04 marzo 2012

Robert Altman - Brewster McCloud (1970)

 Inglès/English I Subs:Castellano
105 min I Xvid 688x288 I 1427 kb/s I 128 kb/s cbr mp3 I 23,97 fps
1,14 GB + 3% de recuperaciòn/recovery
Brewster McCloud es un serio joven que vive en Houston y cuyo sueño es poder volar como los pájaros. Con la ayuda de la dulce Louise, construye un par de alas de tamaño humano, que le permitan realizar su anhelo. Mientras tanto, algunas personas, como el avaro jefe de Brewster, empiezan a aparecer muertas, cubiertas por excrementos de pájaros, por lo que las autoridades llaman a un policía de San Francisco, Frank Shaft, para que investigue.
Robert Altman (1925-2006) es uno de los directores mas personales del cine estadounidense de los ultimos cuarenta años, y más si tenemos en cuenta que se trata de un realizador que nunca ha trabajado al margen de la industria. Pese a ello, ha dotado de un sello personal a todas sus películas, muchas veces caracterizadas por tener una composición coral, con múltiples personajes que interactúan a la vez, y además, moviéndose en géneros cinematográficos muy variados.
Brewster McCloud (título original de El volar es para los pájaros, que hace referencia al nombre del protagonista), es un curioso experimento que llegó tras el gran éxito de su anterior trabajo,M.A.S.H. (1970), y que provocó que fuera incomprendida por muchos, pero es una de mis favoritas de este realizador, y puedo decir que soy de los que valora mucho su trayectoria.
En el fondo, es una fábula sobre el deseo de libertad y de ser diferente. Pero la forma de presentarlo, si ya de por si es atractiva en Altman, resulta aquí fascinante, con la introducción de varios elementos del cine de género, y múltiples situaciones que remiten al fantástico, a las películas de psycho-killers (con la consiguiente investigación policial) o al cómic, tamizado con el habitual humor negro del director.
Brewster McCloud es un joven que vive en una especie de búnkerbajo el Astrodome de Houston. Su idea es ser capaz de volar por si mismo, y para ello está enfrascado en la construcción de unas alas artificiales, las cuales, tras muchos estudios, deben permitirle conseguir su objetivo. (...) (Fan- Cine Fantaterrorìfico)

