26 enero 2012

Jean-Luc Godard & Anne-Marie Miéville - Liberté et patrie (2002)

 Francès I Subs:Castellano
22 min I Xvid 640x464 I 1659 kb/s I 192 kb/s cbr mp3 I 25 fps
278 MB
Realizado para la Exposición Nacional Suiza de 2002, el filme pretende hacer una reflexión sobre la representación. Para este fin, Godard y y Miéville toman como referente el poema Aimé Pache peintre vaudois de Charles-Ferdinand Ramuz.
En esta obra, encargada por la Expo Suisse 2002, surge la pregunta : ¿qué es la realidad ? ¿Qué es lo que impone su interpretación ? Aquí también tenemos momentos donde la belleza nos deja pasmados. Es como si el cine mismo nos hablase, hermano de todas las otras artes, se entretuviera amablemente con la pintura, la literatura, la música. Por momentos, diríamos que alguien trata de pensar con la retina. “Una forma que piensa”: de hecho, uno tiene constantemente la impresión que Godard incita las formas a pensar. Sin que el intento sea fácil, ni para él ni para sus especatodroes. Pero él se lo permite, ya que el cine, después de todo, hace que el intento sea bastante más fácil. (Art- Action)
En los años setenta del siglo pasado, muchos artistas se rebelaron contra la pintura y el formalismo imperante e introdujeron nuevos aspectos, como la dimensión teatral de la obra de arte y la relación entre el público y el objeto. El resultado fueron instalaciones en vez de pinturas, ambientes en lugar de esculturas, y performances donde antes había imágenes. De forma paradójica, los principios de la pintura se aplicaron al cine, dotándolo de un potencial revolucionario. Algunos artistas se desembarazaron de la narración y la causalidad del cine tradicional e investigaron las posibilidades concretas que ofrecía la propia imagen en movimiento.
Jean Baudrillard publicó en 1981 Simulacros y simulación, donde el concepto de real se convierte en tema fundamental del debate social y del discurso filosófico. La historia del arte no podía pasar por alto el hecho de que cada vez pasamos más tiempo ante la pantalla, donde real y escenificado, así como verdad y simulación se entremezclan una y otra vez. En manos de los artistas contemporáneos, la veracidad de la imagen fotográfica o videográfica se diluye, pues ésta deja de ser una huella de la realidad y se convierte en símbolo. Así lo ponen de relieve obras como Immergence (2004), de Ailbhe Ni Bhriain, o Seeing Is Believing (2001), de Ellen Harvey, que confrontan dos espacios de representación aparentemente opuestos, la pintura y la fotografía, pero en definitiva equivalentes.
La historia del arte está presente en documentales como Dutch Light (2003), de Pieter-Rim de Kroon, un bellísimo ensayo filosófico y estético sobre la luz en la pintura; y Souls of Naples (2005), de Vicent Monnikendam, que toma Las siete obras de misericordia de Caravaggio como punto de partida y referencia visual de la película. Un modèle pour Matisse (2003), de Barbara F. Freed, desvela el proceso creativo de Matisse en la capilla del Rosario y su relación con la hermana Jacques-Marie.
Con relación a la reinterpretación subjetiva de los acontecimientos, en Liberté et Patrie (2002), de Jean-Luc Godard, se nos muestran sus cuadros, paisajes, sonidos y lugares favoritos. (...) (Arteinformado)
 [...]-¿Para usted no hay diferencia de status entre esas imágenes anónimas de los gatos que circulan por Internet y los planos de El gran combate de John Ford que usted también utiliza en Film Socialisme?
Jean-Luc Godard -No veo por qué hay que hacer una diferencia. Si tuviera que responder legalmente por la apropiación de esas imágenes, contrataría a dos abogados para que actuaran de formas distintas. Uno defendería el derecho de cita, que apenas existe en el cine. En literatura se puede citar extensamente. En el libro sobre Henry Miller que escribió Norman Mailer hay un 80% de Miller y un 20% de Mailer. En la ciencia, ningún científico paga derechos por utilizar la fórmula elaborada por un colega. Esto es un derecho asumido que en el cine, sin embargo, no existe. El derecho de autor realmente no tiene razón de ser. Yo no tengo derechos. Al contrario, tengo deberes. Por tanto, en mi película hay otro tipo de préstamos, no citas, simplemente extractos. Como una inyección que recoge una muestra de sangre para ser analizada. Este sería el argumento de mi segundo abogado. Él defendería, por ejemplo, el plano de las trapecistas tomado de Les Plages d'Agnès. Ese plano no es una cita. Yo no cito el filme de Agnès Varda: me beneficio de su trabajo. Es un extracto que yo cojo, que incorporo en un momento muy concreto como ocurrencia que simboliza la paz entre Israel y Palestina. Este plano, yo no lo he pagado. Y si Agnès me pide dinero, estimo que deberíamos pagarle una cantidad justa. Es decir, una cantidad proporcional al presupuesto de mi película, al número de espectadores a los que llega... [...] 
[...] -El “socialismo” del filme tiene que ver precisamente con violentar la idea de propiedad, empezando por la de las obras...
-No debería haber propiedad sobre las obras. Beaumarchais sólo quería beneficiarse de una parte de la recaudación de Las bodas de Fígaro. Él podía decir: “Fígaro lo he escrito yo”. Pero no creo que hubiera dicho: “Fígaro soy yo”. Este sentimiento de propiedad de la obra no apareció hasta más tarde. [...] (Entrevista completa aquí: http://www.elcultural.es/version_papel/CINE/28261/Jaen-Luc_Godard)

