsenevich
La signora senza camelie 
Identificazione di una Donna
L'Eclisse
Professione: Reporter
Blow-Up
La Notte
Gente del Po

6 comentarios:

saynomoreglass dijo...

Links completos!!

Matisse se escribe con dos eses dijo...

Muchas gracias... Hacéis una labor encomiable por el "otro" Cine.
Saludos,
Alberto

Dai Williams dijo...

Grazie, grazie

scalisto dijo...

Il Deserto Rosso de Michelangelo Antonioni recuperada por Ana

sergio gil alonso dijo...

Al descargar y descomprimir solo me aparece el archivo del CD1, he hecho algo mal o es que hay un error?

Un millón de gracias, os sigo desde hace años.

scalisto dijo...

Tal vez no se bajaron los ochos archivos. Zippyshare lleva casi una semana dando fallas con los gestores de descargas. Siempre queda el recurso de bajar los archivos uno a uno desde el sitio Web de Zippy.