05 enero 2012

Georges Franju - Hôtel des Invalides (1952)

Francès/French I Subs:Castellano/English/Italiano (Incrustados)
22 min I Divx 512x384 I 1193 kb/s I 96 kb/s cbr mp3 I 25 fps
207 MB
Un recorrido por el Hôtel des Invalides, y más concretamente por el Museo del Ejército y la Capilla de San Luis. De la armadura de Francisco I y el avión de Guynemer, a las tumbas de Napoleón y del Mariscal Foch. Pero este no es un recorrido convencional, es más bien una escalofriante visita guiada por Georges Franju y narrada por Michel Simon que enfatiza –a veces a través de un humor mordaz– no la gloria sino el absurdo de la guerra y sus trágicas consecuencias.
(...) La obra documental de Franju, presentada bajo muy diversos aspectos, trasciende siempre los estilos que en un principio parece abordar: el reportaje, como enNavigation marchande (1954) o Le Théâtre National Populaire (1956); el travelogue y/o el film turístico ―En Passant par la Lorraine (1950), Sur le pont d’Avignon (1956), Notre Dame, Cathédrale de Paris (1957)―; o las diferentes posibilidades del documental biográfico: de las meditaciones biográficas (más o menos hibridadas con técnicas de ficción), como Le Grand Méliès (1952) yMonsieur et Madame Curie (1956), a entrevistas filmadas como Rencontre avec Fantômas (1966; rodada para la televisión (4)), dedicada a Marcel Allain, creador junto a Pierre Souvestre de Fantômas, una de las lecturas de cabecera del cineasta bretón.

