13 noviembre 2011

Lewis Milestone - All Quiet on the Western Front (1930)

Inglès/English | Subs:Castellano
131 min | Xvid 512x384 | 1411 kb/s | 80 kb/s mp3 | 23.97 fps
1,36 GB + 3% de recuperación rar
Mítica película antibélica que plasma los sentimientos, sensaciones y desilusiones de un grupo de jóvenes estudiantes que son enviados al frente en la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Es una adaptación de la novela homónima del escritor alemán Erich María Remarque. Su estreno provocó enfrentamientos entre nazis y comunistas.
Apenas dos años después de que la novela de Remarque apareciera en las librerías, una gran superproducción dirigida por Milestone se estrenaba en las pantallas y se convertía muy probablemente en la película antimilitarista más famosa de la historia del cine, lugar que únicamente Senderos de gloria (Paths of Glory 1957), la excelente película de Kubrick —también sobre la primera guerra mundial y realizada 28 años más tarde— pudo disputarle luego.
Por una vez, al éxito crítico y de prestigio se unió un éxito económico tal, que el Oscar hubo de recaer sobre un film que cometía el sacrilegio de poner en duda conceptos tan absolutamente capitales en la construcción de una sociedad capitalista como patriotismo, militarismo, honor, cobardía, etc., etc. Naturalmente había una excusa que permitía que semejante película pudiera ser llevada a cabo. Aunque la primera novela de Erich Paul Kramer era autobiográfica, resultaba claro que el novelista —que cambió su apellido por el de Remarque en lo que se refiere a su quehacer artístico— no se refería exclusivamente a la juventud alemana que acabó siendo masacrada en la primera guerra mundial, sino que generalizaba a las juventudes de todos los países y a todas las guerras. Que los hechos que se relataban transcurrieran casi una quincena de años antes se explica porque el escritor alemán —más tarde nacionalizado americano— estaba comprobando que se iba a volver a producir en su país una situación semejante a la que había concluido con la aniquilación de toda su generación, y decidió que debía intentar hacer algo para evitarlo.
Sería injusto no señalar la importancia de la contribución del escritor Maxwell Anderson al resultado final en este su primer y afortunado trabajo cinematográfico como guionista.
A los pocos instantes de comenzar la película, Milestone da prueba de su extraordinaria calidad uniendo en un mismo plano —a través de un larguísimo y perfectamente conseguido movimiento de grúa— el desfile de los voluntarios en la calle, el reparto de la correspondencia por parte del cartero y las terribles y demagógicas palabras del maestro en la escuela que prácticamente obligan a que toda la clase se aliste para ir a luchar. La extraordinaria fuerza del film —cuya estructura se asemeja en gran medida a la de La chaqueta metálica (Full Metal Jacket, 1987) de Kubrick— reside en que se nos muestra con total claridad el itinerario que siguen los entusiastas estudiantes desde que se alistan hasta que se integran con el resto de las tropas en el campo de batalla. La primera salida se supone que es pura rutina, únicamente para colocar una alambrada. Pero la muerte de Behm, que se ha quedado ciego como consecuencia del bombardeo, nos hace temer que muy probablemente el destino de esos muchachos va a ser muy diferente de aquel tan glorioso que les auguraba el profesor de la escuela.
Como excelente película sin concesiones que es, Milestone también omite el tradicional romance amoroso. La única película que podía ser comparable a Sin novedad en el frente era El gran desfile de King Vidor, pero allí la historia de amor es absolutamente fundamental en el desarrollo de la historia. Sin embargo en la película de Milestone sólo aparecen mujeres de forma anecdótica. Son francesas y si al inicio se muestran reacias a intimar con los muchachos del ejercito invasor, en el momento en que les muestran la comida están dispuestas a hacer lo que sea preciso para olvidar el hambre por algún tiempo. Pero, además, la película de Milestone, está realizada en 1930, cuando el inicio del cine sonoro había conducido a que la evolución producida durante el cine mudo, no sólo se había detenido, sino que había conducido a una notable involución. Como consecuencia del sonido directo las cámaras se habían blindado, habían aumentado notablemente su tamaño y peso y eran muy difíciles de mover. Frente a esa tendencia mayoritaria hacia el retorno al teatro filmado, Sin novedad en el frente es un film extraordinariamente dinámico, repleto de excelentes movimientos de cámara, desde grúas como ésa a la que me he referido al inicio de este comentario, hasta los travelling laterales con los que Milestone gustaba describir lo acontecido en el campo de batalla y que Kubrick convertiría en una de sus más conocidas figuras de estilo. Esto quiere decir que, además de la gran cantidad de tabúes que rompe, estamos ante una gran película como consecuencia de la manera de narrar de Milestone. La forma en que describe el encuentro entre Paul y Suzanne —en cuya concepción imagino que la existencia de la censura tuvo su importancia—, la manera elegida por el director para que tanto Albert, como el espectador —y ambos a la vez— se den cuenta de que le ha sido amputada una pierna, demuestran la sabiduría cinematográfica de Milestone y dan prueba de lo injusto que es su olvido actual.
El final de la película (Milestone se permite el lujo de acabar el film con una especie de gesto poético, con la muerte de Paul cuando intenta atrapar una mariposa), ha sido muy discutido. Yo mismo he escrito que lo considero contradictorio, puesto que si por un lado resaltaba el sin sentido —uno más, y una vez más— de su muerte, por otro, el tratar de insuflar grandeza y poesía a su muerte iba en contra de los planteamientos generales del film.
Tras haber visto algunas veces más el film ya no estoy tan seguro de poder seguir defendiendo tajantemente esa opinión. Mantengo mi objeción fundamental, pero ahora me parece mas teórica que real. Efectivamente aislada, esa escena iría contra el espíritu del film, pero integrada en el conjunto no estoy nada seguro de que no contribuya a concederle más fuerza, ya que reitera los mismos planteamientos por caminos distintos. De hecho, el que rodara ese final en contra de la opinión del estudio y únicamente con la ayuda de Arthur Ederson, su director de fotografía, y contando con los faros de un coche por toda iluminación es un indicio —aunque sólo un indicio— de que quizá Milestone tenía razón. (Texto de Antonio Castro, tomado de Miradas de Cine)
Released in 1930, All Quiet on the Western Front has been eternally recognized as a landmark movie. The message it portrays and the story it tells is a history lesson in itself, and has been credited by many directors in their own subsequent work. We see reminders of it in Saving Private Ryan, Full Metal Jacket, Platoon and Paths of Glory. It was also technically praised in its time for its tracking shots and early use of sound.
The movie is directed by Lewis Milestone whose résumé includes Mutiny on the Bounty, Of Mice and Men, Ocean’s Eleven, Les Misérables and his Oscar winner Two Arabian Knights. The real credit for the movie however, must go to Erich Marie Remarque who wrote the novel that is still read in high schools today. Remarque was a First World War soldier himself, and in many ways the story of protagonist Paul Bäumer is his own memoir.
For the most part, the movie is a visual retelling of the original novel. There are two major differences. Firstly, the novel tells the story entirely through the eyes of Bäumer, whereas in the movie we don’t really identify a central figure for the first hour. Secondly, while the novel starts in the middle of the war and tells the story through a series of flashbacks, the movie runs chronologically. I found this a little irritating at first, until I learned that many of the important moments would not be omitted. There are still a few minor omissions, but where the movie flourishes is through the visually graphic and horrific battle scenes. The graphic illustration may be commonplace today, but were quite a surprise when you consider the movie’s era. One scene depicts a body being blown apart, leaving nothing but a pair of hands clinging to barbed wire. This movie did escape the “Production Code” which was not strictly enforced until 1934.
Este relato no es una acusación ni una confesión, ni mucho menos una aventura, ya que la muerte no es ninguna aventura para quienes se enfrentan a ella cara a cara. Sencillamente intenta hablar sobre una generación de hombres a quienes, a pesar de haber escapado a las bombas, la guerra destruyó.”
QuietWeternFront.part1.rar
http://www5.zippyshare.com/v/ZGUE4ZDn/file.html
 
