06 septiembre 2010

Luchino Visconti - L'innocente (1976)

Italiano/Italian | Subs:Castellano/English
124 min | Xvid 720x320 | 1319 kb/s | 128 kb/s mp3 | 25 fps
1,28 GB + 3% de recuperación rar
En Toscana, viven Tullio y Giuliana, dos jóvenes con ideas de libertad en su convivencia como pareja. Sin embargo, la relación parece que se complica cuando Guiliana, se da cuenta de que espera un hijo de otro hombre, cuando Tullio se entera toma una terrible decisión. A pesar de ser Confidencias su "testamento", Visconti sigue decidido a luchar porque no sea su última película. Desde hace tiempo le rondan otros proyectos: como un film biográfico sobre Puccini centrado en su último amor, Sybil Seligman, que se llamaría Las cartas de Puccini a Sybil y donde el personaje del compositor podría estar interpretado por Mastroianni. O una biografía de la mujer del escritor Francis Scott Fitgerald, Zelda, basado en el relato Save me the Waltz, que habría permitido una reconstrucción del París de antes de 1929, y que encontró la oposición de la hija del escritor, temerosa de que su madre (alcohólica y que murió ingresada en un sanatorio mental) no quedara bien parada en la pantalla, por lo que exigió una suma demasiado alta por los derechos. Una verdadera pérdida para el cine fue que tampoco filmara La montaña mágica de Thomas Mann, para lo cual ya había llegado a un acuerdo con el hijo del escritor, el historiador Golo Mann: no sólo estaba la conocida sintonía entre escritor y cineasta, que ya había dado como fruto Muerte en Venecia, sino que además el argumento (la historia de un enfermo convaleciente) parecía el ideal para ser traducido a la pantalla por Visconti en aquella época, dado su estado. Sin embargo, por una parte ello hubiera supuesto una vuelta al clima de montaña, y por otra, según declaró Cecchi d'Amico, "ningún productor quiso oír hablar de la película. La historia de una enfermedad, filmada por un enfermo..." Si se hubiera rodado, sus protagonistas hubieran sido Charlotte Rampling como Claudia Cauchaut y Helmut Berger como Hans Castorp.
La elección finalmente recayó sobre El inocente, la novela primeriza de Gabriele d'Annunzio, lo que originó un nuevo escándalo debido a las simpatías por el fascismo del escritor en la última etapa de su vida. Visconti saldría al paso de las protestas afirmando que admiraba a D'Annunzio como escritor, aunque lo detestara como ser humano. Previamente, se había pensado en otra obra del mismo autor, El placer, pero los derechos estaban ya adquiridos. El rodaje debe empezar a mediados de 1975, pero pocas semanas antes, el 3 de abril, cuando ya Visconti comenzaba a ser capaz de caminar sin bastón (tras tantos meses de intensos ejercicios), sufre una caída y se rompe la pierna derecha, la que no estaba paralizada. El comienzo del rodaje se pospone mientras el director sigue en el hospital. Los productores ya han perdido dinero, hay incertidumbre sobre si por fin se filmará o no. En septiembre Visconti anuncia que pese a todo dirigirá la película desde la silla de ruedas (donde ha quedado ya confinado de por vida) y si hace falta, "la próxima vez quizá lo haga desde una camilla". Aunque no le hubieran financiado otros proyectos quizá más atrayentes, no deja de ser representativo del prestigio de Visconti el que en ese estado aún hubiera quien le financiara algo.
En los títulos de crédito de El inocente vemos la mano derecha de Visconti pasando las páginas de la novela original de d'Annunzio (un ejemplar bastante ajado, por cierto, parece una pieza de bibliófilo); una forma de decirnos que lo que veamos en la película es ni más ni menos que lo que contiene el libro. (...)
Aunque el carácter de "testamento" corresponde como hemos dicho a Confidencias, no deja de aparecer en El inocente un curioso parentesco con otra película postrera de otro autor, Dublineses (Los Muertos) de John Huston, rodadas ambas en los umbrales de la muerte y con una reflexión sobre la muerte. En El inocente encontramos el tema del infanticidio, materializado en el recién nacido que da título a la obra (sacrificado como los Inocentes de Herodes, además en el día de Navidad); un tema que debía atraer a Visconti, quizás porque al final de una larga vida es atrayente reflexionar sobre otra vida que se truncó nada más iniciarse. Pero, además, en las escenas finales de ambas se muestra una influencia de los muertos sobre el mundo de los vivos que nos parecería insólita. En el film de Huston (basado en Joyce), la protagonista escucha una canción que le trae a la memoria a un chico que le cantaba junto a su ventana, muerto en plena juventud hacía muchos años; la emoción que le embarga es mucho mayor que todo lo que recordaba su marido en todos sus años de vida conyugal. En el de Visconti, Giuliana rechaza vivir con su marido una existencia confortable y lujosa de la alta sociedad, y tampoco intenta rehacer su vida con otro hombre (que oportunidades no le faltarían), sólo quiere vivir de los recuerdos, como enterrada en vida; Tullio no comprende cómo alguien puede preferir la compañía de los muertos a la de los vivos, cómo un muerto puede derrotar a un vivo como él. Se lo explicará Teresa: sus dos rivales (Filippo y el bebé) son invencibles porque están muertos, al estar muertos ya no pueden defraudar nunca a Giuliana.
