22 septiembre 2009

Hsiao-hsien Hou - Tong nien wang shi (1985)


Mandarín | Subs: Castellano/English (muxed)
137 min | x-264 mkv 672x444 | 1300 kb/s | 256 kb/s AC3 | 23.97 fps
1,46 GB

Tiempo de vivir, tiempo de morir
El título de este film es revelador : indica la operación que el cineasta taiwanés Hou Hsiao Hsien realiza magistralmente: condensa los ciclos vitales en algo más de dos horas de película. Aquí la cámara fija es un testigo, deja al tiempo como variable, y esa variable es el objeto de filmación.
Una familia china es el escenario donde somos arrojados a la experiencia del transcurrir. Allí se juega la tensión entre lo singular y lo universal, tensión que el director , a sabiendas de su carácter irresoluble, no puede menos que sostener. La infancia, la adolescencia, la enfermedad y muerte de los mayores giran en una rueda aceitada por la transmisión oral de los recuerdos familiares, enhebrados a la historia de Taiwán.

Y si las anécdotas tocan lo universal de estas experiencias de vida, crecimiento y muerte, ensambladas al mismo tiempo en las distintas generaciones, el afecto atraviesa las escenas por medio de una emoción contenida, que sólo la muerte parece soltar. Cabe aquí no confundir expresividad con profundidad. Los sentimientos arrasan, pero nadie sabe bien qué hacer con ellos. El pudor encubre la intensidad.

“El momento más grave de mi vida es el haber sorprendido de perfil a mi padre” nos dice el poeta peruano César Vallejo. Esta película logra la imagen justa para ese cambio de perspectiva que se va dando con el paso de los años. Hou Hsiao Hsien, como Vallejo, poetiza el tiempo. Liliana Piñeiro, meridianacelan.blogspot.com


Un temps pour vivre, un temps pour mourir
Un Temps pour Vivre, Un Temps pour Mourir est une chronique de la vie de Ah-Hsiao, surnommé Ah-Ha par sa grand-mère. La famille vit dans une petite ville du sud de Taïwan, après avoir quitté la Chine continentale quelques années auparavant. Par bribes, à travers la radio, parviendra l’arrière fond historique (le film commence à la fin des années cinquante) : Taïwan, enclave nationaliste, en guerre avec le continent. Le film commence avec les jeux d’enfance, les souvenirs des parents, l’insouciance. Les jeux de billes et les cachettes, la grand-mère qui met de l’argent de côté pour en avoir dans l’au-delà, la grand-mère qui voudrait bien que son petit-fils préféré l’accompagne sur le continent, la fatigue et l’asthme du père, la fierté d’être admis au collège, la comptine avec des mots d’anglais, les brimades et la grand-mère qui console, la douleur et la mort du père... Ensuite, vient l’époque plus agitée de l’adolescence, les affrontements de bandes, la grand-mère qui se perd dans la ville, l’incertitude de l’avenir, l’escalade d’un mur pour échapper à la police, la maladie de la mère, le jeu de marcher sur les mains et de sentir sa force, l’hésitation de son corps, aussi, que l’on découvre, les émois sexuels… Enfin, il y a ce temps, où les parents ne sont plus, où l’on n’a pas vu mourir la grand-mère, où l’on reste là, avec les frères et sœurs, à devoir prendre en main sa vie propre...
The time to live and the time to die
A reflective autobiographical film about filmmaker Hou Hsiao-hsien's youth in the late 40s and early 50s. Largely filmed in the same places in Taiwan where the events originally happened, this unhurried family chronicle carries an emotional force and a historical significance that may not be immediately apparent. Working in long takes and wide-screen, deep-focus compositions that frame the characters from a discreet distance, Hou allows the locations to seep into our own memories and experience, so that, as in Olmi's The Tree of the Wooden Clogs and Tian's The Blue Kite, we come to know them almost as intimately as touchstones in our own lives. Yet paradoxically, the unseen Chinese mainland carries as much weight as the landscape of Taiwan: Hou's Christian family left in 1948, and the revolution that followed made it impossible for them to return. Subtly interweaving everyday details with processes and understandings that evolve over years, the film conveys a density of familial detail that we usually encounter only in certain novels, and a sense of the tragic within hailing distance of Ozu. This was the first film by Hou I ever saw, and it provides an excellent introduction to his work as a whole. Jonathan Rosenbaum, The Chicago Reader

