15 mayo 2011

Jean Cocteau - La Belle et la Bête (1946)

Francès/French | Subs:Castellano/Inglès
93 min | Xvid 640x480 | 1460 kb/s | 192 kb/s AC3 mono/192 kb/s AC3 stereo* | 23,97 fps
1,23 GB + 3%
Bella, hija de un armador de buques, se ofrece como rehén a La Bestia para liberar a su padre, que ha caído en poder del monstruo. Poco a poco, Bella va venciendo el terror que La Bestia le produce y un sentimiento de conmiseración nace en ella.
El cuento de hadas de Mme. Leprince de Beaumont, centrado en el triunfo del amor sobre lo material y de la belleza interna sobre la externa, no pudo encontrar mejor expresión cinematográfica que en esta obra del poeta y cineasta francés Jean Cocteau, quien nos regala con su obra más popular y conseguida, un festín sensorial henchido de ecléctica imaginería, inspirada por diversas influencias plásticas, como por ejemplo Gustave Doré. Esta imaginería, filtrada por la mirada lírica del polifacético artista galo, convierte esta encantadora historia en una mágica comunión entre realidad y fantasía.
Los brazos que sujetan los candelabros, las manos surgiendo de las mesas para servir el vino, los rostros pétreos de ojos brillantes, escrutando los movimientos amedrentados de los visitantes o la impactante e imitada caracterización de la Bestia, son recursos visuales indelebles para un título colmado de un refinado hálito romántico, protagonizado por un monstruo cautivador, que nos hace experimentar cierto pesar en su trasmutación en apuesto príncipe, ya que jamás volveremos a disfrutar con su magnética y singular presencia.
Espléndida música de George Auric e inolvidables interpretaciones de Jean Marais, amante en la vida real de Cocteau, y de la hermosa Josette Day, pareja inmemorial para un título imprescindible del cine fantástico europeo. El cine es sueño, como bien dijo Edgar Morin, y el espectador un viajero fantástico dispuesto a descubrir nuevos mundos, visitar países en los que nunca podrá estar o lugares mágicos que sólo viven en la imaginación. De eso se trata el gran invento del cinematógrafo: de grabar los sueños en una pantalla y proyectarlos en una enorme sala, a oscuras, ante un público dispuesto a dejarse llevar por la magia del cineasta. Todo ello es lo que convierte en una obra maestra a "La bella y la bestia" del francés Jean Cocteau, una de las obras más hipnóticas de la historia del cine.Las intenciones del director quedan suficientemente claras con los rótulos de inicio, en los cuales el propio Cocteau firma unas líneas en las que pide la colaboración del espectador para que se convierta en un niño, que crea y se deje llevar por la ilusión de la magia y de la infancia.Hay una doble intención en ese canto a la inocencia. Por una parte, el deseo de recapturar el misterio, cruel y maravilloso a un tiempo, de la imaginación infantil. Por otra, la nostalgia de un mundo ingenuo, perdido definitivamente tras los horrores de la Guerra Mundial. La Francia ocupada por Hitler es la bella muchacha encerrada en el castillo; la bestia que le acosa es Alemania; y la rosa, la juventud sacrificada en flor. En ambas lecturas, la infantil y la bélica, el filme funciona como un gigantesco símbolo del amor y la belleza, de la amistad entre dos seres opuestos, de la redención del uno por la generosidad del otro. Y eso es algo que un niño entiende mejor que un adulto.
Para contar esta historia, Cocteau necesitó adaptar la trama en algunos puntos. Con todo, la principal aportación de Cocteau a la historia es el personaje de Avenant, interpretado por Jean Marias, quien actúa también como la Bestia y el Príncipe. Avenant, que en francés significa atractivo, es un hermoso joven, amigo de la familia, que está enamorado de Bella. A sus continuas propuestas de matrimonio ella responde siempre con evasivas, pues su padre y su familia la necesitan en casa. Al final, la apariencia afable de Avenant desaparece y deja al descubierto su alma egoísta; por el contrario, la muchacha descubre el alma noble y generosa de Bestia bajo su fea apariencia. La introducción de este personaje refuerza el contenido de la fábula y cierra la historia con un desenlace más sugerente: al tiempo que Avenant fallece, víctima de su codicia, la bestia renace por el amor de Bella; y mientras aquel pierde su hermosura, éste la recupera tras años de negro hechizo. Esa transformación de ambos (de Avenant en bestia, y de Bestia en atractivo), con intercambio de máscaras e identidades, se presta a un hábil juego de conceptos opuestos (fealdad-hermosura, realidad-apariencia) que condensa la síntesis temática del relato: la verdadera belleza e identidad de una persona está en su interior, en su alma.
Realizada en duras condiciones, por la penuria de la Guerra Mundial, la película fue producto de la enorme fe que Cocteau puso en ella. Enfermaron, uno tras otro, los actores principales; y Cocteau, que también enfermó pero que nunca guardó cama, tuvo que alterar casi a diario el inicial calendario de rodaje para evitar su cancelación definitiva.
Comienza La Bella y la Bestia desde el artificio: Es el propio Cocteau quien, tiza en ristre y sobre un encerado de pizarra, va garabateando los títulos de crédito, con la complicidad de sus actores. Despues, claqueta y acción, y nuevamente la voz del director detiene el "rodaje" para insertar un texto, lírica invitación a abandonar la realidad, a dejar salir al niño interior, a embelesarnos por el cuento y su magia.
Esta premisa es fundamental para entender las intenciones poéticas y estilizadas de esta película, una de las más bellas puertas a lo maravilloso que he tenido oportunidad de ver en pantalla (o para el caso la tele). Todo en la Bella y la Bestia ronda esta suspensión de realidad, este estado de ensueño y duermevela tan afín a la querencia surrealista de Cocteau, autor total, renacentista, tan director como poeta, pintor, músico o escenógrafo, pero que en este film encuentra el vehículo que aúne en una todas las artes.
La fotografía, la maravillosa y onírica escenografía, la dirección de actores, la música...todo invita a cruzar el espejo, y en verdad que La Bella y la Bestia te obliga a hacerlo, a asombrarte y a empaparte de la sencilla moraleja del film, el tópico de la belleza interior. (Cine Clàsico)

