23 agosto 2011

Mikio Naruse - Hideko no shasho-san (1941)

 Japonès | Subs:Castellano/Français
54 min | Xvid 640x464 | 1322 kb/s | 128 kb/s vbr mp3 | 23,97 fps
561 MB + 3% de recuperación rar
Las peripecias de un conductor y una cobradora de autobús en medio de los profundos cambios socio-económicos que enfrenta su país.
“Mis experiencias como ayudante de otros directores han sido escasas –escribió Kurosawa– pero entre éstas la que más me impresionó fue el método de trabajo de Naruse. Tenía algo que es el don de los expertos. El método de Naruse consiste en colocar un breve plano tras otro, pero cuando los vemos empalmados en la película dan la impresión de formar una sola toma larga. El flujo es tan majestuoso que los empalmes son invisibles. Este flujo de planos cortos, que a primera vista parece plácido y convencional, luego se revela como un río profundo con una superficie tranquila, que disimula una rápida y turbulenta corriente subterránea. Su destreza en esto no tenía parangón.”
Naruse –una influencia determinante en cineastas orientales contemporáneos, como Edward Yang y Hou Hsiao-hsien– se inició como asistente de Heinosuke Gosho, en los estudios Shochiku, durante el período mudo, y tuvo sus primeros éxitos como director en la década del 30. Pero fue recién a partir de los años 50, en una serie de melodramas para la compañía Toho, que alcanzó su verdadera culminación. Autor de sutiles trasposiciones de la literatura de Fumiko Hayashi y Yasunari Kawabata, Naruse se convirtió también en el creador de varias de las más legendarias estrellas femeninas del cine japonés, las actrices Hideko Takamine, Isuzu Yamada y Setsuko Hara. Con ellas como estandarte, Naruse retrató el desmantelamiento de la familia patriarcal japonesa y el malestar conyugal, siempre desde el punto de vista de la mujer.
Mucho antes de la llegada del feminismo, Naruse trató temas particularmente sensibles para el público femenino, como el dilema entre permanecer fiel a la familia tradicional o tomar un rumbo independiente. A diferencia de las mujeres inmortalizadas por Ozu y Mizoguchi, que solían aceptar su condición con estoicismo, las mujeres de Naruse son también víctimas del mundo masculino, pero se rebelan contra el sistema que las oprime y prefieren un camino solitario antes que resignar su libertad. Para el crítico francés Jean Douchet, “Naruse proponía algo que es preciso calificar como moderno y que justifica la admiración que se le tributa en nuestros días. Fue moderno por su extremada atención a los movimientos y pulsaciones más ínfimos de la vida. Su cámara se adhiere a cada instante del presente de sus personajes”. En palabras de la especialista estadounidense Audie E. Bock (la primera en organizar una retrospectiva de Naruse en Occidente), “la cultura japonesa tiene una alta valoración de la comunicación no verbal y Naruse es el director que mejor supo expresar esta preferencia cultural con la técnica del cine. En una película de Naruse, el momento en el que los sentimientos de un personaje hacia otro cambian de forma dramática viene expresado a menudo sin palabras, a través de minúsculas desviaciones de la mirada o del gesto más pequeño y sutil”. (Pàgina 12)
Hideko the Bus Conductress, Mikio Naruse's deceptively lighthearted comic confection, is the writer-director's first collaboration (of a total 17) with the great Japanese actress Hideko Takamine. As the teenage bus conductress O-Koma, Takamine might best be described as beatification personified, and it is her continuously cheerful demeanor that effectively masks the film's underlying current of satirical bitterness. In an effort to bolster the profits of the struggling Kohoku bus company, O-Koma and her co-worker Sonoda (Keita Fujiwara) propose offering tour guide commentary to the many sights along their rural route. After receiving approval from their hilariously disaffected boss (played by Yotaro Katsumi as a subtly frightening embodiment of the bottom line-minded bean-counter run amok), the duo enlists Gonji Igawa (Daijirô Natsukawa), a Tokyo novelist, to write the script for their venture. 

“Hay que correr detrás del primer Naruse que se ponga a nuestro alcance porque es uno de esos cineastas que cambian nuestra idea del cine.” Miguel Marías
Nuevos enlaces, gracias a chicharro

http://www18.zippyshare.com/v/wwu5xiej/file.html
 http://www8.zippyshare.com/v/pKOZw4Zw/file.html
 http://www34.zippyshare.com/v/rjOmnwQg/file.html
-o-
Mikio Naruse en Arsenevich

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias!

Anónimo dijo...

Merci beaucoup!pour les sous titres français voici le lien http://www.sous-titres.eu/films/hideko_no_shashosan.html

scalisto dijo...