Los fotogramas corresponden al rip anterior

Tiempo de vivir tiempo de morir.part1.rar
http://www25.zippyshare.com/v/sPT9D3VW/file.html
Tiempo de vivir tiempo de morir.part2.rar
http://www25.zippyshare.com/v/WcFj9PhC/file.html
Tiempo de vivir tiempo de morir.part3.rar
http://www25.zippyshare.com/v/GmDcp8uZ/file.html
Tiempo de vivir tiempo de morir.part4.rar
http://www25.zippyshare.com/v/eLCFMsEH/file.html
Tiempo de vivir tiempo de morir.part5.rar
http://www25.zippyshare.com/v/OtlOsYJq/file.html
Tiempo de vivir tiempo de morir.part6.rar
http://www25.zippyshare.com/v/yFxInZQD/file.html
Tiempo de vivir tiempo de morir.part7.rar
http://www25.zippyshare.com/v/Xhhy2Pxb/file.html
Tiempo de vivir tiempo de morir.part8.rar
http://www25.zippyshare.com/v/g2Z7ka4f/file.html

--
Hsiao-hsien Hou en Arsenevich


Beiqing chengshi

8 comentarios:

Vagabundo en la red dijo...

Hou Hsiao-Hsien o el arte de aburrir. Ésta es una crítica a Hou, no a vuestro extraordinario blog. El bueno de Hou aborda una y otra vez la alineación del hombre moderno..., pero es tan neutral en su mirada, como una versión desvaída de Ozu, que aburre a las ovejas.

scalisto dijo...

¡Pobres ovejas!

Vagabundo en la red dijo...

Jajajaja... no se lo tome a mal. Me he descargado ya unas cuantas gracias a usted. Algunas ni siquiera las conocía.

Por cierto que, en nuestra civilización, todos somos ovejas, y trasquiladas.

scalisto dijo...

No me lo tomo a mal; prefiero mil veces un "este director es un plomo" al silencio. Además, yo no tengo problema en que me tachen de hereje porque me aburren Angelopoulos, Tarr, y la mayoría de las de Sokurov, ¿por qué habría de tenerlo con las pelis que aburren a otros.

Este es un blog de igualdad de oportunidades, por lo tanto también permitimos que las ovejas nos aburran (¡perdón, tah!)

Y si se ponen muy pesadas, también tenemos soluciones.

Vagabundo en la red dijo...

A decir verdad, también a mí me aburre el griego, exceptuando 'La mirada de Ulises' (sin contar, claro, el momento soporífero en que la cabeza de Lenin sigue la deriva del río).

En cuanto a los comentarios, creo que este blog se los merece. No es plan de tomar sin dar las gracias o hacer alguna que otra observación.

Marco Becerra dijo...

Caray, este último comentario me ha llegado... sobre todo porque yo he tomado varias películas de este maravilloso blog (que gran selección!!!)... así que comentaré más seguido ;).

De antemano quiero agraceder a los colaboradores de este blog, les mando un sincero abrazo por su trabajo y labor desinteresada. En estos tiempos donde se quiere lucrar con todo, hay quienes todavía defienden ciertos valores & derechos como universales y libres; uno de ellos, muy necesario para todos es el arte, y con él la belleza... ¡Que viva el cine!

Saludos a todos desde México.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias por el blog; hace del mundo un lugar mejor.

scalisto dijo...

Recuperada con nuevo rip.