18 marzo 2010

Frank Borzage - A Farewell to Arms (1932)

Inglès/English | Subs: Castellano
90 min | Xvid 640x480 | 1006 kb/s | 86 kb/s mp3 | 23.97 fps
700 MB
El director Frank Borzage ha pasado a la historia como uno de los más inspirados creadores de melodramas, pero tras esta definición simplificadora se esconde un cineasta de gran sensibilidad que se tomaba muy en serio la caracterización de los pesonajes, que mostraba de manera directa o indirecta profundas preocupaciones sociales y tenía un alto concepto del romanticismo. Los dos títulos más reputados de su filmografía son El séptimo cielo y esta primera versión de la novela homónima de Ernest Hemingway que es al mismo tiempo un exaltado canto pacifista y una de las más estilizadas historias pasionales jamás contadas. Ambientada en la Primera Guerra Mundial, cuenta la historia de un conductor de ambulancias americano que conoce a una enfermera inglesa, a la que reencuentra cuando es herido en la contienda y es enviado al hospital donde ella presta sus servicios. Separados de nuevo por la guerra, ella se refugia en Suiza, embarazada y sin recibir el aluvión de cartas que el soldado le remite febrilmente y que son censuradas por el personaje paradójicamente paternal encarnado por Adolph Menjou, hasta que el destino, además de la deserción del soldado que interpreta Gary Cooper, vuelve a reunirlos en un desenlace a la vez trágico y esperanzador que coincide con el armisticio que pone fin a la guerra, en una de las secuencias finales más sublimes de la historia del cine. Son, ya, 71 años los que han transcurrido desde que Adiós a las armas fue estrenada, y a pesar de ello, todavía mantiene firmemente su actualidad. El tema central en la filmografía de Frank Borzage es, sin dudsa alguna, el amor. Si a ello le añadimos que en sus películas solemos encontrar cierta dosis de espiritualidad (muy cercana, a mi modo de ver, a la que Dreyer podría haber insuflado a sus films si éste hubiera filmado en Hollywood), estaremos de acuerdo en que Borzage aborda una temática inmutable a través de los tiempos. Las personas seguimos, y seguiremos, cuestionándonos nuestro paso por la vida; nos seguiremos enamorando y sufriendo desamor… y volveremos a caer, una y otra vez, en la sinrazón (sería mejor decir aberración) de la guerra. Porque Frank Borzage no ignoraba las realidades sociales que rodeaban la época que le tocó vivir. De hecho, él se anticipó a la efervescencia del movimiento nazi con un estupendo film de denuncia como Tres camaradas (Three comrardes, 1938), por poner sólo un ejemplo. En la película que nos ocupa, la guerra está presente de principio a fin. Siempre está allí, aunque no la veamos en primer término. Es el telón de fondo de la historia y, al mismo tiempo, el protagonista mudo de la misma. Al final de la película, cuando se anuncie el final de la guerra, el espectador queda desnudo ante la única verdad posible: la guerra es inadmisible porque no hay ningún argumento que la pueda sustentar (el amor, que nos hace humanos, perece ante ella) y los sacrificios llevados a cabo en su nombre acaban pisoteando la esencia humana.
Borzage no hace una denuncia social de la guerra, sino que la hace desde el ámbito privado e individual. Es a través de la historia de amor entre Catherine (Helen Hayes) y el teniente Frederic Henry (Gary Cooper) donde sitúa a la guerra como una intrusa que acaba por destruir todo lo que encuentra a su paso. La guerra es el enemigo del amor. Si el amor ensalza la espiritualidad del hombre, la guerra lo degrada.La película de Borzage está basada en la novela homónima de Hemingway. Éste la detestaba antes, incluso, de haberla visto (después de verla tan sólo manifestó sentirse contento por el trabajo de Gary Cooper, quien acabó por ser compañero de borracheras del escritor). Hemingway denunció que se edulcorase la novela escamoteando la contienda bélica y la carnicería de la guerra en pos de un acaramelado idilio.
La acción de la novela se basa en los propios recuerdos del escritor. Alistado como voluntario, y teniente en un cuerpo de ambulancias, realizó la campaña con el ejército italiano en el frente de Isonzo, la metralla de una explosión le hirió en ambas piernas en el verano de 1918. Estuvo convaleciente en Milán, donde conoció a una enfermera norteamericana llamada Agnes von Kurowsky con la que mantuvo ciertos devaneos amorosos. Esta chica (siete años mayor que Hemingway) acabó por rechazar la proposición de boda del escritor cosa que le llevó a vengarse de ella en el final de Adiós a las armas (no reflejaré de que modo para quien todavía no haya visto la película).