Nuevos enlaces RS!

scalisto dijo...

Recuperada Hideko no shasho-san de Naruse, gracias a chicharro

chicharro dijo...

En esta peli, hideko takamine, cuando está con el autobusero, hacia el final de la peli, le dice que le recuerda a un personaje de una peli francesa: "zanahoria". Se referirá a pelo de zanahoria de duvivier? Siendo así, parecería un homenaje a esa película, ya que algunos de estos personajes de la primera etapa narusiana parecen soportar el peso del mundo sobre sus hombros, un poco como el chico de la peli de duvivier. Me gustan los cineastas que tienen una gran dimensión ética o moral en sus obras: lang, buñuel, satyajit ray, etc. La obra de naruse, en general, mostraría un poco la devastación o las dificultades de ser una "buena persona".
Por cierto, esta peli parece una bagatela, pero el final de esta película me parece un logro extraordinario en el sentido narusiano. Me parece de una gran brillantez cómo consigue asomar lo sórdido-melancólico, múltiples vivencias y tiempos que colapsan en un instante en la pantalla!

scalisto dijo...

Es probable que se refiriera a Poil de carotte. Lo que nunca sabremos es si se refería a la versión muda de 1925 o la sonora de 1932, ambas dirigidas por Duvivier.

chicharro dijo...

No sabía que había una muda, sólo recordaba la que había en el blog. Gracias por el dato!
Ya tribu notó también que había afiches de pelis "occidentales" en pelis de ozu y de naruse (en concreto le leí un comentario para callejón sin salida del mismo naruse). Algún día me haré con algún libro sobre naruse, a ver si pone alguna cosa sobre influencias y estas curiosidades (se admiten sugerencias).

Zelig dijo...

Está película de Naruse en de una frescura muy rica, aún se deja ver; porque en el director hay mucha honestidad, y sí, parece bagatela, una pequeña obra, pero de una gran calidad, sobre todo humana. Está película me llevo a ver "Otome gokoro" (1935) donde ví una sutileza en la actuación de la chica que la hace de Osome, es de una dulzura impecable, cuida de sus dos hermanas, las protege hasta el último aliento, literal. Es una bella pieza. Gracias Sca y Chicharro por resubirlas y recomendármelas, hay tanto que aprender del cine oriental...

chicharro dijo...

Bienvenido al club, Zelig. Si te gustó tres hermanas de corazón puro, también te gustará una que estará pronto en "Aportes": okaasan (la madre).
En toda esta primera etapa, veo en general una carga social, en el sentido de apelar al trabajo duro y no dejarse vencer por las tentaciones fáciles de la vida del hampa y el dinero sucio. Además de la segunda guerra mundial, antes hubo una crisis económica en Japón, me parece, a raíz también del crack de 29 y todo eso. Así, se apelaría a unos valores colectivos e incluso a un cierto sacrificio por el bien de la comunidad. No obstante, todo eso no quita nada de mérito a sus pelis.
Luego, en los 50, parece que la cosa se depura, queda un gran desencanto y son obras muy sombrías. En muchas veo el conflicto entre personajes individualistas que miran sólo por sí mismos sin importar a quién pisar, y los de mentalidad más global, con ciertos escrúpulos morales a la hora de pasar por encima de los demás. Personajes fuertes que aún luchan por imponerse a los demás y/o sobrevivir, y otros que ya se han abandonado. Un realismo duro y en todo un sentimiento de derrota universal. Un cine de perdedores absolutamente fascinante, y una presencia del dinero muy especial (por ejemplo, esto del dinero, en inazuma, bangiku, ukigumo, basadas en obras de una misma escritora, e iwashigumo [etc.]).

PD: Deja que me acuerde aquí también de saynomoreglass, que trajo muchos naruses, y que aún debe andar de vacaciones por el caribe. Esperemos que tanta palmera y bikini no nos lo echen a perder! :) (envidia cochina)
Bueno, aunque sólo fuera por el ingente trabajo que hacía aquí en el blog, ya sería un descanso bien merecido! Que disfrute, y un fuerte abrazo para él!

Zelig dijo...

Decía: Seguiré tu recomendación Chicharro. Ayer ví "Tabi yakusha" (1940), que tradujeron con el título de "Actores itinerantes",y viendo la película debería tener otro nombre, algo relacionado con el caballo. De verdad que divertida resulta al final. Y otra vez la moraleja, hay que hacer lo que a uno le gusta. Habla muy bien de la dignidad de los actores.
PD. Qué Say-glass disfrute sus vacaciones, se las tiene bien merecidas por ser un cinéfilo exquisito.