19 mayo 2010

Jean Eustache - Mes petites amoureuses (1974)

Francès/French I Subs:Castellano/English
118 min I Divx 624x464 I 1671 kb/s I 84 kb/s vbr mp3 I 25 fps
1,45 GB
En un pequeño pueblo meridional francés, Daniel, un muchacho entrando en la adolescencia, vive feliz con su abuela, que lo quiere muy tiernamente. Cuando su madre lo envía a Narbona, Daniel se siente como un forastero. Tiene que descubrir la ciudad, el mundo de los adultos, al mismo tiempo que despierta a la sexualidad. Cuando vuelve al pueblo para pasar las vacaciones ya nada es igual...El título procede de Rimbaud y en los créditos suena una canción de Charles Trenet que habla de Francia como el "lugar de mi infancia", sin embargo éste no es el típico canto nostálgico y poético a los años de la infancia a los que nos tiene acostumbrados el cine francés, del que casi ha configurado un subgénero. A medio camino entre Truffaut y Pialat (que tiene un pequeño papel) y llena de retazos autobiográficos, Eustache nos desgrana el paso a la adolescencia de un niño de provincias que, de la mano de una madre a la que en realidad desconoce, descubre la vida, esto es, los primeros amores y las primeras películas. La única nostalgia que siente Eustache no es la de una época apenas esbozada en la ambientación (y en las películas que proyectan los cines locales, en especial Pandora y el holandés errante), sino la de la vida en el campo en compañía de su abuela (de esto nos habla con más detalle Numéro Zéro). Mes petites amoureuses es la película de Eustache con una producción más estandarizada, la más parecida a otras películas francesas (la fotografía es de Néstor Almendros), pero no por ello es menos Eustache. (Jaime Pena)
Tras filmar Mes petites amoureuses, Jean Eustache ya no pudo dirigir otro largometraje. Siete años después, en 1981, se pegó un tiro en el corazón. Se ha visto recurrentemente una estrecha relación entre los dos hechos, el eco prolongado y persistente de su voz silenciada. Philipe Garrel sigue persuadido, sobre este punto, de que fue la industria del cine la que mató a Eustache. (...)Me gustaría escribir sobre aquellas cosas que el cineasta filma, y el hombre ignora. Enfrentado a una inquietud primera -quizá una pérdida, la esencia del cambio-, el cineasta decide tender un puente hacia la complejidad, crear una forma que, sin dar una respuesta, contenga toda la extensión y hondura de la pregunta, una forma que aloje el misterio primero. El cineasta, según esta experiencia, acepta la precariedad de su condición y reconoce la radical independencia de la materia filmada. Serge Daney se refería a ello en una entrevista que concedió en 1977: «Llega un momento en que te das cuenta de que lo importante no es estar o no de acuerdo con la ideología explícita de un film, sino ver hasta dónde alguien es capaz de mantener sus ideas, respetando al mismo tiempo el material audiovisual que ha producido. Es un movimiento dialéctico: primero, el realizador -guiado por sus ideas, gustos y convenciones- produce un material determinado, pero luego este material es el que le enseña cosas al resistirse a él». (...)Y si el cine de Eustache fue un cine de la memoria es porque siempre entendió que la función de la memoria no es preservar lo vivido, sino seleccionar lo recordado, excluir hechos, en vez de conservarlos. Y si el cine selecciona, encuadra una parte de la realidad, no debía estar lejos de esa función. La maman et la putain es un film de exlcusiones, de descartes.
Mientras, en la imagen peduran algunos sentimientos, cristalizados, evocando un instante de tiempo que el cineasta ignoró o no pudo comprender en su plenitud. Restos de tiempo que atraviesan, por ejemplo, las escenas de Mes petites amoureuses. Glosaré un movimiento de cámara. Una tarde de verano, durante su infancia, Daniel pasea junto a un amigo y dos chicas a lo largo de una carretera desierta. Una pandilla de chicos, tras ellos, sigue a las muchachas. Daniel y su pareja se adentran en el follaje y se tumban en el suelo. Su compañero y la otra chica se besan a pocos metros. La pandilla se ha alejado. Daniel se tumba en la hierba y la joven le besa. La mano de Daniel acaricia el cuerpo de la niña y se posa en las piernas desnudas. Cuando se incorporan, él le toca una mejilla con la mano. Pide a la muchacha que se tumbe para poder contemplarla. Y entonces la cámara asciende y deja los cuerpos de los jóvenes en el margen inferior del encuadre, y se desplaza cadenciosamente hacia la izquierda, mostrando un camino de tierra y la extensión de campo en la que el viento sopla moviendo las hojas. ¿Qué decir de ese movimiento inexorable? Daniel ya había besado a una chica, en una sala de cine, mientras se proyectaba Pandora, pero este beso frío nos remonta al beso arrobado de Henri y Henriette en Un día de campo de Renoir, y a los travellings y grúas de Mizoguchi, cuando la cámara abandona a un personaje para orientarse hacia otro lugar, diseminando el sentido del plano. En ese movimiento tras los primeros besos, Eustache sostiene -como Mizoguchi- que no se puede retener la mirada a un cuerpo, expresando la soledad e impotencia del hombre -del cineasta que evoca filmando- ante la ley de la gravedad, la condición sensitiva y carnal del amor como proceso irreversible, la certeza de saberse ínfimo polvo de estrellas. (...)
En otra secuencia, los muchachos sentados en la terraza de un café contemplan cómo las chicas pasan de largo y desaparecen tras girar por una esquina. Mes petites amoureuses es un film precioso sobre la formación de un cineasta, o cómo la vida se inmersa en un hombre que vivirá sus experiencias para el cine. Toda su obra sigue esa formación: partir del número cero, aprender a vivir y filmar, hasta que ya no haya otro plano de sutura. Seul le cinéma. (Texto de Gonzalo de Lucas, extracto del libro colectivo Jean Eustache. Un fulgor arcaico, editado por el BAFICI 2009)
Adopting a cinematographic style which is somewhere between Truffaut, Rohmer and Bresson, Jean Eustache paints a nostalgic, yet somewhat troubling, portrait of childhood and sexual awakening. The film is intelligently written, beautifully photographed by Nestor Almendros (a favourite of the New Wave directors), with a captivating performance from the young Martin Loeb. Mes petites amoureuses is a total contrast to Eustache’s immediately preceding film, La Maman et la putain (1973), a dialogue-heavy masterwork centred around a love triangle which spends much of its time philosophising about love and spirituality. Mes petites amoureuses is a much less daunting film which is also concerned with love, albeit less single-mindedly. (Films de France)
"¿Por qué hacer películas? ¿Para qué sirve? Desde mis comienzos no ha dejado de asediarme esa pregunta. En un momento dado dije: "Para darse gusto".... Eso es falso, es una lítote. No tengo aún la respuesta, como no sea que hacemos cine (u otra cosa) porque estamos obligados. Cocteau decía: "El cine es inútil e indispensable". Se ha repetido cien veces. Yo también. La boutade es práctica y finalmente bastante exacta. ¿Que podría haber forzado a Proust a encerrarse y escribir la Recherche si no es "la obligación"?" Jean Eustache
http://www4.zippyshare.com/v/tFIKQCtA/file.html
http://www6.zippyshare.com/v/tp5d9IqZ/file.html
http://www65.zippyshare.com/v/FdT333pA/file.html
http://www38.zippyshare.com/v/hHeStkIe/file.html
http://www27.zippyshare.com/v/PxkPFway/file.html
http://www49.zippyshare.com/v/XUyMF2Wb/file.html
http://www37.zippyshare.com/v/RpbKs8hU/file.html
http://www33.zippyshare.com/v/EsQOFIxF/file.html