La verdad es que Frank Borzage lleva la novela de Hemigway a su terreno. Recoge la esencia del texto y es capaz de hacerla suya. La película se rodó en los estudios de la Paramount, cosechando dos Oscar (a la mejor fotografía y al mejor sonido). La película fue bien acogida por el público. Sin embargo, el estreno fue controvertido a causa del final alternativo que la Paramount puso a disposición de los exhibidores. La productora dispuso de un final mucho más ambiguo, en el que no queda clara la suerte que corre la pareja protagonista. Frank Borzage, totalmente contrariado por esta decisión se lava las manos y delega en Jean Negulesco para la realización de la escena.
Adiós a las armas relata la relación amorosa entre el teniente de ambulancias protagonizado por Cooper y la enfermera que encarnó Helen Hayes. La guerra está presente pero se sitúa en la distancia. Es el detonante del conflicto que sufrirán los personajes. En la película no hay escenas bélicas propiamente dichas.
La única escena bélica de la película carece totalmente de cualquier sentimiento épico. En ella, Frederic decide desertar del ejército para reencontrarse con Catherine. Los soldados caminan, derrotados, por caminos llenos de barro; Frederic huye aprovechando que los aviones austríacos descienden sobre ellos disparándoles. El montaje de esta escena, sumamente soviético, transmite toda la esencia de la película. Frederic escapa de sus compañeros y de sus enemigos en busca de su amor. Deserta porque no soporta la idea de no estar o de perder a su amada. ¿Cabe posicionarse más ante una guerra?. Para los protagonistas de Adiós a las armas, el amor (su amor) es la respuesta al caos que les envuelve, es el único camino que tienen para poder sentirse armoniosos dentro del infierno que les ha tocado vivir. Desde estos presupuestos, desertar no es un acto de cobardía sino que, más bien al contrario, supone dar un paso al frente.
En contraposición al personaje de Frederic nos encontramos con los de su amigo el capitán Rinaldi (Adolphe Menjou) y el sacerdote (Jack La Rue). Ambos encarnan dos posicionamientos ante la guerra. El primero, contempla la guerra sin demasiado horror (al igual que Frederic antes de conocer a Catherine), aprovechando su situación para medrar en su profesión de médico y flirtear con las enfermeras del hospital. Por el contrario, el sacerdote vive atormentado todo aquello que sucede a su alrededor. Su posición le hace sentirse totalmente impotente y desbordado. Cuando comprende que Catherine y Frederic están enamorados su rostro no evidencia asombro o alegría, sino pesadumbre al saber que el futuro está plagado de nubes negras que los ojos enamorados de la pareja no llegan a vislumbrar.
En el plano estrictamente narrativo, Borzage otorga una importancia preponderante a la imagen. Los encuadres no son, para nada, arbitrarios. La película despide en sus planos un tono muy metafórico y poético. El montaje, realista en ocasiones y onírico en otras, potencia los valores emotivos y humanos que han quedado expuestos en este artículo. La iluminación expresionista, y muy cercana al cine silente del que Frank Borzage todavía no se había desprendido, se convierte en algunas escenas en poesía al trascender las imágenes a aquello que vemos. Un ejemplo clarificador lo podemos encontrar en la escena final, pero como antes prometimos no desvelar cómo finalizaba la película… Fíjense en el rostro de Catherine y, por un momento, verán como un fogonazo de luz les explicará lo que es el amor. Para entonces, la guerra estará muy lejos de Catherine. (Texto de J.A. Souto Pacheco, tomado de Miradas de Cine)The 1932 version of A Farewell to Arms owes as much to the shimmering house style of Paramount Pictures as it does the novel by Ernest Hemingway. If Hemingway purists can get past the romanticizing of the book, however, this film offers its own glossy appeal. On the Italian front in World War I, an American ambulance driver (Gary Cooper) falls in love with a nurse (Helen Hayes, before she became the official First Lady of the American The-a-tah). Cooper was a Hemingway friend in real life, and later played the hero of Hemingway's For Whom the Bell Tolls; his boyish simplicity is just right for director Frank Borzage's heartfelt approach. The jaded battle scenes show the influence of the hit film version of All Quiet on the Western Front, especially in a gripping montage depicting Cooper's progress alone through the war zone. Hemingway would have none of it, of course; he once disdainfully wrote that "in the first picture version Lt. Henry deserted because he didn't get any mail and then the whole Italian Army went along, it seems, to keep him company." This is first and foremost a love story, however, and as such it succeeds beautifully, right through to the remarkably intense ending. --Robert Horton “Una guerra no termina nunca, la guerra no se gana con la victoria.” Ernest Hemingway
Nuevos enlaces