 *Ici scaliste. Esta versión de reposición incluye una segunda
banda de sonido con la opera homónima de Philip Glass,
que sigue la acción del film cuadro por cuadro. O sea, dos
películas por el precio de una. (El futuro de Arsenevich incluye gangas) 


This is definitely not the Disney version. While it remains faithful to the plot of the classic fairy tale by Leprince de Beaumont, Jean Cocteau's 1946 French romantic fantasy is the product of a sophisticated, mature sensibility in its tones and textures and, above all, in its surprising emotional power. With sparkling black-and-white imagery that, for once, is actually dreamlike rather than cute or kitschy, and with a Beast (Jean Marais) who is almost as glamorous with his silky blonde facial hair as he is clean shaven, the movie casts a seductive spell. It might actually be a little too rich and unsettling for kids. Even the costumes and the draperies are entrancingly ornate. Viewers intoxicated by this enveloping vision should consider moving on to Cocteau's even more aggressively other-worldly 1949 masterpiece Orpheus, in which Marais plays the doomed poet of ancient Greek legend, updated to a Parisian "punk" milieu of motorcycles and black leather. --David Chute
"Lo que vulgarmente se conoce como cine, sólo se presentaba hasta la fecha bajo la forma de un pretexto para reflexionar. Uno entraba, miraba (poco), escuchaba (poco), salía y se olvidaba. Sin embargo, yo considero que el cinematógrafo es un arma muy poderosa para la proyección del pensamiento, incluso ante una muchedumbre reticente." Jean Cocteau
BelleBete.part1.rar
http://www2.zippyshare.com/v/TOrFbfdS/file.html

BelleBete.part2.rar
http://www2.zippyshare.com/v/imVbqwWi/file.html

BelleBete.part3.rar
http://www2.zippyshare.com/v/g7WSpscn/file.html

BelleBete.part4.rar
http://www2.zippyshare.com/v/qfnpsBTu/file.html

BelleBete.part5.rar
http://www2.zippyshare.com/v/b3EZf03N/file.html

BelleBete.part6.rar
http://www2.zippyshare.com/v/OzGQpK7a/file.html

BelleBete.part7.rar
http://www2.zippyshare.com/v/G4sEVzoq/file.html
 

-o-
Jean Cocteau en Arsenevich
Les Parents Terribles
Orphèe

5 comentarios:

Fabio dijo...

Muy bueno vostro blog. Me gustaria presentarlo el mio, http://bibliotecadofabio.blogspot.com, sobre libros y el cine. Hay un post sobre Lá Bella y lá Bestia de Cocteau. Grafias, Fabio

El cacófono impertinente dijo...

Sencillamente: tu página es lo más. ¡No la dejes nunca!

saynomoreglass dijo...

Gracias cacòfono, abrazos!!

scalisto dijo...

Enlaces nuevos RS.

scalisto dijo...

La Belle et la Bête de Jean Cocteau resucitada por Don Belianís