02 diciembre 2011

Lloyd Bacon - 42nd Street (1933)

Calle 42
DVDRip | English | Subtítulos: English, castellano, FR, PT (.srt)
640x480 (4:3) b/n 1815 kbps | 85 min | 25.0 fps | mp3 128 kbps
1.25Gb + 3%

http://www.imdb.com/title/tt0024034/

42nd Street is the classic, fast-paced, backstage movie musical - a refreshing film that changed the film musical forever and saved Warner Bros. studios from bankruptcy, helping it grow into a major studio. Set during the Depression and about the Depression, this film is considered the backstage musical par excellence, the grand-daddy of them all. It was based on the 'putting-on-a-show' tradition stemming from MGM's first sound film, The Broadway Melody (1929), another "backstage musical.
"Its skillful direction was provided by Lloyd Bacon, with a funny, often sardonic screenplay by Rian James and James Seymour, and the film was nominated for Best Picture. The film succeeded by mixing veteran stars (George Brent, Warner Baxter and Bebe Daniels) with virtual new-comers (Ginger Rogers, Dick Powell and Ruby Keeler), and exotic chorus girls in abundance.
42nd Street was the first of three landmark musical films released in 1933 by Warner Bros. to revitalize the musical film genre (the other two films were Gold Diggers of 1933 (1933) and Footlight Parade (1933)). In contrast to the fantasy, escapist romantic dance musicals of Fred Astaire and Ginger Rogers that also began in the same year (Flying Down to Rio (1933)), this film was an unglamorized look at the tough realities of backstage life behind the footlights. The urban milieu of the film is filled with crisp, slangy, bitter dialogue and wisecracks, street-wise characters, topical references, desperately-striving chorines, dancers, and crew, and down-and-out references to the Depression.
As well as being one of the most commercially-successful films of its time, it was also the first major work of Busby Berkeley, a tremendously talented choreographer, whose direction of voyeuristic, surrealistic production numbers is illustrated in extravagant, musical numbers, giant kaleidoscopes of imagery, dancing girls forming abstract designs and patterns, and innovative camera images. He was particularly known for his overhead shots, freely-moving camera (dollies and pans), and for creating numbers especially-made for films that went far beyond conventional boundaries.
Calle 42 es el clásico musical vertiginoso tras bambalinas, un film renovador que cambió el género para siempre y salvó a la Warner de la quiebra, contribuyendo a convertirla en uno de los cinco estudios más importantes. Ambientado durante la Gran Depresión y abordando ese tema, este film es considerado el musical de bambalinas por excelencia, el antepasado de todos ellos. Estrenado en 1933, Calle 42 continuaba aquella tradición del espectáculo dentro del espectáculo que se iniciara con el primer film sonoro de la MGM, La melodía de Broadway.
La dirección le fue encargada al hábil Lloyd Bacon, que trabajó sobre un gracioso y a menudo sardónico guión de Rian James y James Seymour. El film, que fue nominado para el premio de la Academia, mezcló con éxito a estrellas veteranas (George Brent, Warner Baxter y Bebe Daniels) con virtuales recién llegados (Ginger Rogers, Dick Powell y Ruby Keeler), e ignotas coristas en abundancia.
Calle 42 es el primero de los tres musicales canónicos estrenados por la Warner en 1933 para revitalizar el género (los otros dos son Gold Diggers of 1933 y Footlight Parade). En contraste con los escapistas musicales románticos con danza de Fred Astaire y Ginger Rogers que también empiezan en el mismo año con Volando a Rio, Calle 42 lanzaba una mirada descarnada a las duras realidades de la producción teatral. El medio urbano del film está lleno de diálogos amargos, y de lenguaje cotidiano, retruécanos, personajes comunes, alusiones al mundo exterior, coristas desesperadas por ganarse la vida, bailarines y técnicos, y directas referencias a la Gran Depresión.
Además de ser uno de los films más exitosos de su época, Calle 42 también fue la primera gran obra de Busby Berkeley, un coreógrafo de inmenso talento, cuya dirección voyeurista-surrealista se ilustra en números musicales extravagantes, caleidoscopios gigantescos con bailarinas formando patrones y diseños abstractos, y una cámara en total libertad (grúas y panorámicas), elementos todos que, ideados especialmente para el medio cinematográfico, hacían tabla rasa con las normas establecidas de la época.
Tim Dirks, Filmsite.org
 