Aguerrido, avant garde, contestatario, heterodoxo, iconoclasta, inclasificable, innovador, múltiple, rebelde, singular: la lista de epítetos aplicados a Robert Altman (Kansas City, 1925–Los Ángeles, 2006) parece no tener fin. Y no es para menos: de The Delinquents(1957), su debut, a A Prairie Home Companion (2006), su despedida, el director trazó con más aciertos que tropiezos un arco de medio siglo que engloba todos los géneros fílmicos, un logro del que pocos cineastas se pueden jactar. Su tenacidad, su vigor a prueba de balas, queda patente en la lacónica respuesta a un periodista: “¿El retiro? Se refiere a la muerte, ¿verdad?” En efecto: sólo una serie de complicaciones producto del cáncer pudo conseguir que se jubilara el responsable de una cuarentena de largometrajes y un sinnúmero de episodios para series televisivas de los años cincuenta y sesenta como Alfred Hitchcock presentaBroncoPeter GunnMaverick,BonanzaRuta 66 y Combate. Un artista que, pese a haber optado por la residencia angelina, mantuvo siempre un pie –a veces hasta los dos– fuera del sistema hollywoodense, con el que entabló una relación ambigua: “No es que estemos peleados. Ellos venden zapatos y yo hago guantes.”
Aunque varios directores tanto estadounidenses como europeos han querido ponérselos, lo cierto es que esos guantes lucen bien únicamente en manos de su hacedor. Altman creó un estilo que con todo y su diversidad ha dejado huellas firmes, identificables: la superposición de diálogos que transmite la riqueza y el caos del hombre, el vínculo lejano que la cámara establece con los personajes al captarlos a través de ventanas o desde una distancia prudente –como si buscara no entrometerse demasiado en la vida ajena–, el diseño de enormes murales fílmicos que implica armonizar un coro de voces disonantes: “Tener muchos relatos facilita mi trabajo: si algo no funciona, puedo cortar a otra cosa.” Esta inclinación por la narrativa coral, por los cortes que permiten pasar del tapiz colectivo al estambre individual, alcanza su cima en Short Cuts (1993), modelo de boda feliz entre el cine y la literatura que acude a nueve cuentos y un poema en prosa de Raymond Carver para pintar un magnífico fresco no sólo de Los Ángeles sino de la sociedad contemporánea: “Me interesan los acontecimientos, la conducta humana veraz. Tenemos una especie de mapa de ruta que vamos dibujando en el camino.” A diferencia de lo que ocurre con otros directores igualmente ambiciosos, en el vasto mapa altmaniano las rutas genéricas se entrecruzan con habilidad y nos conducen de la comedia melodramática (That Cold Day in the Park, 1969) a la dolorosa parodia bélica (Mash, 1970), del estudio psicológico (Images, 1972) a la sátira punzante (Beyond Therapy, 1987), del noir puro y duro (The Long Goodbye, 1973; The Gingerbread Man, 1998) a la reactivación del western (McCabe and Mrs. Miller, 1971; Buffalo Bill and the Indians, 1976), del musical (Popeye, 1980) a la biopic (Vincent & Theo, 1990). Si lo consultamos con atención, este atlas nos puede guiar por casi todas las bifurcaciones de la cultura de nuestro tiempo: la carrera espacial (Countdown, 1968), la música country (Nashville, 1975), las pugnas familiares (Fool for Love, 1985), las intrigas de Hollywood (The Player, 1992), el mundo de la moda (Prêt-à-Porter, 1994), el jazz (Kansas City, 1996), la fricción entre distintas clases sociales (Gosford Park, 2001), el ballet (The Company, 2003), el declive de la radio clásica (A Prairie Home Companion). Enumerar es fácil; lo difícil, sin duda, es engendrar un corpus que remonte su heterogeneidad gracias a un rigor homogéneo.
     “No puedo imaginar un premio mejor: para mí vale más que sea por toda mi obra y no sólo por un par de cosas”, dijo Robert Altman al recibir el Oscar honorario en febrero de 2006, nueve meses antes de su muerte. La declaración, como era costumbre en el director, tenía doble filo: una última ironía destinada al sistema que lo postuló al máximo galardón en varias ocasiones pero esperó hasta el final para reconocerlo. Lo cual no importa: los guantes altmanianos están garantizados para resistir más que los zapatos hollywoodenses. (Texto de Mauricio Montiel Figueiras, tomado de Letras Libres)
Brewster McCloud is probably an easier film to love than to like. It's definitely not to all tastes, as it is quite the oddity, with an almost stream-of-consciousness style of filmmaking typical of many other films made around the same era. While one of the most forgotten of Robert Altman's films, it does have a cult following among his fans, and even Altman (Gosford Park, The Player) himself supposedly regards it as his personal favorite. While it's hard to know just what to make of it, there's just something inherently endearing in seeing a movie with so many oddball story developments and a crazy sense of atmosphere. Hey, any film features a serial killing guardian angel who has birds crap on her victims before strangling is definitely one that has to be seen in my book.
The titular character is played by Bud Cort (Harold and Maude), a reclusive lad who has made a home for himself in the fallout shelter of the Houston Astrodome. His entire goal in life is to fly, and he has been busy designing wings that will allow him to do just that, using his stolen camera to photograph birds to study their physics. Sally Kellerman (MASH, Back to School) plays his guardian angel of sorts, Louise, looking out for his best interests, even if that involves theft or murder. However, she doesn't approve of Brewster hanging out with a tour guide at the Astrodome, Suzanne, played by Shelley Duvall (Popeye, The Shining) in her motion picture debut. Meanwhile, the cops are after the culprit responsible for a series of strangulations throughout Houston, enlisting the services of one of the top detectives in the country, Frank Shaft (Michael Murphy, Manhattan).
"Es muy raro. Estamos dispuestos a aceptar cualquier cosa, absolutamente cualquier cosa en la vida real. Pero les exigimos orden a nuestras fantasías. En lugar de seguirles el juego y decir, sí, así es, es una fantasía y no tiene sentido. Una vez que uno consigue interpretarla, puede que sea más satisfactoria, pero es menos divertida." Robert Altman
Enlaces:

http://www61.zippyshare.com/v/3KanhTFs/file.html
 http://www3.zippyshare.com/v/haBpY6UM/file.html
 http://www50.zippyshare.com/v/vejKVJru/file.html
 http://www1.zippyshare.com/v/YYyV3kfq/file.html
 http://www42.zippyshare.com/v/9zEWlYdL/file.html
http://www38.zippyshare.com/v/caZRRifd/file.html
 http://www8.zippyshare.com/v/bSsK8jCh/file.html

Las gracias infinitas por la traducciòn de los subtìtulos a Ricardo, impecables y largamente esperados, gracias!!!
-o-
Robert Altman en Arsenevich
The Delinquents (1957)
Brewster McCloud (1970)

5 comentarios:

Galo Nomez dijo...

Se parece al mito de Ícaro

matoute dijo...

Muchas gracias!

chicharro dijo...

Una bonita fábula, nada inocente. Tocando cosas muy serias con humor, como debe ser (para el que tenga talento para ello). Películas así de personales son como un regalo. Bien por Altman! (y por el blog!) Muchas gracias.

saynomoreglass dijo...

Chicharro, abrazote!!

chicharro dijo...

Brewster McCloud (El volar es para los pájaros) de Robert Altman, recuperada