04 diciembre 2010

Otakar Vávra - Kladivo na carodejnice

1:42:24 min | Xvid 640x288 | 1150 kb/s | 25 fps | Mp3 131 Kbps. | 950 MB
Checo/Czech | Subtitles: Español, English .srt |


Adaptación de una novela de Václav Kaplický en torno al "Malleus Maleficarum" (O El martillo de las brujas), en donde se narran los lamentables juicios inquisitoriales que se dieron al norte de Moravia a fines del XVII. Todo comienza con una nimia acción de una pobre anciana que desemboca en una espiral de acusaciones que acaban sumiendo a la comunidad en el más absoluto caos...Más de cien personas fueron enjuiciadas y condenadas, y de las torturas no se salvo siquiera el clero...Evidentemente la película puede a su vez leerse como una velada critica de lo acaecido en la era Estalinista, con las continuas purgas de justos y inocentes, acusados de salirse de "esa línea correcta"...
The Czech New Wave rode the tide of political liberalization in Czechoslovakia that lasted throughout the 1960s, which accounted for their ability to make highly personal films in individual styles. At the same time, this generation attracted international attention and acclaim. However, they were not the only directors to benefit from the freer political climate. Older directors from the postwar period, and even those of the prewar generation, made films they probably could not have made earlier in their careers.

Witches' Hammer (Kladivo na Carodejnice), adapted from a novel by Vaclav Kaplicky, was historical drama roughly based on actual events, but Vavra became particularly fascinated with the subject matter while researching the film. Witches' Hammer is a tale about the witch trials in Czechoslovakia in the 17th century, which unfolds from the perspective of an educated priest. The priest watches as his village's most prosperous citizens are arrested by the Inquisitor, who impounds their property. The priest tries to stop the false accusations and fear-mongering, but he himself is unjustly accused. As he started the project, Vavra grew increasingly interested in the history behind the witch trials-why it happened in a country that did not practice witchcraft, how the victims were manipulated into confessing to actions they did not commit, and why they begged for swift punishment.

He sought the help of archivist Dr. Frantisek Spurny, who agreed to translate for Vavra the original 17th century accounts of about 200 witch trials, complete with authentic quotes from actual participants. From this material, Vavra and screenwriter Ester Krumbachova wrote the screenplay. It is not difficult to see the witch trials of long ago as a metaphor for recent Czechoslovakian history; in his 1995 autobiography, The Strange Life of a Director, Vavra recalls that the story reminded him of the political trials staged by the Communists during the 1950s.

Shot in moody black and white, the film was marked by striking imagery and a haunting atmosphere. Vavra considered it his best film. However, at the time, the authorities did not want the film to be shown in Prague, because of its political connotations. It was restricted to the theaters in small towns just outside of Prague. Despite these restrictions, the film was quite successful. According to Vavra, more than a million and a half viewers saw the film in its initial release.


El escenario de “Martillo para Brujas” es Checoslovaquia a fines del siglo XVII en el borde de la época clásica y rumbo a la modernidad que aún habitamos. Importan las fechas, porque no pasará mucho tiempo antes de que los inquisidores desaparezcan de casi toda Europa, como efecto de las ideas humanistas de la Ilustración. El casi... obedece a que El Santo Oficio Español sobrevivió hasta prácticamente el siglo XIX. A diferencia del resto del continente, la Inquisición pervivió como símbolo mismo de la monarquía, la fe e identidad española, agreguemos, la defensa tardía de la propiedad feudal. La última ejecución por herejía [1] tuvo lugar en la península ibérica, el 26 de julio de 1826 cuando un pobre maestro de escuela intachable en su conducta de nombre Cayetano Ripoll, fue ahorcado por deísta e impenitente. Su cadáver, encerrado en un barril que solamente llevaba pintadas llamas rojas ¾que simbolizaban a las hogueras originalmente aplicadas a los infieles¾ fue enterrado en lugar profano.

