03 enero 2010

Victor Sjöström - Berg-Ejvind och hans hustru (1918)

Muda/Silent I Intertìtulos/Intertitles:Castellano/English
74 min I Xvid 624x480 I 2656 kb/s I 192 kb/s cbr mp3 I 23.97 fps
1,46 GB + 3% de recuperaciòn/recovery
Un extraño llega a trabajar a la granja de la viuda Halla. Pronto ambos caerán en las redes del amor, pero todo se vendrá abajo cuando el turbio pasado del hombre salga a la luz. Entonces lo dejarán todo y huirán a las montañas de Islandia para estar juntos, aunque eso signifique caer en la total miseria.
El nacimiento de la producción cinematográfica sueca es en 1907 encabezada por Charles Magnusson con la fundación de la sociedad A,B Svenska Biografteaten donde debutaron Mauritz Stiller y Victor Sjöström. Conoce su apogeo entre 1913 y 1923 con dos películas Ingeborg Holm 1913 de Sjöström y la expiación de Gosta Berling 1923 de Stiller.
Las obras capitales de esta cinematografia están inspiradas en novelas u obras dramáticas: Ingeborg Holm de Sjöström procede de Nils Krook, Los proscritos de Johan Sigurjonsson, la carreta fantasma y la expiación de Gosta Berling (de Stiller) procede de Selma Lagerlöf. Este origen literario, que pudo haber significado un retroceso por la imposición de fórmulas teatralizantes, fue un enérgico estimulante, incitando a experimentar nuevas técnicas narrativas de indagación psicológicas: en Dödskyssen 1916 de Sjöstrom novedad técnica en la acumulación de una serie de flash-blacks, que correspondían a diferentes versiones de un mismo hecho, narradas por diferentes testigos; técnica narrativa fragmentada de encuesta policíaca muy celebrada e imitada, reactualiazada por Orson Welles en Ciudadano Kane1941.
Otro aspecto relevante es la aparición del paisaje, por su papel dramático y psicológico en la trama cinematográfica: Los proscritos de Sjöström sitúa en las montañas el tema de los amantes, perseguidos por la sociedad. El paisaje y las fuerzas de la Naturaleza juegan en este drama amoroso un papel esencial; el desenlace tiene lugar, precisamente en una tormenta de nieve en la que perecen los dos protagonistas. Utilizar los elementos naturales para expresar en forma exteriorizada el drama de los personajes es un recurso expresionista al que el cine no renunciará jamás. Además, la calidad y pureza de su fotografía alcanzará un prestigio universal.
Sin embargo los decorados interiores no desmerecían de los decorados exteriores: El tesoro del Arno: trágica leyenda amorosa del s.XVI entre una joven sueca y un mercenario escocés. Stiller utiliza el decorado como elemento psicológico del drama, capaz de crear una atmósfera poética e inquietante, gracias a una rigurosa composición plástica. Algunas imágenes como el largo cortejo fúnebre a través de los hielos, han pasado a la antología del mejor cine mundial.
Finalmente, comentar La carreta fantasma de Sjöström: el enfrentamiento de un borracho y el cochero de la Muerte, que viene a buscar su alma durante la Nochevieja. Técnicamente, flash-backs, sobreimpresión, encadenado, recursos que confieren un tono espectral y alucinante al relato. En definitiva, virtuosismo técnico al enlazar imágenes del presente y del pasado del borracho, del mundo real y del sobrenatural, aboliendo el espacio pues el protagonista oye la voz de su mujer, en el otro extremo de Estocolmo amenazando con suicidarse.
El gran maestro del cine sueco fue Sjöström, sin embargo su discípulo Stiller consiguió igualar o superar en ocasiones a su maestro. Además, se añade a Stiller el mérito de haber descubierto a la actriz Greta Garbo. Con la crisis del cine soviético, marchan a Hollywood. (Tomado de Rincòn del Vago)Se estima que el 80% de la producción fílmica del periodo mudo se ha perdido. Es decir, tenemos un conocimiento parcial de la historia del cine de aquella época. Sin embargo, el legado que algunas cinematografías y creadores nos han dejado es fundamental. Más aún porque su material tiene el valor añadido de ser superviviente. Es el caso del cine nórdico con directores como Gustaf Molander, Mauritz Stiller –ambos nacidos en Finlandia–, Benjamin Christensen, Carl Theodor Dreyer –daneses los dos– o Victor Sjöström –de nacionalidad sueca–. Victor David Sjöström nació en Silbodal, Varmlands (Suecia) el 20 de septiembre de 1879. Empezó su trayectoria artística como actor, incorporándose a los 17 años a una compañía teatral ambulante. Trabajó así como intérprete y gerente, llegando a fundar su propio conjunto en 1911. Con el desarrollo de la industria cinematográfica en Suecia, fue contratado por la Svenska Bio en 1912. Esta productora atrajo a numerosos talentos del teatro para que trabajaran como actores y directores. Sjöström comenzó una carrera cinematográfica en la que fue compaginando tareas como director, guionista y actor, protagonizando en numerosas ocasiones las películas que dirigía y participando en algunos films conducidos por otra figura importante de aquel momento, Mauritz Stiller.En esa década dirigió más de treinta obras, una gran parte de las cuales no se ha conservado. De este tiempo es Ingeborg Holm (1913), considerado el primer clásico del cine sueco. En 1917 logró un enorme éxito con Había una vez un hombre (Terje Vigen), adaptación de un poema de Henrik Ibsen. Para muchos estudiosos, no es sólo el comienzo de la época de madurez de Sjöström sino de la Edad de Oro del cine sueco. Firmó a continuación títulos imprescindibles como Los proscritos (Berg-Ejvind och hans hustru, 1918) o La carreta fantasma (Körkarlen, 1921) que aumentaron su fama. Viviendo un periodo álgido aceptó la invitación para acudir a Hollywood, en donde se instaló en 1923. Rebautizado Victor Seastrom por la industria norteamericana, llegó a realizar nueve películas contratado por la Metro Goldwyn Mayer (todavía Goldwyn Pictures Corporation en la primera de ellas). Allí dirigió a grandes actores como Lon Chaney, en El que recibe el bofetón (He Who Gets Slapped, 1924) y Amor de padre (The Tower of Lies, 1925), Lillian Gish, en La mujer marcada (The Scarlet Letter, 1926) y El viento (The Wind, 1928), o a la mismísima Greta Garbo (descubierta por Stiller, su principal mentor en los primeros años) en la prácticamente desaparecida La mujer divina (The Divine Woman, 1928), de la que solamente se conservan nueve minutos. Pese a obtener importantes éxitos, el director sueco confesó que se sintió “perdido entre los grandes decorados y medios técnicos de los que no entendía nada, y me pasaba el día preguntándome cuando podría volver a Suecia, aunque fuera fracasado”.Tras su última película en Estados Unidos, la ya sonora La mujer que amamos (A Lady to Love, 1930), Sjöström volvió a Suecia. Apenas volvió a dirigir, culminando esta faceta con Bajo el manto escarlata (Under the Red Robe, 1937), de producción británica, dedicándose sobre todo a la interpretación, cerrando su carrera con la magistral Fresas salvajes (Smultronstället, Ingmar Bergman, 1957). Falleció en Estocolmo el 3 de enero de 1960, a la edad de 80 años. (Texto de Luis Antonio Alarcón)El importante éxito obtenido con el film Érase una vez un hombre (Terje Vigen 1916), posibilita a su realizador Victor Sjöström, hacer realidad un viejo sueño: llevar a la pantalla la obra teatral del escritor islandés Johan Sigurjonsson, con la que el director sueco había triunfado como actor en los escenarios de su país a comienzos de la presente década.Aunque la distribución en cuadros de la obra cinematográfica evidencia su origen teatral, es el tratamiento prioritario que el director concede al rodaje en exteriores, lo que sin duda se erige en la película como su principal característica. Profundizado en las tesis esgrimidas en el citado Terje Vigen, el marco natural trasciende su sentido meramente estético, pasando a ocupar un lugar predominante en la obra. Las bellas imágenes de Laponia -el conflicto bélico en curso hace imposible la filmación en tierras islandesas donde transcurre el original literario-, adquieren un trasfondo psicológico, constituyéndose en vía necesaria para que la purificación moral de los protagonistas tenga lugar. Tan peculiar simbiosis: hombre y naturaleza,va a ser desarrollada tanto por el propio Sjöström en su filmografía posterior, como recogida por otros cineastas escandinavos,que van a hacer de ella, el rasgo dominante del cine de su país.Los papeles protagonistas son interpretados por el propio Sjöström y por su mujer, Edith Erastoff, que se hizo con el papel más por la intervención de Mauritz Stiller que por el convencimiento de su marido. Ambos resultan impecables. Destaca igualmente la labor de fotografía realizada por Julius Jaenzon, que demuestra su maestría tanto en las escenas rodadas de noche como en un ejemplar tratamiento de la luz. La película se estrena el 1 de enero de 1918 en Estocolmo. Del éxito tan extraordinario que el film obtiene va a derivarse, no solo la introducción definitiva de la cinematografía sueca en el mercado internacional, sino de que, a partir de ahora, comience a tomarse conciencia del cine como de un auténtico arte. (Texto de Luis Enrique Ruiz, tomado de Obras maestras del Cine mudo)