subs:
http://www60.zippyshare.com/v/WDtJZbqq/file.html

-o-
Jean Eustache en Arsenevich

NOTA: Este post està dedicado a Jean Eustache y a Hipo, que fue quien nos presentò a este cineasta mayor. Gracias a los dos.

6 comentarios:

Osmond dijo...

Eustache es una figura legendaria y misteriosa del cine francés. Espero ver alguna de sus películas presentadas en este blog que va directo a la leyenda como el mismo Eustache. Eso sí ¡LARGA VIDA A SCALISTO Y A SAYNOMOREGLASS! GRACIAS AMIGOS. LES DESEO LO MEJOR.

saynomoreglass dijo...

Gracias ,Osmond, todo lo mejor para tì tambièn, un fuerte abrazo.

saynomoreglass dijo...

Reemplazada la antigua copia por un Super-rip-alalturadelascircunstancias-oseaaladeunapelideEustache-oseaunaobramaestrasinmàs, gracias a SuperHipo, el usuario enmascarado siempre al rescate del uploader desprevenido y/o perezoso, gracias Hipo!!!!!!!

Steparius dijo...

¡Mes petites amoureuses con alta resolución y con subtítulos en castellano! Me la estaba perdiendo. Tenía un viejo ripeo en francés sin subtítulos: me enteraba de cinco palabras cada cien. Ahora sí...

Muchísimas gracias, desde Lima.

saynomoreglass dijo...

Ehh què alegrìa encontrar otro amigo de Jean, de nada desde Lima tambièn, saludos.

scalisto dijo...

Mes petites amoureuses de Eustache resucitada por chicharro