06 abril 2010

John Huston - The Dead (1987)

Inglès/English-Castellano (Dual) I Subs: Castellano
80 min I Xvid 720x400 I 2072 kb/s I 192 kb/s cbr AC3 I 25 fps
1,36 GB + 3% de recuperaciòn/recovery
Dublín, comienzos de siglo. Es el día de Epifanía de 1904, y está a punto de comenzar una de las celebraciones más concurridas de Dublín, la fiesta de las Srtas. Morkan. Entre sus invitados se encuentra Gabriel Conroy, sobrino de las anfitrionas y esposo de una de las mujeres más bella del país, Gretta. Es una noche maravillosa, el champagne inunda la celebración y los asistentes disfrutan de una magnífica velada. Durante su prolífica carrera como director, John Huston adaptó varias obras literarias, algunas que son verdaderas joyas cinematográficas como Moby Dick, Bajo el volcán o El halcón maltés, entre otras. Con esta última inició un largo trayecto en 1941 que culminaba en 1987, al cumplir su sueño de llevar a la pantalla el cuento «Los muertos», de James Joyce, el último y más largo de Dublineses.
Joyce afirmaba que con Dublineses escribía la historia moral de su país, al tiempo que se refería al escenario de su natal Dublín como el centro de la parálisis. Su primera y única colección de 15 cuentos marcaba en 1914 el inicio de su producción literaria y daba un giro determinante a la narrativa del siglo XX. El aviso del genio de Joyce se comenzaba a vislumbrar, aun cuando Dublineses fuera una obra rechazada por los círculos ortodoxos irlandeses y obligara al autor a exiliarse lejos de la Irlanda que amó y odió.
Pero no era sólo enfrentar a su público con cuentos que trataban sobre la parálisis de la sociedad dublinense, renuente a una apertura cultural y sumida en las pugnas de su situación política y religiosa, también Joyce inauguraba con el estilo de su prosa una postura radical, desprovista de concesiones para sus lectores.
Es cierto, como suele afirmarse, que en las tramas joyceanas «no pasa nada». Sin embargo, la enorme profundidad temática de sus narraciones alerta sobre los procedimientos narrativos que el autor innovó e incorporó como sello característico de su estilo. Uno de los aspectos más relevantes es la anulación de una trama tejida alrededor de la acción para concentrarse en el efecto que produce cada una de las sensaciones que construyen la historia. La facultad para convertir lo abstracto en una prosa poética exacta y cercana al lector recae en un punto cumbre que Joyce bautizó con el nombre de epifanía.
En todos los cuentos la epifanía será un detonador temático que concentra el efecto simultáneo de una exploración interior del personaje, unido a los sucesos que la desencadenan, como si se tratara de una avalancha incontenible de impresiones que se desbordan en la honda intimidad de un momento que estalla en sentimientos, lo mismo jubilosos que desdichados.Joyce prepara el camino para el tema de la muerte que, en su sentido más amplio, se deja sentir en «Los muertos». La condensación de las epifanías anteriores —en los cuentos que preceden a éste— encontrará un cauce para desahogar, en el final, la epifanía de Gabriel, el protagonista del relato.
La epifanía joyceana comparte en sus orígenes la idea de ser una revelación. Para Joyce, el término va más allá: es una puerta hacia el interior del alma. Esta puerta no se abre frecuentemente, es un hecho único e irrepetible. Lo que se descubre adentro es a veces tan desconocido como fascinante, tan oculto como doloroso.
Si los sentimientos viajan más rápido que las palabras, aun antes que el pensamiento lógico ordene la idea en frases, ¿cómo expresarlo dentro de los límites del lenguaje? Joyce logra superar este problema al comprender que el lenguaje de las emociones no tiene un tiempo ni un orden. Su escritura se dimensiona en las emociones igual que en un caótico viaje anímico.Si bien para John Huston llevar el cuento de Joyce a la pantalla implicaba saber que el perfil no comercial de la película causaría en muchos espectadores dudas, temores y hasta cierta desconfianza, el reto personal era mayor por la profundidad del texto.
La película, igual que el cuento, va creando una atmósfera adecuada para que se produzca la epifanía de Gabriel, que, pese a toda explicación que se pueda añadir, es un concepto muy abstracto que Huston debió traducir en imágenes.Huston se concentra en este motivo y selecciona cada escena del interior de la casa en la que transcurre la velada, para crear una sutil intimidad en los diálogos, los brindis, las canciones y los bailes. Todo ello, como en el cuento, sin jerarquizar ningún evento por encima de otro, con lo que mantiene a los actores al margen de la acción y hace de cada momento un nuevo descubrimiento, en el que de manera simultánea todo acontece porque todo es importante.
Esto provoca en el espectador sensaciones visuales similares a las que Joyce hace en el texto. El director presenta una serie de imágenes evocativas que nos introducen en la médula del relato. En la película se percibe, de igual manera, la soledad y el dolor espiritual en la epifanía de Gabriel, al tiempo que se ve caer la nieve que esa noche cubre a Irlanda. Huston reproduce textualmente el final del cuento en la voz en off de Gabriel, como si el lenguaje joyceano fuese el único capaz de expresar la insondable soledad humana: «Su alma desfallecía lentamente mientras oía caer la nieve sobre el Universo. Caía suavemente, como si se tratara del advenimiento de la hora final, sobre los vivos y los muertos».
El alto sentido de musicalidad, presente también en la sintaxis auditiva del texto, es un acierto importante en la película. Huston deja correr íntegras las secuencias con la música. Por ejemplo, la interpretación de «Vestida para la boda», de Ballini, por la tía Julia, es una de las mejores secuencias: mientras se escucha la deprimente voz de la anciana, la cámara hace un recorrido por los detalles de la casa, las viejas fotografías, los adornos, los cuadros y todo lo que ambienta la desolada vida de las señoritas Morkam, tías de Gabriel y anfitrionas de la cena anual navideña. Sin necesidad de explicar la desdicha de la soltería de las tías o la orfandad de Mary Jane y la propia de Gabriel, el ritmo de la lente se transforma en un narrador capaz de contar sin necesidad de explicar.
La vida irlandesa, su hospitalidad, sus costumbres y tradiciones son, de igual forma, ingredientes que realzan la compleja identidad de los irlandeses. La mezcla de diálogos deja entrever la añoranza por los orígenes celtas y la tensión de su realidad anglosajona, unido todo ello al sentido de la muerte. La proximidad a la muerte física, real de las ancianas tías de Gabriel cubre otros matices: los muertos viven en la memoria de quienes mueren a diario sin algo por qué vivir.La muerte en todos los personajes se implica en la rutina de la vida cotidiana, las costumbres, la renuencia al cambio, la apatía, el prejuicio; en una palabra, las limitaciones que impone una vida sin arte. Gabriel confronta el dilema del artista atrapado en la insularidad física e ideológica de Irlanda y de su entorno familiar. El mundo recreado en el relato lleva al lector a pensar en el dilema personal de Joyce: el artista que rompió con sus raíces para exiliarse en el continente. El tema de la vida no vivida, la muerte de las ilusiones presente en todos emana desde los rincones más profundos de su soledad, a través de imágenes poderosamente evocativas.
Si bien «Los muertos» recrea un cuadro de costumbres, «Christmas time» universaliza la experiencia humana. La dualidad del relato vida-muerte, luz-sombra o los fantasmas del pasado que comparten el presente se aprecian a lo largo de la película en el juego de imágenes que Huston crea y en la excelente caracterización: la antigua aristocracia irlandesa de las tías, la clase doméstica de Lily, el racismo del señor Brown, la ultranacionalista intolerante miss Ivors, Freddy, el borrachín despreocupado, el tenor acomplejado o Greta, esposa de Gabriel, extraña a sus ideales, ajena a su mundo, negada a la intimidad, atada al recuerdo de un amor del pasado.
John Huston logra superar el reto que representó «Los muertos» al recrear de manera entrañable una historia que queda viva en la mente del espectador. La explicación del magnífico efecto emocional logrado por Huston en la adaptación de «Los muertos» se encuentra más allá de la pericia técnica que el director adquirió con los años. Es una obra íntima y personal, una epifanía fílmica de un hombre que llegaba al final de sus días. (El Puro Cuento)
The Feast of the Epiphany, Dublin, 1904, and the Morkan sisters, Kate (Helena Carroll) and Julia (Cathleen Delany) are hosting their annual holiday party. The aged, unmarried sisters have devoted their lives to the arts, particularly music—enjoying it, teaching it, singing in choirs—and among their many friends and acquaintances sharing this holiday with them is the tenor, Bartell D'Arcy (Frank Patterson). John Huston was one of the last of his generation of great directors and his penultimate film, Prizzi's Honor, was a critical and commercial success that suggested an artist in his prime rather than at twilight. The Dead was a long-time dream project for Huston, and buoyed, perhaps, by the success of Prizzi's Honor and the knowledge that his own time was running out, the director made the film as it needed to be made, not as a literate sop to film goers, with recognizably pretty faces and visually pleasing actions supplanting ideas, but as a faithful translation of Joyce's text. The result is moody and beautiful, a haunting and affecting film that perfectly captures the rhythms and nuances of its source.
"Mejor pasar au­daz al otro mundo en el apogeo de una pasión que marchitarse consumido funestamente por la vida." James Joyce
Nuevos enlaces

