22 septiembre 2011

Benjamin Christensen - Hâxan (1922)

 Muda c/ intertítulos en danés | Subtítulos: Castellano/English/Français
105 minutos | DivX 656x440 | 804 kb/s | 128 kb/s mp3 | 23.97 fps
700 MB + 3% de recuperación rar
La historia de la brujería en Europa, contada a través de una serie de viñetas y escenas unitarias que se ahorran muy pocos detalles respecto a la crueldad y malicia de las hechiceras. El director Christensen, que mezcló imágenes documentales con escenas de ficción en un cruce inédito para su época, terminó facturando una obra de culto, que de hecho fue remontada en 1968 -en pleno auge de la cultura ácido-familia Manson- y reestrenada con una narración de William S. Burroughs y música de Jean-Luc Ponty.
Hace ya algunos años, al comentar la extraordinaria FREAKS (La parada de los monstruos, 1932. Tod Browning), planteaba su condición de film único en la historia del cine, sin descendientes comparables, aunque la fuerza de sus influencias se pudiera detectar en películas también muy especiales. De alguna manera, esa misma reflexión me ha venido a la mente al contemplar esta excelente película. Excelente, sorprendente, deslumbrante en no pocas ocasiones, atrevida en casi todo momento y, por encima de todo, logrando arrebatar con sus imágenes. Unas imágenes estas que además trascienden por un lado las tendencias que el cine nórdico puso en práctica en aquel tiempo, y por otra impiden la necesaria inclusión del film de Christensen en cualquiera de los géneros codificados –incluso en nuestros días-. Es decir, aunque se pueda acercar a sus códigos HÄXAN (La brujería a través de los tiempos, 1923. Benjamín Christensen) no es plenamente un film de terror, tampoco es un documental ni, por supuesto, se ajusta en su estructura a un recorrido más o menos lógico o coherente. Por el contrario, el extraño realizador se implica directamente en sus objetivos cinematográficos, no solo asumiendo la abundante reflexión en off del relato –obviamente a través de los subtítulos- sino implicándose en ellos como si de un irónico apólogo moral se tratara. Y para que cualquier espectador advierta esa directa toma de conciencia a través del material rodado y expuesto, en los primeros instantes de la película no dudará en insertar un primerísimo plano de su rostro, mostrando una mirada inquisitiva –casi afianzándose en su rasgo de insólito demiurgo-. Y es que a fin de cuentas, uno de los adjetivos más ajustados que podemos afirmar de la propuesta, es constatar el hecho de ser un “film personal. Combinando una notable capacidad de investigación, recreando episodios centrados fundamentalmente en la represión registrada en periodo de la inquisición, y al mismo tiempo no negándose a plasmar las elucubraciones o imágenes que la leyenda popular han venido manifestando sobre la presencia diabólica, lo cierto es que Christensen sabe en todo momento nadar y guardar la ropa, servir a los intereses del espectáculo que indudablemente plantea, y al propio tiempo volcar toda su convicción para narrar con un enorme sentido de lo macabro, lo siniestro e incluso lo lúbrico, una serie de situaciones producto de la ficción inmediata, pero que en definitiva todos sabemos que son escenificaciones de episodios, tragedias y situaciones que provocaron el horror durante décadas. Dentro de este contexto, lo cierto es que el realizador actúa en su propuesta con una enorme capacidad intuitiva. Sabe ubicar el elemento de investigación en el primero de los siete capítulos en que se divide la función (...). A partir de este fragmento inicial –en el que se describen y comentan diversos grabados que muestran iconografías diversas de acciones y ceremonias demoníacas-, los cinco que se sucederán tendrán como marco compartido la edad media, mostrando la facilidad con la que en aquellos oscuros años, un simple aspecto envejecido y taciturno,puede condenar a la hoguera a una vieja costurera que nunca ha hecho mal a nadie. (...)
Cierto es que el film de Christensen es espléndido visualmente, fascinante en su recreación de los escenarios que utiliza, lúcido en su grito de denuncia de aquellas prácticas que se han venido relatando, vouyeur a la hora de dar vida plástica a las ceremonias satánicas que escenifica con tanto atrevimiento como respeto a las leyendas que les sirvieron de base –y que supusieron los rasgos que mayor capacidad transgresora y, por ello, de rechazo, provocó entre los círculos conservadores, cuando la película se estrenó-. Pero por encima de todo, creo que la finalidad de la propuesta es erigirse como un solapado alegato moral teñido de permanente pesimismo. Una visión sinceramente dominada por la misantropía, que habla de la consustancial cercanía y atractivo que el mal ejerce en la especie humana, e incluso, yendo aún más lejos en sus propuestas en ese último capítulo, ambientado en la actualidad de rodaje de la película, en el que lo que antes parecía posesión diabólica, médicamente se justificaría con trastornos como la histeria, prolongando los estilemas de esa mirada desencantada sobre la propia condición humana. El mero hecho de tener que tratar enfermedades de índole mental, el aislamiento que las personas que los sufren deben recibir, no dejan de marcar, siquiera sea de forma muy sutil, esa sensación estimo que muy pensada por Christensen, cara a abordar una actitud casi nihilista sobre esos hombres y sobre todo mujeres que fueron vejados e incluso asesinados en el pasado de forma absolutamente injusta, pero también a la hora de volver a la actualidad, y comprobar como –bien sea por trastornos mentales-, en realidad el ser humano contemporáneo parece estar reacio a la normalidad cotidiana. En este sentido, más allá del rasgo insólito de su propuesta, de la extraordinaria imaginería que propone, del cuidado y la expresividad de los rostros que provocan sus primeros planos, de la profundidad en la investigación efectuada y, sobre todo, en su carácter casi profético al saber combinar tendencias casi contrapuestas en una misma película, o en la singularidad que la temática elegida y la disposición de sus elementos proporciona, lo cierto es que, entre líneas, podemos plantearnos un film que sabe mirar hacia atrás con valentía, y al mismo tiempo no deja de asistir a aquello que por otro lado critica o cuestiona. Pero junto a ello, dentro de su recorrido por el horror, Christensen ratifica esa innata tendencia del hombre hacia el mal. Y para ello en teoría no hubieran hecho falta iconos demoníacos ni invocaciones histriónicas. Pero las hubo, y con ello se logró plasmar un símbolo que, en realidad, ha sido uno de los rasgos consustanciales a nuestra propia existencia como humanos. (...) (Cinema de Perra Gorda)
Grave robbing, torture, possessed nuns, and a satanic Sabbath: Benjamin Christensen’s legendary film uses a series of dramatic vignettes to explore the scientific hypothesis that the witches of the Middle Ages suffered the same hysteria as turn-of-the-century psychiatric patients. But the film itself is far from serious—instead it’s a witches’ brew of the scary, gross, and darkly humorous.
"Benjamin Christensen resultaría ser, una vez más, el pionero poseedor del coraje necesario para presentar un tema de la historia de la cultura en la pantalla, únicamente por amor al tema." Carl Theodor Dreyer