Sin emargo, la obra de Georges Franju no debe de ser pensada en términos de una ruptura: el documentalista vs el cineasta de ficción. Ambos roles aparecen interconectados por numerosos elementos temáticos, conceptuales, iconográficos, estilísticos. Veamos algunos ejemplos. En Monsieur et Madame Curie y sobre todo en Le Grand Méliès conviven escenas representadas por actores (evocaciones, reconstrucciones dramáticas) con aquellas otras de estricta vocación documental, dando como resultado un todo inusualmente armónico. Películas como La Tête contre les murs (1958) y Ojos sin rostro (Les Yeux sans visage, 1959) no son más que el resultado visible de una estética y de una ética personales de las que sus cortometrajes habían marcado una lenta y fecunda elaboración. En esta última, uno de sus films de ficción más célebres, reaparecen destellos del Franju documentalista: a través del uso de fotos fijas vemos el resultado fallido de los experimentos del Dr. Genessier (Pierre Brasseur) para devolverle el rostro a su hija (Edith Scob). El mismo Franju expresó en numerosas ocasiones una de sus mayores creencias cinematográficas: “Todo el cine es documental” Le Sang des bêtes y Hôtel des Invalides fueron las primeras manifestaciones significativas de la “forma-meditación”. Ambos films han sido analizados exhaustivamente en tantas ocasiones que apenas me detendré en ellos en beneficio de otras realizaciones menos conocidas del autor de Judex (Judex, 1963). El orden a partir del cual Franju estructura sus documentales es esencialmente poético y se apoya decisivamente en la imagen (a pesar de que utilize de manera recurrente el comentario en off, éste siempre queda en un segundo plano). Basadas en yuxtaposiciones, más que en un discurso explícito que articule un punto de vista o en un simbolismo unívoco, las películas de Franju a menudo pueden resultar ambiguas. En contra de los films “de mensaje”, sus conclusiones quedan libres a un espectador que, a partir de las imágenes a menudo pertubadoras a las que ha sido sometido, puede realizar inferencias no menos inquietantes. Esta ambigüedad, de la que se hacen eco numerosos autores, ha planteado un interrogante tenaz: ¿es Franju realmente un cineasta político? Es evidente que películas como Le Sang des bêtes y Hôtel des Invalides, pero también En Passant par la Lorraine y Poussières, le granjearon una firme reputación de documentalista social. Pero más allá de ésta, la forma de esas películas, su dialéctica yuxtapositiva, es un elemento en sí mismo nítidamente ideológico. Por ello, siguiendo la célebre máxima godardiana podemos afirmar que los films de Franju más que films políticos son “films hechos políticamente”. Tomemos el ejemplo de Hôtel des Invalides. Por su temática, un reportaje dedicado al Museo de la Guerra (de hecho comisionado y distribuido por el Ministerio de la Guerra), podríamos considerarlo un film de propaganda patriótica. Sin embargo, bastan unos pocos minutos de visionado para cambiar radicalmente esta opinión. La fuerza dialéctica de sus imágenes, que combina la sutileza de En Passant par la Lorraine con la violencia acusadora de Le Sang des bêtes, subraya siempre la intención del autor. Así, una panorámica comienza con la desfiguración inhumana del rostro de un herido de guerra para terminar mostrándonos la pléyade de condecoraciones en su pechera. Todo el horror y el absurdo de la guerra surgen de esta confrontación. Como indicó Javier Sagastizábal ―pionero de los estudios sobre el cineasta en nuestro país―, Franju se apoya en los elementos contrapuntísticos a lo largo de todo el film. En otro momento, la cámara recorre uno de los patios del edificio pasando de una estatuta de Napoleón Bonaparte a un veterano, en estado casi vegetativo, paseado en silla de ruedas por una enfermera. El comentario en off («La leyenda tienes sus héroes. La guerra tiene sus víctimas») resuelve todo equívoco posible. Desde luego hay que considerar esa ambigüedad como un elemento propio del discurso del cineasta, pero no como algo reversible o indeterminado, como un intento de escamotearnos su toma de posición frente a la realidad, ya que considero que el sentido último de sus films resulta bastante evidente en todos los casos: la denuncia de los brutales métodos utilizados en los mataderos en Le Sang des bêtes, la diatriba contra la guerra en Hôtel des Invalides, la demostración de la falta de seguridad laboral enPoussières y En Passant par la Lorraine(Texto de Santiago Rubín de Celís, tomado de Blogs & Docs)
Commissioned by the French Ministry of Defense as an advertisement for the military, Hôtel des invalides is Franju’s cunning and subversive portrait of the Army Museum located within the titular gold-domed palace in Paris. Employing what was to become his signature blend of lyricism and horror, Franju deceptively deploys his anti-militarist views into an indictment against the idealization of war, swiftly subverting the pretext of the film. His iconoclastic and ironic approach was deemed a sacrilege and the film was temporary banned. Voiced by veteran actor Michel Simon, the film uses a music score by Maurice Jarre to underline the tragic contradictions haunting the Hôtel des invalides, where guns and glory accompany ‘eyes without a face.’ “[W]hat is probably not only his finest film, but by what may well be the greatest film made in France since the end of the war, bar none” (Cynthia Grenier, Sight and Sound).Franju's third film commissioned by the French government, Hôtel des Invalides (1951), was a look at life inside a veterans' hospital. The film was commissioned as a tribute to the hospital and the War Museum, but Franju turned it into a film against the glorification of militarism. Franju later said that Hôtel des Invalides was his favorite of his three "slaughter" films.
“El ojo del cineasta debe tener muy largo alcance, es decir, ver lejos y en profundidad, ver en el interior del objeto.” Georges Franju
Invalides.part1.rar
http://www30.zippyshare.com/v/1bLAG7g5/file.html

Invalides.part2.rar
http://www30.zippyshare.com/v/FHziLGhI/file.html

-o-
Georges Franju en Arsenevich

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Colosal honor que mi humildísimo nombre aparezca en tan mayúsculo blog. Gracias por ello y, sobre todo, por vuestra hermosa e inagotable labor.

Que la llama no se les apague nunca...

Gorchakov

saynomoreglass dijo...

Gorchakov, el honor es nuestro, muchas gracias por el trabajo de los subs. Y no, la llama no se apagarà, si algo aprendimos de Andrei la llama seguirà intacta.

Anónimo dijo...

Gracias por esta maravilla!