The Dead (John Huston).part1.rar
http://www107.zippyshare.com/v/T8FdgjZt/file.html

The Dead (John Huston).part2.rar
http://www6.zippyshare.com/v/4sHqZnzU/file.html

The Dead (John Huston).part3.rar
http://www114.zippyshare.com/v/OcE2kA9b/file.html

The Dead (John Huston).part4.rar
http://www27.zippyshare.com/v/Jf62H490/file.html

The Dead (John Huston).part5.rar
http://www95.zippyshare.com/v/LAuDrRPP/file.html

The Dead (John Huston).part6.rar
http://www40.zippyshare.com/v/Q0n3rngI/file.html

The Dead (John Huston).part7.rar
http://www53.zippyshare.com/v/EzABI3dw/file.html

The Dead (John Huston).part8.rar
http://www25.zippyshare.com/v/jCAGf2Jv/file.html

-o-
John Huston en Arsenevich

4 comentarios:

Osmond dijo...

THE DEAD es una obra maestra. Pero en vez de cargar con ese apelativo de manera pesada y altisonante, lo hace ligeramente, como un recuerdo de noche de fiesta que se ha ido para siempre. Es imposible deshacerse de la memoria de quienes han partido y que alguna vez nos hicieron tan felices. Y tambien es imposible olvidarse de esta película. Excelente manera de celebrar el éxito de este blog y el trabajo de Scalisto.

saynomoreglass dijo...

Totalmente de acuerdo, Osmond. El cuento de Joyce es por cierto el detonante maestro de esta obra maestra. Un gran abrazo y gracias por comentar.

Anónimo dijo...

En mi opinión, maravillosa película sobre la pérdida de los seres queridos, evocador de recuerdos y experiencias personales.

Caratti

Luis dijo...

La pelicula es maravillosa. La ví en el cine en su momento y alguna vez por televisión, mal doblada. Finalmente, luego de años de búsqueda, encontré en España la edición en DVD. Es el canto del cisne de John Huston, confinado a una silla de ruedas y un tubo de oxígeno para luchar con el enfisema que terminó con su vida antes del estreno.