Nuevos enlaces, gracias a chicharro

http://www11.zippyshare.com/v/40731116/file.html
http://www28.zippyshare.com/v/93885326/file.html

-o-
God en Arsenevich

À Bout de Souffle
Bande à part
Une femme mariée
Pierrot Le Fou 
Deux Ou Trois Choses Que Je Sais D'elle
Made in U.S.A.
Lettre à Freddy Buache
Alphaville, une étrange aventure de Lemmy Caution
Passion
JLG/JLG - autoportrait de décembre
Letter to Jane
Éloge de l'amour 
Une femme est une femme
Film Socialisme
Weekend
Je vous salue Sarajevo
Sauve qui peut (la vie) 

6 comentarios:

Zúñiga dijo...

Excelente entrada. Hace ya mucho tiempo que visito esta maravilla de blog que un buen día tuve la suerte de encontrar y que preservo como la más preciada de mis joyas. Estoy ansioso por completar la descarga para empezar a verla, así como acercarme a esas otras cintas que mencionas (Inmergence, Dutch Light..) y a ese libro de Baudrillard. (Claro que conozcía las obras sobre cine de Deleuze, Stanley Cavel, Bazin, y otros más contemporáneos como Nöel Carrol, Daniel Frampton, Felicity Colman...).

Lo dicho: Seguiré atento a las propuestas que aparezcan en esta dirección, dado que estoy preparando un trabajo sobre Cine y Filosofía. Gracias por la aportación de hoy, que fue la que motivó que finalmente saliera de mi anonimato. ;)

saynomoreglass dijo...

Abrazo Zuñiga!!

chicharro dijo...

Muchas gracias por continuar trayendo Godards-Miévilles's. Aunque no acabe de entender completamente sus pelis (alguien puede?), son de lo más inspirador y sugerente. Bajando ésta para verla en un futuro indefinido. Un abrazo!

saynomoreglass dijo...

Jaja, pero sì se entienden, chicharro, quiero decir despuès de destruirnos esa idea tan estereotipada de sòlo entender- entender,(a mì tb me provocan un montòn de cosas), abrazo!!

chicharro dijo...

Después de verla digo lo mismo, y te doy la razón, say. Este Godard (&Miéville) de la última época tiene un gran no sé qué. Como a Zúñiga, me gustaría acercarme a esas referencias citadas. Pero es todo tan inabarcable... Petit à petit. En cualquier caso, tras ver las histoire(s), la estética de estas otras pelis suyas me hace sentir como en casa. El universo godardiano ya se ha adueñado un poco de mí. Gracias y un abrazo!

scalisto dijo...

Liberté et patrie de Godard y Miéville repuesta por chicharro