Los dramáticos acontecimientos que no pueden sino horrorizarnos, se refieren a una historia real en la que el pueblo de Moravia sufrió la pesadilla de los oficios de un inquisidor de apellido Bobling cuyos abusos vemos ejemplificados en el séptimo filme del experimentado cineasta checo Otakar Vávra. Las primeras imágenes, elocuentes y sensuales, nos muestran cuerpos de mujeres descalzadas de toda ropa en el ejercicio gozoso del baño y que en su alegre perfección evocan la codicia, la envidia y el deseo de venganza de quienes carecen de estas virtudes. La juventud, la belleza, la libertad de los cuerpos desnudos y limpios, aparece como estampa de todo lo que debe ser evitado por el temeroso de Dios y que fue visto como marca de incitación al pecado por los ojos flamígeros de los inquisidores de la Iglesia Católica Romana. Ese rechazo por el cuerpo femenino revela, paradójicamente, una pasión amorosa loca por las mujeres y temor al abismo que ellas representan para el hombre, en el contexto de una sociedad patriarcal que ha tratado inútilmente a través de la historia, de borrar la impresión de la potestad femenina que confiere a las mujeres la maternidad.

En la tradición judeo-cristiana del Antiguo Testamento se nos muestra siempre a las Evas como un puente con lo diabólico. En ese discurso el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios y la mujer como un agregado, un artificio, un clon imperfecto sacado de la costilla de Adán. Dios Padre quiere profetas, habla a los hombres y no considera a las mujeres como sujetos autónomos aunque les reconoce estar inclinadas de suyo a la traición: Eva, Lot, Salomé, Judith son algunos de los nombres de esas mujeres equívocas, sensuales y castradoras que rodean a los hombres.

En la película de Vávra vemos aparecer algunos de los aparatos que usaban los inquisidores, Bobling observa los terribles instrumentos con verdadera fruición: son fetiches sadomasoquistas dispuestos para sevicia del magistrado que goza haciendo sufrir a sus víctimas, especialmente si son mujeres. En estricto sentido freudiano el torturador no es sino un perverso que disfraza su miedo a la castración a través del ejercicio de la crueldad que le muestra con el rostro de un Dios omnipotente y salvaje incapaz de temor.

Como hilo conductor de los desenfrenos del juez Bobling, vamos a oír en el filme, sentencias extraídas del manual redactado por los dominicos Kraemer y Sprenger [2] entre los años 1485 y 1486. El impresionante libro del que pude encontrar una edición en español y que es más conocido por los historiadores como el Malleus Malleficarum, es la célebre versión alemana de un manual práctico para combatir la herejía que lleva el sugerente subtítulo de: Para golpear a las brujas y las herejías con poderosa masa. El Malleus Malleficarum ha sido escrito evidentemente por hombres, y parecería ser un tratado de cómo relacionarse con las mujeres, siempre poniéndoles pruebas que demuestren que no son brujas o herejes sino fieles servidoras de Dios y del hombre. Esta obra ha sido tradicionalmente atribuida a dos autores, pero en las primeras ediciones el nombre de Kraemer, también conocido como Enrique Institoris, fue omitido y sólo apareció por primera vez en la edición de 1490. Estos hombres no sólo fueron inquisidores sino ante todo teólogos y profesores que escribieron otros libros en los que su formación teológica está por encima de todo. De hecho, el libro que Bobling esgrime como arma amenazante ante los ojos del Deán Lautner como el único libro que ha leído y el único necesario para juzgar sobre el bien y el mal del mundo, es una obra teológica escrita en los límites de una escolástica decadente que ignora toda corriente de opinión que no sea la tradición y no hace referencia alguna a autores contemporáneos, asentándose firmemente sobre la lógica aristotélico ¾ tomista del siglo XIII.

Fuente Cartapasi.org

Subtítulos en español cortesía de Yogiyamada (24fps)


1970KNCOTVV.part1.rar
http://www74.zippyshare.com/v/nCY2mJfI/file.html

1970KNCOTVV.part2.rar
http://www57.zippyshare.com/v/4fwRNPi4/file.html

1970KNCOTVV.part3.rar
http://www67.zippyshare.com/v/YclIyBCC/file.html

1970KNCOTVV.part4.rar
http://www61.zippyshare.com/v/r8CGzEAi/file.html

1970KNCOTVV.part5.rar
http://www3.zippyshare.com/v/DwglS4hW/file.html

13 comentarios:

Nada dijo...

Recien ahora me vengo a acordar, pero venia a decir que a este blog lo descubri hace algunos meses y es lo mejor que existe sobre la red en cuanto a cine.
Uno a veces descarga películas y lee reseñas pero se olvida de firmar cada tanto, para que esto siga funcionando de alguna forma u otra.
Espero que sigan asi gente porque es un blog espectacular.

Un saludo

el sordo dijo...

Uhhhh, hace tiempo di de casualidad con el mallus maleficarum en pdf. Es un manual de torturas de la época de Torquemada bastante truculento. Y no tanto, que si el garrote vil se usó hasta la muerte de franco marca que el salvajismo continua vivito bajo el capitalismo.

