16 septiembre 2010

François Truffaut - La Nuit Amèricaine (1973)

Francès/French I Subs:Castellano/English
115 min I Divx 592x352 I 1478 kb/s I 126 kb/s  mp3 I 25 fps
701 MB (CD1) y 685 MB (CD2) + 3%
Aclamadísimo filme del cinéfilo Truffaut que aborda la historia del rodaje de una película y los problemas que surgen entre los miembros del equipo.
Esta magnífica película rodada en 1973 por François Truffaut, cinéfilo antes que director, apasionado antes que crítico, es su personal homenaje al arte del cine, y en concreto, al proceso de rodaje de una película, además de ser una completa delicia de principio a fin para quienes sentimos una atracción infinita por las historias de cine dentro del cine. Como homenaje personal, Truffaut escogió centrar la trama, no en los escenarios, modos y maneras de la nouvelle vague que él mismo contribuyó a generar, sino en el Hollywood clásico que corresponde a las grandes películas que hicieron nacer en él el amor por el cine. Principalmente Truffaut centra ese homenaje en la creación cinematográfica, no como un arte, sino como un ejercicio de elaboración, como un trabajo manual, un puro producto de artesanía (desde luego, el rodaje de la película que constituye el centro de la trama no es precisamente el de una obra maestra que vaya a quedar para los anales de la historia). Es decir, que nos muestra el cine no desde el punto de vista del resultado final, sino desde el complejo proceso de trabajo colectivo que conlleva la creación cinematográfica, mezcla del resto de las artes, y la necesaria conjunción de esfuerzos y resultados de los que depende que una película adquiera una forma definitiva u otra.
Para ello, un Truffaut optimista retrata la colectividad del rodaje de manera amable, un compendio de buenas relaciones y de camaradería completamente distinta a la imagen que del cine dentro del cine han dado otros directores como Godard o Altman, un grupo humano al que dedica una mirada agridulce repleta de lecciones vitales, elucubraciones acerca del amor, del desamor, del abandono, de la necesidad y la falta, pero también sobre el sexo sin amor, la infidelidad y las inseguridades humanas en las relaciones de pareja. Jacqueline Bisset está estupenda (en todos los sentidos) como la actriz felizmente casada que ve su mundo patas arriba cuando otro actor (el recurrente en la cinematografía de Truffaut Jean Pierre Leaud) hace pública su relación, Jean-Pierre Aumont realiza una interpretación eficaz, muy sobria y contenida, Natalie Baye está fantástica como ayudante del director, haciendo gala de enorme equilibrio y tranquilidad, e incluso el propio Truffaut como director (de nombre Ferrand) está excelente (se reserva una de las escenas más bellas e icónicas de la cinta, cuando deja caer sus libros sobre cine al son de la música de George Delerue, la cual se escucha por el hilo telefónico, una forma magistral de rodar una simple escena de vida cotidiana con un profundo lirismo).
Pero a Truffaut le interesa lo efímero, lo provisional, lo transitorio de esas relaciones entre personas a las que ha unido un proyecto cinematográfico que, como todos, no es más que producto de una cadena imprevisible de azares y casualidades, como si el plató de cine fuera un pedazo autónomo de vida con principio y final, donde cabe lo alegre y lo frágil, los sueños y anhelos, las esperanzas, los miedos y las inseguridades, lo frívolo y lo profundo. La película denota por todos lados el profundo cariño que Truffaut puso en ella, una mirada nostálgica pero al mismo tiempo conciliadora con lo que el cine también es, el negocio, y con el hecho de la fama y el aspecto público de quienes intervienen en él (la escena en la que un tipo acusa a los trabajadores del cine de desvergüenza).
Finalmente, La noche americana es un compendio de todas las teorías de Truffaut sobre el estilo cinematográfico, y un resumen de su técnica cinematográfica. La película, poco llamativa en cuanto a la acción y a la fuerza de los diálogos, huye de la ostentación, de lo dramático, de la riqueza visual, apostando por la sencillez y la ligereza como forma adecuada de retratar las situaciones corrientes y normales que viven los personajes, sólo rotas con algún episodio melodramático (como la muerte del personaje de Alexander) que sirven para acentuar los pequeños placeres del ser humano, la intimidad, la complicidad, los amores, la comedia de la vida. En suma, todo un homenaje de Truffaut al cine, a la vida. A su vida. El director francés obtuvo el premio de la Academia a la mejor película de habla no inglesa, y nominaciones como mejor director y mejor guionista. Todo un reconocimiento merecido por su forma de ver el cine, por su forma de retratar la vida misma. (39 Escalones)
François Truffaut's lavish and fun 1973 comedy-drama about a film production is a clever hall of mirrors, with Truffaut himself playing a director, and his most important actor in real life, Jean-Pierre Léaud (The 400 Blows), portraying Jacqueline Bisset's immature costar. Day for Night is full of tales undoubtedly told out of school and repeated here in camouflage, and one can't help but be impressed with the stylistic and technical means by which Truffaut captures the adventurousness of a full-budget shoot. The cast is very good all around, with actors in some cases playing fictional thespians and in other cases playing members of the crew. A sequence set to thrilling music by Georges Delerue celebrates the whole art of filmmaking as seen from an editor's perspective--it makes one want to drop everything and shoot a film of one's own. --Tom Keogh
"Un día de 1942, impaciente como estaba por ver la película de Marcel Carné: 'Les Visiteurs du soir', que echaban por fin en mi barrio, en el cine Pigalle, decidí faltar a la escuela. La película me gustó mucho, y esa misma tarde mi tía que estudiaba violín en el Conservatorio, pasó por casa para llevarme al cine. También ella había elegido 'Les Visiteurs du soir', y como por supuesto yo no iba a confesar que la había visto, tuve que volverla a ver disimulando para que no se diera cuenta. Fue exactamente aquel día cuando caí en la cuenta de hasta qué punto puede ser emocionante profundizar más y más íntimamente en una obra que se admira y llegar hasta hacerse la ilusión de que uno revive su creación. Experimentaba una gran necesidad de entrar dentro de las películas y lo conseguía acercándome más y más a la pantalla para así abstraerme del resto de la sala. Desdeñaba las películas históricas, las de guerra y los westerns porque resultaba más difícil identificarse con ellas. Por eliminación no me quedaban más que las policíacas y las de amor (...) Es comprensible pues, que me sedujera desde el principio la obra de Alfred Hitchcock, consagrada por entero al miedo, y después la de Jean Renoir, inclinada hacia la comprensión: "Lo terrible de este mundo es que todos tienen sus razones" ('La regla del juego'). La puerta estaba abierta y yo dispuesto a empaparme de las ideas y las imágenes de Jean Vigo, Jean Cocteau, Sacha Guitry, Orson Welles, Marcel Pagnol, Lubitsch, Charlie Chaplin, de todos aquellos que sin ser inmortales "dudan de la moral de los demás" ('Hiroshima mon amour'). El cine en este período de mi vida actuaba como una droga hasta el extremo de que el cine-club que fundé en 1947 llevaba el pretencioso pero revelador nombre de "Círculo cinémano". No era raro que viese la misma película cinco o seis veces en el mismo mes sin ser capaz luego de contar correctamente el argumento, porque, en un instante preciso, una música que subía de volumen, una persecución en la noche, el llanto de una actriz, me emborrachaban, me arrebataban y me arrastraban más allá de la película." François Truffaut
Nuevos enlaces, gentileza de Ana

