24 julio 2009

Abraham Polonsky - Force of Evil (1948)

Inglès/English-Castellano (Dual) I Subs: Castellano
75 min I Xvid 608x448 I 1043 kb/s I 129 kb/s vbr mp3 I 25 fps
705 MB + 3% de recuperaciòn/ recovery
Joe Morse trabaja como abogado para Ben Tucker, un hombre que se ha enriquecido a costa de un negocio ilegal de apuestas. Para asegurar y ampliar sus maniobras necesitan dar un golpe millonario que implica la desaparición de todos los pequeños bancos de apuestas clandestinos. Uno de ellos esta dirigido por el hermano de Joe Morse.
Antes de que sus vidas cayeran en desgracia, Bob Roberts, John Garfield y Abraham Polonsky unieron sus esfuerzos en torno a un proyecto pequeño, alejado de las grandes producciones de los estudios, y que para muchos resultó un azote al capitalismo y a sus influyentes firmas. Force of Evil fue estrenada en 1947, recién terminada la segunda guerra mundial y con la guerra fría en plena ebullición, y acabó siendo la carta de despedida de estos tres nombres, que se verían directamente implicados en la caza de brujas años más tarde. Polonsky debutó tras la cámara después de que Roberts, productor, le convenciera de que era el hombre ideal para filmar el guión que él mismo había escrito. El amplio bagaje de Polonsky como guionista de Hollywood era su aval. Garfield, amigo íntimo de ambos, llevaría las riendas del papel protagonista, un abogado sin escrúpulos de Wall Street. Force of evil (estrenada en España como La fuerza del destino, ridícula traducción del título inglés aunque algo premonitoria) no se vio resentida en su factura por contar con el primerizo Polonsky como director. Éste se reveló como un acertado narrador, moviendo la cámara elegantemente en largos planos secuencia en torno a los protagonistas, ejecutivos hacinados en sus especulaciones y en tugurios de apuestas y corrupción. La historia, breve pero intensa, narrada con un ritmo trepidante, cuenta con códigos característicos del cine de gángster: el contrastado juego de sombras, la voz en off del personaje que nos avanza su suerte, la malévola mujer y su contrapunto, la chica inocente y enamoradiza… Todo insertado en hora y cuarto de película, por lo que algunos personajes (femeninos la mayoría) quedan demasiado desdibujados y superficiales. Aún así, añade elementos inusuales en este engranaje de cine de estudios, como es ver Wall Street, decorado real de la película, con un aspecto fantasmagórico y desolador, además de una encubierta (quizá no tanto) crítica al incipiente sistema social y burocrático estadounidense que se gestaba. El tema de la delación, el arrepentimiento y las injusticias sociales es tratado por Polonsky como si fuera ya conocedor de lo que ocurriría años más tarde. O como fiel reflejo de la situación de continua sospecha hacia el vecino que rodeaba al país en esos años, siendo por momentos el relato un advenimiento de la posterior era McCarthy. Para algunos personajes de la historia, la delación es una losa, “podría pasarse la vida entera recordando lo que no debiera haber dicho”; para otros, como el hermano honesto e hipocondríaco de John Garfield, la corrupción es una salida deshonesta a las penurias, haciendo a las personas actuar en la sociedad como “ovejas negras que ennegrecen el rebaño. Sobre todo si las demás no son blancas del todo”… Estas ovejas a las que alude, que pueblan la historia y pueden parecer a simple vista nobles, se van ennegreciendo poco a poco, para acabar claudicando irreversiblemente ante el que les extorsiona. Al final de la película, un arrepentido Garfield, víctima de su propia red extorsionadora, languidece entre las rocas del puente neoyorquino. Triste alegoría de lo que les acontecería años más tarde: Garfield, cuyo nombre se iba haciendo un hueco en el star-system hollywoodiense, tendría una muerte prematura. Bob Roberts dejaría la producción tras ser investigado y condenado por el comité americano, después de cimentar la carrera de otros directores como Robert Rossen. Polonsky, también condenado al ostracismo por McCarthy, no volvería a firmar sus guiones, regalando en muchos casos sus historias a compañeros de profesión y viendo cortada una prometedora carrera en Estados Unidos. Sirva este texto como pequeña reivindicación de estos nombres. (Texto de Aurelio Medina, tomado de Berlin63)
Based on an obscure crime novel titled Tucker's People, Abraham Polonsky's Force of Evil has attained classic status since its release in 1948, when film noir was thriving on the fringes of the Hollywood studio system, where the shadowy attributes of noir were allowed their fullest expression. Which is to say, this gritty drama is drenched in greed, cynicism, and corruption of the soul, as embodied by John Garfield in one of his most memorable roles. He's perfectly cast as Joe Morse, a lawyer whose connection to a ruthless racketeer has nearly destroyed his sense of morality. His participation in a rigged numbers racket could prove disastrous for his high-strung older brother (superbly played by Thomas Gomez), whose small-time policy bank stands to go broke when the rigged numbers pay off--a financial windfall for Joe's powerful boss at everyone else's expense. Joe's corruption is tempered only by remnants of guilt and his redeeming attraction to Edna (Marie Windsor), his brother's secretary, whose common decency gnaws at Joe's rotten conscience. But before Joe can rise from his self-made hell, Force of Evil takes him to the darkest pit of tragic humanity--a downward spiral perfectly expressed through George Barnes's exquisitely stark cinematography. In style and substance, this is quintessential noir, its plot unfolding with uncompromising toughness and intelligence. More's the pity, then, that director Polonsky was later victimized by the Hollywood blacklist, curtailing a promising career for two decades until Polonsky directed Robert Redford in 1969's Tell Them Willie Boy Is Here. It seems only fitting, then, that Polonsky's remarkable debut is now recognized as one of the finest dramas of its kind. (Jeff Shannon)
"Se perdieron 17 años de mi carrera como director que quizá hubieran podido ser los más fructíferos, pero éste es el hecho y nada se puede hacer para remediarlo." Abraham Polonsky

Nuevos enlaces provistos por chicharro

http://www16.zippyshare.com/v/aENIUYxH/file.html
 http://www52.zippyshare.com/v/lrRFIHdS/file.html
 http://www72.zippyshare.com/v/8q7JslGr/file.html
 http://www23.zippyshare.com/v/t6WXHOGl/file.html

5 comentarios:

daniel dijo...

Bueno, me estoy llevando esto que no conozco, "como regalo del primer año de vida del blog", el cual sigo desde sus primeros días. Simplemente decirte Pablo que lo que haces, con la ayuda de los que nombras en tu mensaje, es simplemente maravilloso, solamente la pasion puede movilizar cosas asi, tan desinteresadas, tan desde el alma. Mil veces gracias, por lo bajado y lo por bajar. UN gran abrazo.

tribu dijo...

La acabo de ver, es buenísima... Y tiene toda la pinta de que la bajé de acá. Gracias, say!

saynomoreglass dijo...

De nada tribu!! Abrazo!! :D

scalisto dijo...

Force of Evil de Abraham Polonsky recuperada por chicharro

Katow dijo...

Muy buena.
Se equivoca Aurelio Medina cuando dice "Al final de la película, un arrepentido Garfield, víctima de su propia red extorsionadora, languidece entre las rocas del puente neoyorquino. Triste alegoría de lo que les acontecería años más tarde: Garfield, cuyo nombre se iba haciendo un hueco en el star-system hollywoodiense, tendría una muerte prematura"
Quien yace entre las rocas es el personaje de Leo Morse, interpretado por Thomas Gomez.