Voy a verla, me interesó. Muchas gracias che, Ernesto.

a dijo...

impresionantes aportes siempre, me obligas a decirlo cada dos o tres meses, para que conste en acta, muchas gracias

Andre dijo...

Qué grandes sois! Siempre sorprendeis con algo nuevo!
Muchas gracias por todos los aportes. Y en este particular a tí jotarapidup.
Por cierto, de qué película es la imagen de la cabecera del blog hoy? Siempre estoy intrigado con las imágenes que poneis!
Un saludo

PD. Pondreis alguna pelicula navideña interesante para estas fechas?

jotarapidup dijo...

De nada muchachos, que disfruten de la peli, que es una joya...

En la cabecera del blog puede ser El puente sobre el río Kwai...

El lobo estepario dijo...

Las reminiscencias estalinistas son evidentes, pero incluso como simple recreación de los procesos inquisitoriales puede verse como un fiable documento de la época.

Después ya se sabe, la golfería triunfa en todas partes, incluida la Iglesia. Las "expropiaciones forzosas" a las que fueron sometidos decenas de miles de europeos antes de soltar gorgoritos ahumados fueron como la sangre que se derrama en las películas de vampiros. Hoy la Iglesia ha encontrado su más digna heredera: la Banca.

El lobo estepario dijo...

Lo mejor de 'Martillo para las brujas', o lo que a mí más sorprendió, y agradó, es que no se limita a recrear el fanatismo religioso (que además casi siempre es impostado). Ese fanatismo se presenta como la excusa, como la justificación para la expropiación a la que, por supuesto, arbitrariamente, condena el Estado teocrático a aquellos a los que pretende robar, esquilmar a pelo. No vemos un documental sobre el fanatismo al estilo de aquella muda danesa, 'Häxan'. Lo que vemos es una película de verdadera significación histórica. Si la hubieran hecho los americanos, veríamos algo parecido a 'Häxan', aunque probablemente sin su grandeza visual. Pero los checos, por lo que he podido observar, relacionaban sus argumentos con el contexto histórico (por cierto con una orientación visiblemente libertaria). En otras palabras, siendo el marxismo histórico (no el marxismo dialéctico), es decir, el análisis de la Historia a partir de los intereses económicos y medios de producción (y no la alternativa de poder marxista), irrefutable, cuando nos presentan películas que ignoran dichos intereses (en este caso, los de la Iglesia usurpadora), nos la están dando con queso. Casi todas las películas sobre la Inquisición, el Medievo, etc., se limitan precisamente a mostrar las torturas, los horrores..., denunciando el fanatismo religioso, según una concepción plana del mundo y de la historia. Pero 'Martillo para las brujas' va más allá, a la causa de todas aquellas atrocidades: los intereses económicos. Esto es lo que hace de 'Martillo para las brujas' algo distinto a las típicas paranoias apocalípticas inspiradas en aquellos tiempos. Aquí se presenta a los expropiadores como lo que son: unos golfos, y no unos fanáticos. Otro día, a propósito de esto, traeré unos datos concluyentes sobre las expropiaciones que el Estado teocrático llevó a cabo en Europa. Dios fue la excusa, el dinero, como siempre, la razón.

El lobo estepario dijo...

Lo mejor de 'Martillo para las brujas', o lo que a mí más sorprendió, y agradó, es que no se limita a recrear el fanatismo religioso (que además casi siempre es impostado). Ese fanatismo se presenta como la excusa, como la justificación para la expropiación a la que, por supuesto, arbitrariamente, condena el Estado teocrático a aquellos a los que pretende robar, esquilmar a pelo. No vemos un documental sobre el fanatismo al estilo de aquella muda danesa, 'Häxan'. Lo que vemos es una película de verdadera significación histórica. Si la hubieran hecho los americanos, veríamos algo parecido a 'Häxan', aunque probablemente sin su grandeza visual. Pero los checos, por lo que he podido observar, relacionaban sus argumentos con el contexto histórico (por cierto con una orientación visiblemente libertaria). En otras palabras, siendo el marxismo histórico (no el marxismo dialéctico), es decir, el análisis de la Historia a partir de los intereses económicos y medios de producción (y no la alternativa de poder marxista), irrefutable, cuando nos presentan películas que ignoran dichos intereses (en este caso, los de la Iglesia usurpadora), nos la están dando con queso. Casi todas las películas sobre la Inquisición, el Medievo, etc., se limitan precisamente a mostrar las torturas, los horrores..., denunciando el fanatismo religioso, según una concepción plana del mundo y de la historia. Pero 'Martillo para las brujas' va más allá, a la causa de todas aquellas atrocidades: los intereses económicos. Esto es lo que hace de 'Martillo para las brujas' algo distinto a las típicas paranoias apocalípticas inspiradas en aquellos tiempos. Aquí se presenta a los expropiadores como lo que son: unos golfos, y no unos fanáticos. Otro día, a propósito de esto, traeré unos datos concluyentes sobre las expropiaciones que el Estado teocrático llevó a cabo en Europa. Dios fue la excusa, el dinero, como siempre, la razón.