QuietWeternFront.part2.rar
http://www5.zippyshare.com/v/8re92YnQ/file.html
 
QuietWeternFront.part3.rar
http://www5.zippyshare.com/v/htZVmPtL/file.html
 
QuietWeternFront.part4.rar
http://www5.zippyshare.com/v/1yU0j5TW/file.html
 
QuietWeternFront.part5.rar
http://www5.zippyshare.com/v/PMmROLiw/file.html
 
QuietWeternFront.part6.rar
http://www5.zippyshare.com/v/pdBHnVWI/file.html
 
QuietWeternFront.part7.rar
http://www5.zippyshare.com/v/C0H29qFu/file.html

8 comentarios:

Anónimo dijo...

La he bajado pero no sé cómo abrirla. No son archivos comprimidos, y si se les adjudica terminación "avi" necesitan numerarse como archivos distintos, con lo cual se convierten en siete cortos que no reconocen los subtítulos ¿Alguna orientación?
Gracias

Anónimo dijo...

Usa 7-Zip para juntar y descomprimir al mismo tiempo.

maximogorki dijo...

Tienes que usar el HJSplit...
Está cortada con ese programita. Cuando encuentres .avi.001, avi.002 etc es porque cortaron el archivo con HJSplit, lo bajas de http://www.hjsplit.org/

Anónimo dijo...

El HJSplit ya no es necesario. Con el 7-Zip se hace todo en una sola operación con el botón derecho del ratón. Prueba y verás.

chicharro dijo...

Gracias por esta película. También por la selección del comentario. Realmente, me parece difícil filmar mejor la batalla de como se hace aquí. Ni con más parafernalia digital ni nada. La tecnología de 1930 se lleva el gato al agua.
No he leído nada de Remarque, pero teniendo en cuenta que también 3 camaradas y tiempo de amar, tiempo de morir son grandísimas películas, igual ya iría siendo hora.
Como nota al margen, en la wikipedia pone que remarque se casó con paulette goddard, lo cual, en mi opinión, deja en bastante buen lugar a los dos.
Un abrazo!

saynomoreglass dijo...

La madre de las bèlicas, asì sin ambages, yo tambièn lo creo, chicharro.

Y sì, en un lugar de lujo, sobre todo a todo aquel que estuviera cerquita de Paulette.

marlow dijo...

Muchas gracias por los nuevos links!!

scalisto dijo...

All Quiet on the Western Front de Lewis Milestone recuperada por chicharro