31 enero 2009

Jean Cocteau - Orphèe (1950)

Francès/French I Subs: Castellano
95 min I Div3 512x384 I 843 kb/s I 140 kb/s vbr mp3 I 23.976 fps
677 MB + 3% de recuperaciòn/ recovery
Orfeo es un poeta obsesionado con la Muerte (la Princesa) de la cual se enamora. Un día los esbirros de la Muerte matan a Eurídice, la esposa de Orfeo, y éste decide seguirla hasta el Inframundo para rescatarla.
El francés Jean Cocteau (1889-1963) es quizás el exponente más polifacético de la historia del arte de la primera mitad del siglo XX, cuya trayectoria no sólo está jalonada por su cultivo de diferentes formas expresivas, sino también por la incorporación sucesiva o simultánea de elementos de las vanguardias de la época y la defensa del arte no figurativo. El francés se situó como una importante figura en el panorama literario con La lámpara de Aladino (1909), su primer libro de poemas, y describió catorce años más tarde en Opio sus experiencias con esta droga, que le obligaron a pasar un período de recuperación en un hospital. Tras reunir su obra en verso en Poemas 1913-1923 (1924), donde aúna la fantasía inspirada por la pintura cubista con la métrica de la poesía del siglo XVI, el dramaturgo Cocteau escribió varias puestas al día de los mitos clásicos (Orfeo, 1927; Antígona, 1928; La máquina infernal, 1934 o Baco, 1952) y abordó temas trágicos de la vida contemporánea (Los padres terribles, 1938), en tanto que en su faceta como novelista entregaba Los muchachos terribles (1929). Escritor de obras para ballet y creador de pinturas murales y lienzos de caballete, ha sido reconocido en el ámbito de la plástica principalmente por sus dibujos austeros e imaginativos. Representante del surrealismo en el cine francés, desarrolló su carrera como director al margen de la industria fílmica, tanto por sus esquemas de producción como por sus búsquedas experimentales: La sangre de un poeta (1930); La bella y la bestia (1946); Orfeo (1949) y El testamento de Orfeo (1960) despuntan en una filmografía donde la fantasía, imágenes de gran sugestión onírica, recuperaciones de la mitología griega y atmósferas decadentes confluyen en un personalísimo universo cinematográfico. El se asumió ante todo como un poeta y por ello insistió en que al margen de las formas empleadas, la totalidad de su obra era poesía.. Sexta película dirigida por Cocteau, quien adapta su propia obra teatral Orfeo y prosigue -19 años después del mediometraje La sangre de un poeta (1930)- la trilogía donde retoma la mitología órfica para explorar las complejas relaciones entre el artista y sus creaciones, el placer y la agonía de esta condición, la realidad y la imaginación. El cineasta francés transpone libremente a la década de 1940 al personaje de Orfeo, un poeta que ha ganado fama y fortuna, quien desesperado en busca de la inspiración, sigue a una misteriosa Princesa en el recorrido del mundo de los vivos hacia la tierra de los difuntos. Habrán de transcurrir once años más para que el director concluya su trilogía -y su filmografía- con El testamento de Orfeo (1960).
Jean Cocteau's Orpheus is the masterpiece of magical filmaking. Through a narrative treatment of the legend of Orpheus in a modern Parisian setting, it is as inventive and enigmatic as a dream. Orpheus wants to get beyond the limits of human experience, he wants to reach the unknowable -- the mystery beyond mortality. Jean Marais is ideally cast as the successful, popular poet who is envied by the younger poets; his conflicts, his desire to renew himself, his feverish listening for signals from the source of mystery, are the substance of the film. Dark, troubled passionate Maria Casares is his Death; attended by her oaring motorcyclists -- the hooded messengers of death -- she is mystery incarnate.
«Yo he preferido siempre la mitología a la historia porque la historia está hecha a partir de verdades que llegarán a ser mentiras tarde o temprano y la mitología está hecha a partir de mentiras que llegarán a ser verdades a la larga».Jean Cocteau
"El rol del poeta es transformar el pensamiento en acto. Imagine entonces lo útil que puede ser el cine, dado que nos permite mostrar cosas internas. Cuando la gente cuenta sus sueños, siempre acaban por aburrir. La gente nunca escucha a los que cuentan un sueño. Lo que hace falta es vivir conjuntamente el sueño, y eso es lo que hace el cinematógrafo"Jean Cocteau
Enlaces:
http://www28.zippyshare.com/v/23342217/file.html
http://www71.zippyshare.com/v/89068386/file.html
http://www39.zippyshare.com/v/36470965/file.html
http://www71.zippyshare.com/v/831363/file.html

5 comentarios:

alvega dijo...

fantastico,muchas gracias

saynomoreglass dijo...

De nada, alvega, un placer, abrazo!!

chicharro dijo...

Mágica película. Recuerdo la impresión que me causó la primera vez que la vi, y ahora me ha vuelto a parecer maravillosa.
Gracias y un abrazo!

saynomoreglass dijo...

Abrazo, chicharro!!

chicharro dijo...

Orphèe de Jean Cocteau, recuperada