Con esta escalofriante reflexión se cierra El inocente, un sólido melodrama, con argumento accesible a todo tipo de público, donde Visconti "tocó techo" en cuanto a reflejar la alta sociedad (estoy convencido que una exhibición de "aristocracia pura" como esta nunca la veremos en el cine americano), una sociedad desocupada, a la que pertenece Tullio Hermil, de quien en ningún momento del film se sugiere que realice algún trabajo; en ese sentido, es representativo que su hermano Federico le diga que Filippo es la única persona a la que envidia: "Nosotros hemos estudiado, viajado, leído, somos ricos, inteligentes, hábiles, educados... ¿para qué?". Cuando la película se estrenó en Cannes la crítica habló del peso excesivo de los decorados y la ambientación, pero precisamente este lujo desempeña un papel esencial en el argumento, retrata a una clase social. En suma, El inocente es una película que cierra con broche de oro la trayectoria de uno de los más grandes creadores que haya dado el cine europeo y que nadie diría, al verla, que es la obra de un moribundo.
Para el matrimonio protagonista, Visconti había pensado en Alain Delon y Romy Schneider, pero ella estaba entonces embarazada y él estaba rodando otra película y, según Visconti, no era lo bastante "satánico" para encarnar a Tullio Hermil. La elección de los actores en esos dos papeles fue cuanto menos sorprendente, e ilustra bien el gusto del cineasta italiano de descubrir "nuevos registros" en actores encasillados en un cierto tipo de papeles. Tullio fue Giancarlo Giannini, un actor habitual por entonces en comedias, que aún sigue en activo (recientemente le hemos podido ver como el inspector Pazzi en la película Hannibal), y que supo expresar bien la evolución del carácter de su personaje: primero hedonista, luego poseído por celos y por último asesino. Mayor sorpresa fue la elección de la musa del cine erótico italiano, Laura Antonelli (recordemos Malizia o Peccato veniale, llamada en España "Me gusta mi cuñada") para interpretar a Giuliana; aparte de la posibilidad de explotar sus "talentos naturales" en las escenas de desnudos y sexo explícito más audaces que haya rodado Visconti (no en vano estamos ya en 1976, la censura ha remitido, es la era del "destape"), debe reconocerse que la Antonelli hace una excelente composición de Giuliana, expresando en qué momentos es realmente feliz y en cuáles debe resignarse (destino de tantas mujeres) a fingir. Teresa Raffo estuvo interpretada por Jennifer O'Neill, actriz que había saltado a la fama unos años antes con la inolvidable Verano del 42, y en los papeles secundarios encontramos a viejos conocidos: Filippo d'Arborio es Marc Porel (uno de los sirvientes del rey Ludwig), la madre de Tullio es Rina Morelli (que ya había aparecido en Senso y El Gatopardo) y como el viejo galán Stefano Egano encontramos otra a Massimo Girotti, el protagonista de Ossessione, que así cuenta con el honor de haber trabajado en la primera y la última películas de Visconti.
Mientras la película se finalizaba, también crecen los presagios de Visconti sobre su propia muerte, haciendo bromas macabras con sus colaboradores sobre qué pondrán sobre él las notas necrológicas. En la ficha técnica de El inocente llega a tachar las palabras "Es una película de Luchino Visconti" para dejarlo en "Fue una película...". Terminado el rodaje y el montaje, cuando se estaba procediendo al doblaje y sonorización de la cinta, el 17 de marzo de 1976 muere Luchino Visconti en su apartamento romano. Supo morir con la misma elegancia de los personajes aristocráticos de sus películas: escuchaba la Segunda Sinfonía de Brahms en compañía de su hermana Uberta hasta que en un momento dado dijo: "Ya basta. Estoy cansado". Dos días después se celebra el funeral religioso en la iglesia de San Ignacio de Roma, con la asistencia del presidente de la República, Giovanni Leone, y del secretario general del PCI, Enrico Berlinguer, precedido por una "ceremonia laica" en la plaza frente a la iglesia, llena de banderas rojas. Dos meses después la película se presentaría en Cannes, con las críticas desfavorables antes citadas. El día de su entierro, Roma había amanecido llena de carteles que decían: "LUCHINO VISCONTI. Hombre de gran cultura cuya obra ha enriquecido durante más de treinta años la historia del arte, del cine y del teatro de nuestro país, de Europa y del mundo. No olvidaremos a Luchino Visconti, militante antifascista de la Resistencia que demostró siempre una profunda y leal solidaridad con aquellos que trabajan y luchan". Pero posiblemente su mejor epitafio fue el que pronunció unos años después su director de fotografía, Pasqualino de Santis: "Con Visconti muere también un cine que sólo él sabía hacer". (Cine y Mùsica)
Based on a novel by Gabriele d'Annunzio, The Innocent (L'Innocente) is set amongst the aristocracy of 19th-century Italy. Wealthy Tullio (Giancarlo Giannini) thinks nothing of squiring his mistress (Jennifer O'Neill) in full view of his friends and the public. But when Giannini's cast-off wife (Laura Antonelli) begins an affair with a young novelist (based, it is said, on author d'Annunzio), it is too much for the philandering aristocrat. Outside of Erich von Stroheim, few directors were as masterful at combining lavishness with depravity as Luchino Visconti. The Innocent turned out to be Visconti's last film; he died in 1976, shortly before the picture's premiere.~ Hal Erickson, All Movie Guid“Mis filmes relatan frecuentemente la historia de una familia, y la autodestrucción y la descomposición de dicha familia. Cuento estas historias como entonaría un réquiem porque me parece más justo y oportuno contar tragedias. En mis filmes, las relaciones alcanzan un punto máximo de exasperación. Los personajes de mis filmes son por voluntad propia, sea empujados por las circunstancias, terminan por encontrarse cara a cara consigo mismos. La protección que puede llegarles del amor o de la familia les falta y los privilegios del poder y del dinero (si los tienen) no les basta para protegerles. Están solos. Sin esperanzas de poder cambiar nada en lo que a su situación se refiere y con frecuencia sin siquiera tener el deseo o la voluntad de hacerlo.” Luchino Visconti