Haxan.part1.rar
http://www12.zippyshare.com/v/99875190/file.html

Haxan.part2.rar
http://www41.zippyshare.com/v/79486694/file.html

Haxan.part3.rar
http://www17.zippyshare.com/v/20095851/file.html

Haxan.part4.rar
http://www20.zippyshare.com/v/60957022/file.html

6 comentarios:

Hipo!! dijo...

¡Toma ya mensaje Say! ya veréis lo que ha exprimido criterion la cinta, es que parece otra obra diferente. Merece mucho la pena este Christensen, una cinta muy original, a ratos divertidísima y todavía fresca a pesar de sus 90 años. No dejéis de verla si no queréis que os echen mal de ojo.
Me voy que tengo la pócima en el caldero y se me quema el cuerno de cabra; ¡muchas gracias Say!
¡Se me cuidaaaan!

Marcela Ramírez dijo...

gracias!!

Pancho dijo...

me pide un segundo archivo para descomprimir!!!!!
socorrooo!!!!!!

saynomoreglass dijo...

No puede ser, has revisado el peso de los archivos?? Los primeros tienen el mismo y el ùltimo es menor, prueba tambièn a descomprimirlo con 7-zip, ojalà sirva, Pancho, abrazo!!

saynomoreglass dijo...

Resubida!!

scalisto dijo...

Recuperada Hâxan de Benjamin Christensen