A Farewell to Arms (Frank Borzage).part1.rar
http://www9.zippyshare.com/v/cVtDyxQJ/file.html

A Farewell to Arms (Frank Borzage).part2.rar
http://www1.zippyshare.com/v/IhZF5Gbd/file.html

A Farewell to Arms (Frank Borzage).part3.rar
http://www22.zippyshare.com/v/7FDjHC88/file.html

A Farewell to Arms (Frank Borzage).part4.rar
http://www31.zippyshare.com/v/qCMbrcnJ/file.html

-o-
Frank Borzage en Arsenevich

13 comentarios:

Cabinadelafoto dijo...

Hola.

¿alguién de los visitantes tiene a mano los subtitulos de "Piel De Asno" de Jacques Demy. Muchas gracias :D

Saludos Scalisto y a todxs.

Anónimo dijo...

Tal vez te sirvan estos:

http://www.opensubtitles.org/es/subtitles/3360696/peau-d-ane-es

---

Borzage hizo una adaptación bastante buena, pero no sé, la novela (todo Hemingway) tiene algo que no acaban de tener las adaptaciones cinematográficas (ni 'Punto de ruptura' de Curtiz, sobre 'Tener y no tener', lo tiene, y es la que más se acerca).

Las escenas de intimidad, a ritmo de jazz, que hay entre hombre y mujer en todo Hemingway, es algo que echo en falta en estas películas inspiradas en su obra, porque es una intimidad libre, a veces erótica, pero sin pasarse, que se queda en cierto recatamiento en el cine. Pienso, no sé si alguien lo compartirá, que un director que podría haberte adaptado bastante bien a Hemingway (aunque parezca raro) es Godard: 'Pierrot el loco' tiene esa intimidad entre él y ella, y ese fatalismo (aunque ella sea una arpía).

El lobo estepario

Anónimo dijo...

what happened with "the killer inside me" and "the laughing policeman"??? i couldnt find these movies... please post them again!!! your site is terrific. thanxs

Lizardo Cruzado dijo...

Gracias por el obsequio, nos aprestamos a verla. Un abrazo.

Anónimo dijo...

¿Alguien sabe dónde encontrar 'Hanare goze orin' (The ballad of Orin), del 77, de Shinoda? ¿Y 'Afraid to die', de Masumura, con Mishima en el papel principal? En las páginas rusas (que dan pena, por cierto, con lo que muestran en los márgenes) ofrecen versiones dobladas, y no hay peores dobladores que ellos, que dejan de fondo el idioma original y le superponen un narrador peor que los mexicanos (los curiosos no se pierdan la versión mexicana de 'Vidas rebeldes' de Huston: yo no me he reído nunca tanto). Por cierto también que me ha bajado 'Bajo los cerezos en flor' de Shinoda, que tenéis por aquí, y me ha sorprendido gratamente.

El lobo estepario

saynomoreglass dijo...

Hola, cabina, si no funkan esos subs del Lobo te cuento que por aquì anda la peli con subs y todo, es cuestiòn de que la busques.Abrazo.

Hi, thank you for the words. Scalisto will answer you as soon as possible. Greetings.

Hola, Lizardo!! Què alegrìa encontrarte por aquì!! Un gran abrazo igual!!

Hola, Lobo, ejem, no ubico la peli que dices pero estaremos atentos a ella. Un fuerte abrazo para tì.

scalisto dijo...

Hi, we never published "The Killer Inside Me" nor "The Laughing Policeman". Perhaps you saw them at another blog.

Cheers

scalisto dijo...

@Lupus: Dentro de poco publicaré "Hanare goze orin". En cuanto a "Afraid to Die", es posible que la consiga en unos días.

Saludos!

Anónimo dijo...

Gracias, amigo.

La de 'Hanare goze orin' me la puse a bajar ayer de una página rusa, pero sólo publicaron el CD1, con lo que me quedé a medias. Así que tu iniciativa a mí me cae como una breva. A Shinoda, además, lo conocí por este blog ('Bajo los cerezos en flor'), película que me sorprendió por lo arriesgado de los diversos temas que aborda, por su memorable final, y también por el papel, sensual, de la mujer protagonista, alejada de ese arquetipo de mojigata que a veces lastra el cine japonés, que no obstante es probablemente el que yo más amo.

La de 'Afraid to die' está en megaupload 001, 002, 003 y 004 en versión francesa, aunque circulan subtítulos en castellano compatibles (ya los probé en el reproductor y todo encaja). No obstante, posiblemente encontraréis vosotros una copia mejor, porque si algo caracteriza vuestro blog es la máxima calidad de visión de las películas que colgáis.

El lobo estepario

Anónimo dijo...

Con versión francesa quiero decir dvd francés (el audio es japonés).

saynomoreglass dijo...

Resubida!!

scalisto dijo...

A Farewell to Arms de Frank Borzage resucitada por chicharro

Carlos Alonso dijo...

Hola
Desde hace muchos años que lo sigo Calixto. He vuelto a encontrarlo!. Muchas Gracias por sus aportes.
Estoy tratando de bajar adios a las armas de 1937 pero los links están obsoletos.
Gracias!
Carlos