L'Innocente.part1.rar
http://www56.zippyshare.com/v/78128333/file.html

L'Innocente.part2.rar
http://www63.zippyshare.com/v/73658026/file.html

L'Innocente.part3.rar
http://www54.zippyshare.com/v/78509888/file.html

L'Innocente.part4.rar
http://www34.zippyshare.com/v/54110822/file.html

L'Innocente.part5.rar
http://www41.zippyshare.com/v/49496112/file.html

L'Innocente.part6.rar
http://www6.zippyshare.com/v/85688561/file.html

L'Innocente.part7.rar
http://www65.zippyshare.com/v/15179682/file.html

-o-
Luchino Visconti en Arsenevich
 Ludwig
Le Notti Bianche
Lo Straniero
Il gattopardo


11 comentarios:

Bolibolías dijo...

Aún estoy alucinando! Magnífica página la tuya, amigo. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

GRACIAS, ESPECTACULAR!!!!

saynomoreglass dijo...

De nada, nos da mucha alegrìa su compañìa, abrazos.

haller dijo...

Muchas gracias por este filme, pero ¡alerta roja! - los subtítulos están totalmente des-sincronizados. Ya iba a poner manos a la obra, pero felizmente hallé antes el gran trabajo de corrección realizado por jugaor y que calzan perfectos para este ripeo. Se descargan directamente de aquí: http://www.opensubtitles.org/es/download/sub/3476157

saynomoreglass dijo...

Vaya!! Y yo que los revisè incluso, bueno,se me pasò,disculpen todos,muchas gracias haller, jugaor. Ya estàn incluìdos en el post.

Osmond dijo...

Qué gran director es Visconti. Me encantan sus películas, y eso que yo soy un simple plebeyo de república subdesarrollada no más.

Una buena ocasión por ver esta película, que muchos hemos ignorado por concentrarnos demasiado en su esplendoroso (y siempre decadente) período anterior.

Según un notable documental de la BBC sobre Luchino, donde reunió a antiguas bellezas como Claudia Cardinale, Annie Girardot y Charlotte Rampling, ésta es la película más autobiográfica de su autor. Una sentida despedida.

El lobo estepario dijo...

'Verano del 42' puede ser inolvidable por la belleza de O'Neill, entonces con el cabello castaño, la falda arrugada en los dedos del viento y unos ojos azules luminosos como el mar estival, pero, francamente, en contra de lo que dicen por ahí, no representa a ninguna generación. Ya me dirás qué generación veraneó en aquellos años de crisis junto al mar como si nada, y sobre todo qué generación despertó al amor a los quince años de mano de una beldad como el personaje de Dorothy. Deja que me ría.

En cuanto a 'El inocente', la detesto, aunque aprovecharé para bajarla. Reconozco que veo el cine tomando partido y el aristócrata d'annunzianno del protagonista me repele. Es el propio D'Annunzzio el que me repele. Por otra parte, es como si Visconti hubiera virado 180º grados en esta película. Lo que no le niego es lo trascendente de su tema, es decir, cómo aborda la enfermedad moderna por antonomasia, el nihilismo, y cómo describe los intentos desesperados de un aristócrata (al borde del precicipio del vacío) por justificar todo aquello que le da razón a su existencia pero en lo que ya es incapaz de creer (de ahí el final). La película es una obra maestra, eso es indudable, con una fuerza, un ritmo y unas puñaladas morales entre los personajes difíciles de superar.

Salud

Anónimo dijo...

hola estoy tratando de bajar este peliculon,ojala no tenga problemas con los subt. Gracias. Tenes un espacio con peliculas alucinantes.- Albiazul

scalisto dijo...

Nuevos enlaces.

scalisto dijo...

Repuesta L'innocente de Luchino Visconti

Susan Lenox dijo...

Qué puede decirte de Visconti !!! alabado sea !!! todas y cada una de sus films son una obra de arte.

Un saludo.