 
42ème Rue est en 1932 le précurseur de tous les films à venir contant la mise en place d’un spectacle, et le premier film musical dont Busby Berkeley s’occupa de la chorégraphie. C'est Darryl F. Zanuck qui, enthousiasmé par les dessins de Berkeley pour le film, lui donna carte blanche déclarant « Donnez à Berkeley tout ce qu'il veut comme décors, accessoires et costumes. Il doit pouvoir avoir tout ce qu'il exige. » Le cinéaste-chorégraphe avouera quelques années plus tard : « Cette preuve de confiance de Zanuck fut le tournant de ma carrière. » Il deviendra ainsi le pilier des comédies musicales Warner des années 30 avant de se diriger vers la MGM où il continuera à signer de véritables petites merveilles, telles For Me and my Gal ou Take Me out to the Ballgame. Mais Busby Berkeley a beau être un génie, il ne faudrait cependant pas qu'il nous fasse oublier ici les qualités réelles de la mise en scène très rythmée de Lloyd Bacon et le superbe scénario qui ne lui doivent rien surtout que les numéros musicaux réalisés par le chorégraphe, aussi magnifiques et modernes soient-ils, n'occupent que le dernier quart d'heure du film. 42ème rue a aussi bénéficié du fait que la censure n’eut encore pas pignon sur rue au début de la décennie, le code Hayes n’étant encore pas de ce monde ; résultat, une liberté de ton étonnante et un érotisme de bon aloi. Sinon, quel rythme, quelle santé, quelle vivacité de tous les instants ! Et surtout un style Warner (aussi bien esthétique que scénaristique) à l'opposé des musicaux de la RKO de la même époque (aussi différents par exemple que le western américain et italien), réalisme et drame étant de la partie dans ce 42nd Street, le final voyant un Warner Baxter absolument génial (tout comme ses partenaires) repartir seul après la première de son spectacle, ne récoltant aucune des palmes du succès alors qu'il en est le principal instigateur. Une petite perle qui pourra donc plaire même à ceux que les films de Fred Astaire et Ginger Rogers rebutent et qui, même si elle reste insurpassable, sera suivie de bien d’autres comme Gold Diggers of 1933, Footlight Parade, Dames... 
Calle 42 es el precursor de 1932 de todos los films futuros que contarían la puesta a punto de un espectáculo, y el primer film musical cuya coreografía fue obra de Busby Berkeley. Fue Zanuck el que, entusiasmado por los dibujos de Berkeley para el film le dio carta blanca, declarando: "Denle todo lo que pida, ya sean decorados, accesorios o vestuario." El cineasta-coreógrafo reconocería algunos años más tarde: "Esa prueba de confianza de Zanuck constituyó un punto de inflexión en mi carrera." Se convertirá así en el pilar de los musicales de la Warner de los años 30, antes de pasar a la Metro, donde continuaría firmando verdaderas pequeñas maravillas, tales como For Me and My Gal, o Take Me Out to the Ballgame. Pero por más que Busby Berkeley fuera un genio, no hay que pasar por alto aquí las virtudes y el ritmo de la puesta en escena de Lloyd Bacon y un soberbio guión, elementos que nada le deben al coreógrafo: por modernos y magníficos que sean sus números musicales, sólo ocupan el último cuarto de hora del film. Calle 42 se benefició también del hecho de que la censura no estaba totalmente instalada a comienzos de la década -el Código Hayes no existía aún-, de ahí su libertad sorprendente y su erotismo de ley. 
Eric Maurel, TVClassik
Resubido dvdrip de Bribobmac (KG), de mejor calidad que el anterior, al que correspondían las capturas publicadas.

42nd Street.part1.rar
http://www94.zippyshare.com/v/t3doniQU/file.html

42nd Street.part2.rar
http://www94.zippyshare.com/v/0gKFQcT0/file.html

42nd Street.part3.rar
http://www94.zippyshare.com/v/C7KvKOBC/file.html

42nd Street.part4.rar
http://www94.zippyshare.com/v/gz0fhNFI/file.html

42nd Street.part5.rar
http://www94.zippyshare.com/v/DO0WFWCi/file.html

42nd Street.part6.rar
http://www94.zippyshare.com/v/uGL7ZPyL/file.html
 

5 comentarios:

chicharro dijo...

Verdadera casualidad. Hoy mismo estaba pensando que qué bueno sería que pusierais un musical y precisamente pensaba en Busby Berkeley. La industria del cine de esos años me parece apasionante. Cuántos talentos y cuántas frustraciones. Y la gran depresión y esos decorados y las grúas de cámara.
Ahora acabo de ver sin novedad en el frente, y se me plantea la pregunta que ante las situaciones difíciles como la depresión económica o la guerra o posguerra, qué lugar tiene el realismo descarnado y en contraste, los musicales de esos años, tan soñadores y evasivos. Sin novedad en el frente es una maravillosa peli antibelicista, pero... en el fondo, tal vez la vía del musical sea la más acertada, si es que debemos elegir una cosa u otra.
Bueno, mientras voy madurando este punto, a ver si voy descargando esta calle 42, que no sabía ni que existía (me pasa a menudo en este blog), porque la verdad es que tiene buena pinta.
Muchas gracias.

chicharro dijo...

Realmente, hay algo fantástico que tienen los musicales, que seguramente se relaciona para mí con esa megalomanía visual. Cuando miro también ophuls, o minnelli, con esos movimientos de cámara, o también mizoguchi y su sentido de composición teniendo en cuenta el movimiento, la sensación de bienestar estético que se obtiene es algo muy especial. Y luego esa naturalidad para hablar de las bambalinas o, por decirlo de otro modo, del cine dentro del cine, que es tan interesante, porque además, ahí está toda la fastuosidad de las superproducciones y de la industria de hollywood en su mejor sentido. El calor y sudor del trabajo humano se nota que impregna cada grano del fotograma. Y estas pelis de la depresión de los 30 son fantásticas. Seguro que un historiador o sociólogo del cine puede disfrutar un montón con esa época. Gracias y un abrazo!

matoute dijo...

Me gustó mucho, y eso que siempre odié los musicales. Lo único flojito a mi entender fue la actuación de Warner Baxter. Los ensayos están geniales, mucho mejor que en obras más modernas y con mayor presupuesto.
Gracias!

tribu dijo...

Vuelta a subir la Calle 42.

Yo soy el Javi dijo...

Estupendo blog. Muchas gracias por todas las películas que compartes.
¿Podría pedirte que repusieras los enlaces de "42nd Street"?.
Gracias anticipadas.