CD1
http://www13.zippyshare.com/v/20212803/file.html
http://www13.zippyshare.com/v/71902650/file.html
http://www13.zippyshare.com/v/9776666/file.html
http://www13.zippyshare.com/v/42641274/file.html

CD2
http://www27.zippyshare.com/v/55573252/file.html
http://www27.zippyshare.com/v/45318541/file.html
http://www27.zippyshare.com/v/76179569/file.html
http://www27.zippyshare.com/v/90773180/file.html
-o-
François Truffaut en Arsenevich
La Sirene du Mississippi
Les Mistons
Tirez sur le pianiste
Antoine et Colette
Baisers volés
La femme d'à côté
L'argent de poche
Les Deux Anglaises et le Continent

5 comentarios:

copymycat dijo...

thank you!

Anónimo dijo...

Truffaut es un verdadero pelmazo pero la actriz esta bastante buena. Me aburrió demasiado, pero gracias a la actriz aguanté hasta el pitido final.

Oli

El lobo estepario dijo...

Mejor una de Chuck Norris, llena de explosiones, con buenos y malos, y diálogos para besugos. Ésa no te aburrirá. Tías no sé si saldrán muchas, ya se sabe que el bueno de Chuck era más duro que todos los demás duros juntos.

scalisto dijo...

La Nuit Amèricaine de François Truffaut recuperada por Ana

Ochisan dijo...

Muchas gracias, estáis haciendo un trabajo enorme y maravilloso.