05 abril 2009

Max Ophüls - Le Plaisir (1952)

Francès I Subs: Castellano
93 min I Divx 640x480 I 899 kb/s I 139 kb/s  mp3 I 25 fps
701 MB

Tres historias sobre el placer. En la primera, un extraño hombre acude a un popular baile de máscaras en París y baila hasta caer extenuado. Un doctor lo atiende, descubriendo con sorpresa que tras la máscara se oculta un anciano. Cuando el doctor lo lleva a su domicilio, la esposa del viejo le narra al galeno la triste historia del bailarín. En la segunda historia, Madame Tellier, que regenta un prostíbulo, es invitada por su hermano Joseph a la primera comunión de la hija de éste. Lla dama cierra el negocio durante un fin de semana y acude al evento religioso en compañía de sus pupilas a la granja lejana de Joseph. Tras una emotiva ceremonia, donde las mozas son la admiración del pueblo, regresan de nuevo al ejercicio de su oficio con el regocijo de todos los hombres que, desesperados, las echaban en falta. En el último de los cuentos, un famoso artista se enamora de Josephine, su bella modelo. Él sólo pinta retratos de ella, y alcanza el éxito, pero su historia de amor tiene un final trágico.
En El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música (1872), su primera obra, el pensador Friedrich Nietzsche expone su distinción entre lo apolíneo, definido como la belleza aparente de las formas e identificado con el arte griego, y lo dionisíaco, que sería aquella fuerza pasional y creadora que surge del interior del ser humano. Guy de Maupassant, uno de los grandes escritores de finales del siglo XIX, muy apreciado por Nietzsche, firmó una obra en la que lo dionisíaco solía insinuarse pese a la apariencia de calma de las historias. En ese sentido, la adaptación de Maupassant llevada a cabo por Ophüls en El placer es de lo más fidedigno, pues la distancia que toma respecto a los personajes es la adecuada para hacer brotar emociones candentes. El director alemán realiza una película sobre la búsqueda del placer, pero el placer de su visionado no surge directamente de los hechos mostrados, sino de la puesta en escena de los mismos. En ocasiones cierta frialdad puede ser el mejor método para que estalle lo primitivo, lo animal, como certifica el trabajo de Ophüls pero también ciertas películas de Ingmar Bergman o, en el cine contemporáneo, la obra del últimamente ignorado y hasta despreciado (por motivos que no entiendo) André Téchiné, quien, a su modo, emplea tácticas similares. El tejido alucinante y dislocado de algunos relatos de Maupassant (sobre todo los finales) evidencian su condición de autor intuitivo y desasosegador. (Fragmento del interesante artìculo que pueden leer completo en trendesombras.com)

"La felicidad no es alegre." Max Ophüls

Nuevos enlaces, gracias a chicharro

 
http://www4.zippyshare.com/v/PgTDoz6o/file.html

 http://www33.zippyshare.com/v/fk7ItYYe/file.html

 http://www26.zippyshare.com/v/skgveyo5/file.html

http://www32.zippyshare.com/v/xc5l8058/file.html

3 comentarios:

scalisto dijo...

Le Plaisir de Max Ophüls recuperada por chicharro

Odile dijo...

Le plaisir es, como bien indica su nombre, placer para los sentidos.

velvetpac dijo...

Muchas gracias. Sin ver la película ya salivo de satisfacción. Estáis haciendo mis tardes, mi vida, mejor.