A masterpiece of the Swedish silent cinema, Victor Sjöström's THE OUTLAWAND HIS WIFE is a film of remarkable psychological complexity, which bore aprofound influence on the work of Ingmar Bergman and Carl Theodor Dreyer.When a mysterious stranger (played by Sjöström) is hired on at a farm byits widowed owner (Edith Erastoff, who would later become Sjöström's wife),a romantic bond quickly forms. But the man's troubled past foils theirchances at happiness, and forces them to seek refuge in the nearbymountains. Sjöström's masterful use of landscape is visually anddramatically stunning, particularly in the film's latter half, as the couplebattles both their pursuers and nature itself, culminating in anunforgettable climax.
"Los Proscritos es el film más hermoso del mundo." Louis Delluc
Enlaces:
http://www33.zippyshare.com/v/x8YMM0JC/file.html
 http://www98.zippyshare.com/v/B6w4zkkH/file.html
 http://www32.zippyshare.com/v/cMd4lAzc/file.html
 http://www48.zippyshare.com/v/dx3ZG9Er/file.html
 http://www80.zippyshare.com/v/gG6ZJmbw/file.html
 http://www74.zippyshare.com/v/tTRlF1K0/file.html
http://www7.zippyshare.com/v/E583OPjg/file.html
 http://www45.zippyshare.com/v/89eBD2nS/file.html
 