El lobo estepario dijo...

Quería decir "materialismo" histórico y "materialismo" dialéctico, no "marxismo" histórico y "marxismo" dialéctico.

Las expropiaciones de la Inquisición en el oeste y centro de Europa sirvieron para enriquecer notablemente a Iglesia y Corona. Por supuesto, entre los grupos vulnerados estuvieron los judíos, a los que se expolió con la excusa de ser "impíos" (el antijudaísmo viene de ahí, y cualquiera puede comprobar su plena vigencia, por ejemplo haciéndose pasar por judío, cosa que he hecho yo en la red más de una vez para observar las reacciones). Pero además de los judíos, a los que se robó, expulsó y en muchas ocasiones, quemó, la Inquisición fue también a por aquellos hombres cultos y, generalmente por entonces, medianamente ricos, que suponían una amenaza al statu quo, a aquella teocracia basada en la ignorancia y necesitada de la opresión para perpetuarse. Acusando a sus mujeres, o hijas, o lo que fuera, de brujería, bastaba para abrirles proceso. Es decir, la brujita vieja, marginal, llevada a la pira por los fanáticos, es el tipo minoritario, por mucho que salga en las películas. El tipo habitual es la esposa, hija o criada del hombre notable al que la Iglesia pretendía expoliar, expropiar..., como se prefiera.

Más allá de las creencias de cada cual, es un hecho evidente que la Iglesia, sea católica, islámica, etc., se convierte en una autoridad amenazante para el individuo, la familia, la sociedad..., desde el momento en que se identifica o funde con el Estado. Por eso la "teocracia", justificada por principio divino, y autorizada por la ley humana, se constituye en la peor de las tiranías. Y como toda tiranía, la teocracia tiene una motivación económica, ya sea en la Europa Medieval o en las actuales Irán o Arabia Saudita; el fanatismo no es más que la zanahoria que se pone delante del burro.

Anónimo dijo...

O sea que según tú, la película hace un análisis de los espurios intereses de Iglesia y Estado, no del fanatismo. Te lo pregunto porque todavía no la he visto. Si alguien más me asegura que es como dices, o sea que no es la típica peli progre antireligiosa de esas que hacen los valientes a toro pasado, me la bajo y me la veo, porque a mi también me gusta que las historias estén bien contextualizadas.

Un saludo de Fancompanys

El lobo estepario dijo...

También del fanatismo. Puedes estar seguro de que el guaperas que sale ya en el primer fotograma, murmurando no sé qué letanía, es un fanático. Pero sucede que la película va más allá, que no se queda en la denuncia del fanatismo, que relaciona los intereses de ciertos miembros del estamento clerical (y aun de las clases "nobles") con los procesos por brujería. Por eso saqué el materialismo histórico.

Molécula dijo...

Sin haber profundizado mucho en el tema, estoy de acuerdo con la crítica económica de lobo estepario, aunque históricamente no creo que se quede sólo en eso, aunque si mayormente. La versión protestante de la Inquisición que fue más dura si esos intereses económicos, en el caso de la Inquisición católica en España, en comparación con el resto de Europa fue una salvación para el país, y está claro que el principal interés era atajar las herejías protestantes, judías y controlar los últimos focos del islam. No se si habrá alguna película sobre este tema, pero enfocada en la iglesia protestante, porque mayormente siempre están enfocadas desde el ateismo o protestantismo contra la iglesia católica, y no es que sea defensor del catolicismo, simplemente me parecería curioso ver una película desde esta perspectiva.
Enhorabuena por el blog, desde que lo vi, me ha despertado de nuevo la curiosidad por el cine.

scalisto dijo...

Kladivo na carodejnice de Otakar Vávra recuperada por Don Belianís