-o-
Victor Sjöström en ArsenevichThe wind (1928)
Körkarlen (1921)
Berg-Ejvind och hans hustru (1918)
Terje Vigen (1917) 

 PD: Esta subida va dedicada a quien nos recomendò esta maravilla: el lobo estepario, gracias lobo!!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues os voy a recomendar otra mejor, de tema parecido, que tampoco os defraudará: 'Elvira Madigan', 1967, de Bo Widerberg. Me hice con ella vía importación hace dos años, pero sé que en la red circula una copia que se ajusta a los subt. en castellano que, creo, también es posible encontrar fácilmente.

Personalmente, es mi "película preferida", junto a la famosa trilogía de Kobayashi. Widerberg se desmarcó de Bergman, haciendo un cine luminoso y arrolladoramente romántico, aunque, es cierto también, fatalista. La película recrea la historia verídica de una trapecista danesa que huye a los bosques con un desertor del ejército invasor sueco (siglo XIX)en busca del amor puro, más allá de las cortapisas de la sociedad, de esas pequeñas ruindades y conspiraciones que atentan contra todo lo auténtico.

A destacar no sólo la belleza trágica de la película (nada desvelo, puesto que en el "prólogo" o títulos de crédito ya se anuncia) sino también la de la guapísima actriz, de la que después poco se supo, y que parece una personificación de las fantasías de cualquier poeta del XIX, de un Poe, Bécquer, etc.

'Elvira Madigan' es cine puro, poesía visual, que se entiende incluso sin subtítulos. Es un canto a la vida y al cine, a pesar de su desesperanza, que es la desesperanza de los románticos, entre los que me incluyo.

Feliz año.

El lobo estepario

saynomoreglass dijo...

Gracias, lobo!!

Electroshock83 dijo...

Si llegara alguien que pretendiera que estos magníficos aportes desaparecieran y no pudieran ser disfrutados por los mortales, ¿hasta qué punto podría considerarse un crimen contra el patrimonio cultural? ¿Acaso no son este tipo de films parte de nuestra historia reciente? ¿Vamos a permitir que un atajo de fascistas pretenda desposeernos de estas verdaderas joyas? Yo digo NO.
Por cierto, muchísimas gracias a todos los que hacéis esto posible. Viva el blog de scalisto (arsenevich), larga vida!

Valentina Carrasco dijo...

Y si nos quieren quemar las películas nos las aprenderemos de memoria, como en Farenheit 451!!!
Viva ese pequeño arsenevich que todos llevamos dentro!!
Hip Hip Hurraaa!!

Valentina Carrasco dijo...

Por cierto, ése es un truffaut que falta... ejem... como están las cosas, no está pa hacer pedidos, no...?

saynomoreglass dijo...

Jaja, pues creo que no. Abrazo Valentina!!

chicharro dijo...

Linda película. Muchas gracias!

saynomoreglass dijo...

De nada, chicharro, :D, abrazote!!

Ivan Alonso dijo...

Acabo de leer una crítica de Dreyer ("C.T.DREYER Reflexiones sobre mi oficio", Paidós 1999") acerca del padre del FILM D'ART SUECO Sjöström. Dice que en un contexto de "fabricación" de películas a cuenta, él en lugar de "rodar un film" se decanta por "interpretar un film" y con ello crea en lugar de fabricar. Por ello sus actores no son aquellos sin talento, pero que pegaban bien en pantalla.

Me dispuse a ver si podría encontrarla en la web. Como desde hace años mi primer punto de búsqueda es éste y qué grata sorpresa: También lo teneis aquí!!!

Respecto a la "persecución fascista" a la que os referís, no debemos olvidar que el arte cuesta dinero. Si nosotros que amamos del cine no respondemos a la oferta de títulos de una distribuidora ésta los descatalogará y entonces si que habremos perdido mucho, porque la gente de la calle jamás comprará un DVD de Tarkovsky, Dreyer, Jean Vigo, Antonioni, Resnais, František Vláčil, Gance, Pasolini...
Pienso que cada uno, siempre en las medida de nuestras modestas posibilidades, pese a seguir recurriendo a la web, también deberíamos tratar de que esa industria no desaparezca.

Un abrazo a todos y una vez más: Mi enhorabuena al equipo por el blog: no hay resultados sin esfuerzo y eso hay que agradecerlo.

chicharro dijo...

Berg-Ejvind och hans hustru/Los proscritos de Victor Sjöström, recuperada